Historia

«Piratas»: La pesadilla del paraíso mediterráneo

El Canal Historia estrena hoy los dos primeros episodios de su nueva súper producción

Fotograma de Piratas
Fotograma de PiratasCanal Historia

Los corsarios turcos Jeireddín y Oruj Barbarroja atemorizaron a los marinos del siglo XV y XVI y expandieron su reino de terror y saqueos por el mediterráneo. Valencia y Alicante sufrieron muchos de sus embistes, pero las Islas Baleares sufrieron continuos ataques de éstos y otros piratas que llegaron a destruir su puerto y provocaron en la sociedad de la época lo que se ha llamado “psicosis de la invasión”, que conformó durante siglos el carácter del pueblo balear. El Canal Historia con la coproducción de la televisión pública IB3 y Mapa Films estrenan hoy los dos primeros capítulos de «Piratas en Baleares», una súper producción rodada en escenarios naturales de las islas que «analiza la historia y el impacto que tuvo la piratería, así como o la particular trascendencia que desempeñó este territorio en el desarrollo de la vida social y cultural en el Mediterráneo».

Fotograma de la serie FOTO: Canal Historia

Acostumbrados a los piratas del Caribe, que hemos casi idealizado, poco se ha desarrollado en lo audiovisual cómo el Mediterráneo se convirtió en los siglos XV y XVI en la ruta comercial más importante del mundo y vikingos, otomanos, vándalos y musulmanes protagonizaron temibles incursiones en botes, naves y puertos. Esta serie documental de aventuras nos mostrará como más de 3.000 años de asedio intermitente hicieron que la piratería fuese una auténtica manera de vivir para el pueblo balear. La producción intenta en cuatro episodios contextualizar esta parte de la historia que muestra las disputas de poder en el Mediterráneo: Los genoveses atacaban las islas para desestabilizar a los aragoneses, los africanos buscaban esclavos en ellas, los turcos las asolaban para vengar sus derrotas contra los españoles… y los españoles capturaban remeros en sus costas sin temor a ser represaliados. Aparte de la opinión de más de 25 expertos de distintas disciplinas, y también de recreaciones de la época, se elabora el perfil de personajes históricos como Barbarroja o el balear Antoni Riquer.

El rodaje contó con el privilegio de poder rodar en parajes naturales excepcionales como el palacio de la Almudaina, donde hace 25 años que no se rodaba; las Cuevas del Drach, lugar de acceso difícil para las cámaras; o el Pueblo Español, un museo al aire libre que aúna las principales características de los pueblos de España a través de los años, que sirvió de magnífico plató al aire libre para ‘Piratas en Baleares’. En Madrid, el equipo fue el primero en poder rodar en el nuevo Museo Naval tras su reforma. Para esta aventura, también se han visitado y rodado en otros emblemáticos escenarios de las Islas Baleares como el Castillo de Bellver, Castillo Cap de Pera, Cap Blanc, Playa de Alcudia, Pollença o la Galera Rafael Verdera.

Carolina Godayol, directora general de The History Channel Iberia, con la ayuda del director de la serie, Javier Roldán, la historiadora de la Universitat de les Illes Balears, Victoria A. Burgera, y el director de IB3, Joan Carles Martorell, explicaron en la presentación como la Baleares con «altísimo valor comercial, estratégico y militar» sufrió una «depredación parecida a lo que hoy llamamos terrorismo», que, aunque parezca contradictorio por su distancia con la península y las ocasionales faltas de suministro utilizaron la piratería para «completar su economía». «Rodar en localizaciones tan significativas transmite la identidad de las Islas Baleares», analizó Martorell. La historiadora balear también incidió en la «psicosis de la invasión», que «fueron acusados por parte de la dominación cristiana y musulmana de practicar la piratería».