Jorge Javier reconoce el fracaso: “Perdemos contra ‘Tu cara me suena’, pero no me importa”

El presentador reconoce que el formato de “Montealto” no consigue resultados muy buenos

Jorge Javier y Rocío en la habitación de su madre
Jorge Javier y Rocío en la habitación de su madre FOTO: Mediaset Telecinco

Es un secreto a voces que parece haber una directriz no escrita en Mediaset por la que los mandamases ya no ocultan que a pesar de su frustración por las cifras de audiencia, están más preocupados en seguir con el trono de contenido del corazón que le confiere “Sálvame” y todos los spin off derivados de Rocío Carrasco o Julián Muñoz. Así de un tiempo a esta parte no le ha costado nada relegar los contenidos informativos casi hasta la desaparición y basa su programación en espacios que ahora ya ni siquiera le da la victoria en audiencias en determinadas franjas diarias.

Así ha tenido que reconocerlo una de sus estrellas, Jorge Javier Vázquez, que ha visto como a pesar de “Secret Story” y todos los documentales del corazón que han ido presentando, los informativos y programas de entretenimiento de su competencia que han ido batiendo a cualquier programa presentado por Jorge Javier Vázquez y por la máxima.

El pasado 4 de febrero, Mediaset había puesto todo su empeño programático en la emisión de “Montealto: Regreso a casa”, el nuevo formato que hacía de Rocío Carrasco la protagonista de una visita a las habitaciones de la casa de su madre, Rocío Jurado. Sus datos consiguieron un mediocre 14% de audiencia. La competencia directa era una de las estrellas de Atresmedia, “Tu cara me suena” que destrozó los datos con un 21,5% de share.

Con las cifras en la mano, Jorge Javier, aunque insistió en que “no me cojo berrinches por cosas que sé que van a suceder”, apuntó a “la edad” para justificarse “menos competitivo o más práctico”. Confesaba entonces en su blog de la revista “Lecturas” que “perdemos contra ‘Tu cara me suena’”, pero terminaba diciendo: “La verdad es que no me importa mucho”.

En la trastienda de esta opinión parece haber una actitud que tiene que ver con que ni mucho menos él es el dueño de lo que se programa en Mediaset o Telecinco y que “en esta etapa de mi profesión lo que más me importa a la hora de trabajar es divertirme, y el programa se me pasa volando”. Lejos de sentirse mal, prefiere felicitar al equipo que le rodea para infundirles ánimo: El viernes se realizó un prodigioso trabajo de recreación que abre una nueva vía de exploración en el mundo de la televisión. Felicidades a todo el equipo”, expresaba. “Qué difícil ser tan vanguardistas, pero ahí seguimos. Creando y creando sin parar. Somos unos artistas”,