El Kremlin usa drones iraníes porque los fabricados en Rusia no son aptos para la guerra de Ucrania

El propio Ministerio de Defensa ruso dice haber “implementado unos requisitos tácticos y técnicos para los UAV y la mayoría de nuestros fabricantes, por desgracia, no son capaces de cumplirlos”

Dron iraní lanzado por el Ejército de ese país en una localización secreta.
Dron iraní lanzado por el Ejército de ese país en una localización secreta. FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Rusia está haciendo uso en su invasión de Ucrania de numerosos drones de fabricación iraní en lugar de los de fabricación propia. ¿Por qué no está haciendo uso de su propia tecnología en aeronaves no tripuladas (UAV?

Pues según aseguró el propio Ministerio de Defensa ruso, “hemos implementado unos requisitos tácticos y técnicos para los UAV y la mayoría de los fabricantes, por desgracia, no son capaces de cumplirlos”. Estas palabras no vienen del enemigo ni de los Estados Unidos, sino el coronel Igor Ischuk, representante de Defensa.

El coronel hizo estas declaraciones durante su participación en la mesa redonda “Perspectivas para el desarrollo de tecnologías de vehículos no tripulados en la Federación Rusa” que se desarrolla en Moscú. Según él, los fabricantes de su país no pueden cumplir con los requisitos gubernamentales, ya que no tienen la base de elementos adecuada. Por lo tanto, según la agencia oficial rusa Tass, los militares se ven obligados a optar por buscar plataformas simplificadas y aceptar drones para operaciones de prueba.

Hasta la fecha, las aeronaves no tripuladas más demandados entre las tropas son las de reconocimiento electrónico así como las conocidas como merodeadoras, dijo Ischuk según TASS. También aseguró que los militares rusos necesitaban drones con tecnología antiinterferencias, sistemas de advertencia de radiación y de identificación de amigo o enemigo (IFF). Por su fuera poco, deben ser económicos y fáciles de manejar para que puedan ser fabricados a gran escala.

Irán se ha convertido en un especialista en drones de combate para una variedad de propósitos. Irán comenzó a probar drones en 1985 con los Mohajer-1 y Ababil-1. Espiaba las posiciones iraquíes detrás de las trincheras de primera línea y si era necesario, atacaba. Desde entonces el ecosistema de start-ups vinculadas a drones en Irán ha crecido notablemente.

Esta industria produce docenas de diferentes tipos de drones, desde aviones grandes con un alcance de miles de kilómetros hasta modelos tácticos lanzados a mano y municiones merodeadoras que llevan ojivas explosivas. Solo una firma, Oryx, tiene un catálogo de más de 200 modelos distintos, aunque muchos de ellos son prototipos que no han entrado en producción o se conocen solo por una descripción. De hecho se habla de que una empresa iraní habría abierto una fábrica de drones en Tajikistan.

Durante años, Estados Unidos ha ignorado de forma sistemática la tecnología iraní en este sector, pero en las últimas semanas Rusia habría recibido más de un centenar (algunas fuentes hablan de varios cientos) de drones provenientes de la república islámica. Los modelos que habrían interesado a Putin son los Shahed-191 y Shahed-129, que se usaron en los conflictos en Irak y Siria.

El primero de ellos puede llevar 8 misiles Sadid-1 y aterriza sobre patines de aterrizaje retráctiles.Tiene una velocidad de crucero de 300 km/h, una autonomía de 4,5 horas, un alcance de 450 km y una carga útil de 50 kg. Alcanza los 8.000 metros de altura. El modelo 129, por otra parte, incorpora 4 misiles de precisión contra tanques. Y es un modelo muy buscado por fuerzas revolucionarias.

Drones iraníes
Drones iraníes FOTO: T. Nieto

Estos drones iraníes podrían ayudar al ejército ruso a identificar objetivos para su vasto arsenal de artillería, así como ofrecer medios adicionales para atacar a las fuerzas ucranianas, incluida potencialmente la artillería donada por Occidente.

El pasado jueves, el Comando Operativo Sur (OCS) de Ucrania dijo que al menos cinco de los vehículos aéreos no tripulados (UAV) iraníes, que se utilizaron en los ataques rusos que causaron daños pero no víctimas humanas el jueves, fueron destruidos en la región de Mykolaiv por misiles antiaéreos de alcance medio

“El enemigo continúa con el reconocimiento aéreo usando UAV y también activa ataques aéreos usando drones kamikaze iraníes del tipo Shahed-136″, dijo OCS en una publicación de Facebook.

“Fue así como la infraestructura portuaria de Ochakov fue atacada una vez más. Uno de los dos drones atacantes fue derribado por nuestras unidades, el otro golpeó un remolcador portuario. Los bomberos extinguieron el fuego rápidamente. No hay víctimas”.

Se considera que los drones de fabricación iraní son tecnológicamente superiores a los drones de combate Bayraktar TB2 de fabricación turca que utiliza el ejército de Ucrania, y tienen la capacidad de volar casi 1.100 millas más mientras transportan cargas útiles que pesan 500 libras más.

Irán negó previamente haber enviado drones Shahed-136 o cualquier otra arma a Rusia. Sin embargo, el jefe de la Guardia Revolucionaria del país se jactó más tarde de haber armado a las principales potencias del mundo, según Associated Press.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo durante una conferencia de prensa el 30 de agosto que Irán había enviado a Rusia drones Shahed-136 y Mohajer-6, y que los UAV habían sido transferidos a Rusia “en el transcurso de varios días en agosto”.