¿Por qué Morante está ante una fecha histórica?

El diestro de La Puebla se encierra el sábado con seis toros de Prieto de la Cal en El Puerto

Morante de la Puebla, en el aniversario de Plaza México
Morante de la Puebla, en el aniversario de Plaza México

De normal son los empresarios los encargados de la creatividad de los carteles, de juntar a unos y otros, con una ganadería u otra para hacer las ferias atractivas. Misión imposible por la poca amplitud de miras de las figuras que es difícil sacarles del sota, caballo y rey con el que se anuncian tanto de compañeros de cartel como de los toros elegidos.

En esta ocasión no ha sido así. El propio Morante se apuntó solito, incluso cuando la plaza de toros todavía no tenía empresario, (nefasta gestión por cierto de la administración de la bella plaza gaditana. Un coso así merece más y mejor. La desmemoria nos acabará matando).

“No hay billetes” desde hace una semana

La bolita de la suerte de Morante le cayó a Carlos Zúñiga, que se hizo con la plaza con una oferta económica muy elevada. Y raudo y veloz, como vienen los tiempos, este año, a lo loco, llega la fecha que ha vuelto del revés al mundo del toro y ha acabado con el papel de taquillas una semana antes del festejo y al poco de sacar a la venta las entradas. Ver a Morante de la Puebla con los veraguas de Prieto de la Cal se ha convertido sin duda en uno de los hitos que marcan la temporada.

Una campaña, además, que es la del torero de La Puebla por el buen momento en el que se encuentra. Así lo ha corroborado en las distintas plazas en las que ha hecho el paseíllo en este 2021, que no han sido pocas, a pesar de la covid-19.

¿Qué tiene de interés anunciarse con toros de Prieto de la Cal?

La ganadería cuenta con una antigüedad desde 1945, cuando el padre del actual propietario formó una vacada con reses de Veragua, que tiene procedencia de la casta vazqueña. Sin cruce ninguno, fiel a la idea de mantener esa pureza, se ha mantenido hasta ahora.

Para profundizar un poco, ese origen vazqueño se remonta a 1737, formada por Gregorio Vázquez. Forma parte de la historia que un siglo después es el rey Fernando VII quien a adquiere hasta que a mediados del siglo XIX llega a manos del afamado Duque de Veragua, que la consolida como una de las divisas más cotizadas de la época.

La evolución de la tauromaquia se encargó de arrinconarla después y prácticamente solo el romanticismo de sus propietarios la ha mantenido en pie estos años.

Los toros de este hierro, espectaculares en su presentación y su pelaje, se caracterizan por su dureza en los primeros tercios y por desarrollar sentido en el último tercio. Lo que quiere decir que plantearán más de una dificultad a Morante de la Puebla. La suerte está echada y todo preparado: el sábado a las ocho de la tarde comenzará el espectáculo.