Noches de radio, humo, whisky y testosterona

Movistar + estrena hoy «Reyes de la noche» una comedia con tintes dramáticos de las guerras en las ondas de finales de los años 80

REYES DE LA NOCHE SHOW DE RADIO
REYES DE LA NOCHE SHOW DE RADIOMOVISTARMOVISTAR

Sin duda «Reyes de la noche» es una de las ficciones de las que más vamos a disfrutar este año. Y eso que contextualizado en los programas radiofónicos deportivos de finales de los años 80 y principios de los 90, es una serie que también huele. Desprende olor a testosterona, humo de tabaco, whisky y a lo que sea que huelen el ego y el poder. Movistar + estrena esta noche esta ficción ideada por Cristóbal Garrido y Adolfo Valor, dirigida por Carlos Therol, y que protagonizan Javier Gutiérrez, Miki Esparbé, Itsaso Arana, entre muchos otros.

La trama gira en torno a dos monstruos radiofónicos, Paco Miranda «El Cóndor» y Jota Montes, maestro y alumno, oscuridad y luz, que acabarán formando dos equipos enfrentados cada noche por ser el mejor programa deportivo nocturno en España. Radiografía de un país y de una época en la que el poder de la radio era total y que ha pretendido alejarse desde el principio de que sólo es una historia de la rivalidad histórica entre José María García y José Ramón de la Morena. Adolfo Valor, uno de los creadores de la serie, explicó que la idea surgió recordando cuando trabajó en la sección de deportes de una radio y quedó «fascinado por la personalidad de los locutores deportivos. Pasaban mucho tiempo juntos y aquello era una olla a presión. Su compañero Cristóbal Garrido sitúa el contexto en el auge de este periodismo y «tiene mucho de guerra y mucho drama».

Cartel de «Reyes de la Noche» FOTO: Movistar +

La serie, llena de montañas de cigarrillos y sorprendentes silencios inherentes al mundo de la radio juega con el sonido y la luz para meternos en los estudios donde se fraguaban auténticas batallas. Para Javier Gutiérrez, el implacable Paco El Cóndor, «había unos guiones muy sólidos, con tramas muy bien construidas y personajes muy poderosos y con mucha enjundia». y sin tan siquiera preguntarle, nos remite al tema de la polémica: «No voy a mentir si digo que en el imaginario de todos los que crearon la serie y los que los interpretamos estaban dos personajes como García y de la Morena, pero no es un biopic, ni se trata de imitar ni de caricaturizar a nadie. Partimos de la verdad más absoluta, desde la sinceridad de la interpretación». No niega pues haberse documentado en trabajos de ambos monstruos de las ondas, pero sobre todo, en «cómo les afectaba la profesión, como lidiaban con el éxito, con el poder que tenían en esa época. No hay que olvidar que eran periodistas deportivos, pero también líderes de opinión, gurús con hilo directo con ministros y la Casa Real». Miki Esparbé, que interpreta al enemigo a batir, Jota Montes, nos invita a no engañarnos con su personaje que parece «un tipo de luz», pero que acaba con darse de bruces esa época y acaba «poniéndose a la altura» de el Cóndor y aparecen entonces el poder, la venganza y la ambición.

Los equipos grabaron por separado como los veremos en pantalla, el grupo de uno y otro presentador, compitiendo por la audiencia, jugadores, entrenadores y el mismísimo Jesús Gil (grande Manuel Gancedo). Todo ello salpicará a la locutora Marga, interpretada por Itsaso Arana, una suerte de Gemma Nierga que intenta que la dejen trabajar con dignidad y sin tener que aguantar a pesados en la línea telefónica. «Marga es un personaje profundamente inteligente que le ha tocado estar en esa selva de humo, whisky, hombres y testosterona y lidiar con una frustración por ser muy idealista». Actores y directores insisten en que aunque veremos salvajadas cometidas en nombre de la radio, aquella época fue peor. Con una segunda temporada ya confirmada, es curioso que aquello que mantuvo a los españoles pegados al transistor, ahora nos vaya a mantener pegados al televisor. Ojalá una versión radiofónica que escuchar con la televisión encendida sin audio.