Un hombre del tiempo interrumpe las noticias para salvar a sus hijos

El meteorólogo jefe de NBC Washington, Doug Kammerer, paró su pronóstico y usó el móvil en directo

El meteorólogo jefe de NBC Washington, Doug Kammerer
El meteorólogo jefe de NBC Washington, Doug Kammerer FOTO: Instagram NBC

Probablemente hacía calor ese día en Washington, ya que el meteorólogo jefe de NBC Washington, Doug Kammerer, iba en camisa mientras daba el pronóstico para ese día en Maryland, al oeste de Washington DC en Estados Unidos. Mientras desentrañaba los datos del tiempo, comenzó a hacer gestos extraños que incluían coger su propio teléfono móvil y aunque no dejó de hablar hizo una llamada personal. Era una conexión con uno de sus hijos para darle las indicaciones necesarias para ponerle a salvo junto a su hermana.

En pantalla, el equipo 4 de la alarma por tormenta mostraba un claro aviso de tornado sobre la zona de Chevy Chase en Bethesda, al oeste de la capital estadounidense. “Estoy siguiendo esto tan de cerca ahora”, comenzó diciendo Doug Kammerer mientras marcaba un número en su teléfono móvil y con la otra mano aumentaba la imagen en la que supuestamente el aviso era más importante para los ciudadanos.

Explicó entonces que según el mapa, el aviso de tornado “pasará justo sobre mi casa. Muy cerca de mi casa. En el área de Chevy Chase en Bethesda”. En ese momento alguien cogió el teléfono al otro lado. “¿Estás ahí amigo? Está bien. oye, quiero que bajes al sótano. Tenemos una advertencia de tornado”.

Por si quedaba alguna duda, lo repitió: “Quiero asegurarme que tú y Cally bajáis lo antes posible”. Su hijo, quizá sorprendido por la llamada le pregunta si tiene que ser ahora mismo y recibe una frase directa de su padre, ligeramente nervioso por tener que hacer todo aquello en directo. “Coge a tu hermana, id al sótano y esperad unos 10 o 15 minutos. Hazlo ahora”.

Nada más terminar la llamada, Kammerer se volvió hacia los telespectadores y les explicó que había tenido que hacer esa llamada porque probablemente sus hijos estarían jugando a los videojuegos y no habían visto el aviso de tornado en la televisión”.