Así son los nuevos auriculares inalámbricos WH-1000XM5 de Sony, una joya de la tecnología

Cada auricular incorpora cuatro micrófonos de modo que el sonido ambiente se capta con más precisión y permite mantener una conversación limpia y clara en cualquier situación

Auriculares Sony
Auriculares Sony FOTO: La Razón (Custom Credit)

Sony lo ha vuelto a hacer y no lo tenía fácil. Usar sus auriculares inalámbricos WH-1000XM5 (también funcionan con cable) es toda una experiencia. Reconozco que dado el nivel de muchos de los modelos que hay en el mercado, no esperaba grandes sorpresas. De hecho, estaba convencido de que más allá de su ergonomía, duración de la batería, conectividad... iba a tener difícil advertir una diferencia en cuanto a la calidad del sonido. Mi oído no da para más, pensé.

Pues me equivoqué. Además de la calidad del sonido propia de Sony, estos auriculares incorporan su sistema Noise Cancelling, lo cual permitirá escuchar y que nos escuchen en condiciones óptimas aunque se esté rodeado de gente, a bordo de un avión o en el trabajo con todos los compañeros hablando a tu alrededor. ¿El secreto? Cada uno de los auriculares incorpora cuatro micrófonos de modo que el sonido ambiente se capta con más precisión para ofrecer una reducción significativa del ruido de alta frecuencia. Se conservan las frecuencias altas y medias lo que, junto con el sistema Noise Cancelling, el sonido se optimiza automáticamente en función del entorno y de cómo lleves los auriculares.

Sin necesidad de abordar la tecnología que incorporan, la clave está en el procesador V1 y en el diafragma, que son capaces de aislar el sonido del ruido ambiental y mejora la sensibilidad a los agudos y crea una calidad de sonido más natural. Sony incluye una soldadura sin plomo con oro para una óptima conducción y resistencia del sonido que distribuye mejor la potencia y un circuito que mejora la relación señal/ruido, con un sonido nítido y uniforme.

Toda esta tecnología nos permite mantener una conversación telefónica o una reunión online en cualquier lugar y en cualquier circunstancia sin necesidad de pinganillos ni otros elementos más allá de los propios auriculares. Los micrófonos multidireccionales y la tecnología de Sony aisla nuestra voz y minimiza incluso el ruido del viento durante las llamadas, de tal modo que nuestra voz suene siempre clara y nítida.

Otro aspecto importante es la comodidad de la almohadilla de los auriculares, con un acabado en piel (tanto en gris claro como en negro), que se ciñen perfectamente sobre la cabeza pero sin ejercer apenas presión en las orejas, algo importante si tenemos que llevarlos durante varias horas, ya sea por conversaciones, ya escuchando música.

A tener en cuenta también, el control de sonido adaptativo, una función inteligente que detecta dónde estás y qué estás haciendo para crear la experiencia de escucha ideal en función del sonido ambiente. Cuando está activado, aprende tu comportamiento y reconoce las localizaciones que más visitas, como tu lugar de trabajo o tu cafetería favorita para adaptar el sonido a cada situación. Si se empieza a hablar, el sistema Speak-to-Chat detiene la música y deja pasar el sonido ambiente, algo muy útil si no queremos quitarnos los auriculares o tenemos las manos ocupadas. Esta función inteligente usa los micrófonos integrados y un sistema avanzado de procesamiento de señales de audio para reconocer y reaccionar a tu voz. La música se reanuda al terminar de hablar.

Del mismo modo, al igual que hacen otros modelos en el mercado, permiten usar los auriculares con pequeños toques con los dedos si no queremos tocar el móvil o no lo tenemos a mano en un momento dado. De este modo podemos configurarlos para reanudar la reproducción con dos o tres toques en el auricular.

Me ha llamado igualmente la atención que cuando te los quitas, la música que estés oyendo desde un smartphone se detiene también y se reanuda automáticamente cuando volvemos a ponérnoslos. Y mejor aún, en mi caso teniéndolos conectados por Bluetooth a mi ordenador portátil para ver una película, ésta se detenía si me los quitaba y volvía a reproducirse al colocarlos otra vez sobre mis oídos. Esta función me sorprendió muy agradablemente.

Otra de las características importantes es su integración con los altavoces inteligentes, en este caso con Ok Google y con Alexa. Así, con con solo decir “Hey Google” o “Alexa”, se activar el asistente de voz. Se puede incluso controlar las funciones de tus auriculares, como Noise Cancelling, con la voz, escuchar e interactuar con correos en Microsoft Outlook y unirte a reuniones de Microsoft Teams mediante el Asistente de Google o Siri.

A destacar también su integración con la App Headphones Connect de Sony, con una serie de opciones adicionales; la posibilidad de conectar los auriculares con hasta dos dispositivos al mismo tiempo, pudiendo incluso cambiar entre ellos con solo pulsar un botón; sus hasta 30 horas de duración de la batería; la posibilidad de encontrar los auriculares si no los encuentras gracias a la función de Google Fast Pair; el sonido envolvente con 360 Reality Audio, que ofrece música más envolvente y realista...