Más contagios en Argentina pero habilitan comercios y vuelos

Pese a que los contagios de coronavirus siguen en aumento, el país habilitó los vuelos regulares internos, trenes y autobuses de media y larga distancia, además abrió sus centros comerciales

(AP). Pese a que el número de contagios de coronavirus sigue en aumento, Argentina soltó más riendas de la estricta cuarentena que dispuso en marzo con el retorno de vuelos regulares internos, trenes y autobuses de media y larga distancia. Al mismo tiempo, en Buenos Aires reabrieron los grandes centros comerciales.

“La mayoría de las provincias van a tener conectividad la semana que viene”, anunció el ministro de Transporte, Mario Meoni, en conferencia de prensa.

El funcionario indicó que en una primera etapa los vuelos y el transporte terrestre se habilitarán para trabajadores esenciales y para ciudadanos que deban trasladarse por razones de salud.

“Es una manera de generar confianza cuando se habilite el turismo”, explicó Meoni.

Los vuelos y otros medios de transporte para media y larga distancia quedaron suspendidos cuando el presidente Alberto Fernández impuso la cuarentena el 20 de marzo por la pandemia de coronavirus. Durante estos meses hubo vuelos especiales para los argentinos que regresaban al exterior y que luego debían trasladarse vía terrestre a sus provincias de residencia.

El anuncio se produce a menos de una semana de que el propio gobierno extendiera la cuarentena hasta el 25 de octubre en medio de un crecimiento de casos en el interior del país, que llevó al presidente a restringir la circulación en las ciudades más afectadas.

Argentina se ubica sexta en la lista de países más afectados de coronavirus con más de 900.000 contagios y unos 24.500 muertos.

La crisis económica, el aumento de la pobreza y el creciente descontento social llevaron al mandatario peronista a cambiar el eje de su gestión, priorizando la recuperación de la economía por sobre lo sanitario.

El gobierno, no obstante, mantendrá las fronteras cerradas, por lo que seguirán suspendidos los vuelos internacionales.

En la capital argentina, en tanto, reabrieron los centros comerciales después de casi ocho meses justo a pocos días de celebrarse el Día de la Madre, que antes del coronavirus era una de las jornadas con más ventas después de Navidad.

“Sufrimos la pandemia como pocos sectores”, dijo a AP Sergio Dattilo, gerente de relaciones institucionales de IRSA-CRESUD, grupo empresario propietario de 14 centros comerciales en todo el país. “Hemos perdido 20 a 30% de locatarios y decenas de miles de puestos de trabajo. Los locatarios no vuelven pese a que no les cobramos alquiler durante siete meses”.

Según cifras del sector, entre 10.000 y 15.000 empleados perdieron su trabajo.

La reapertura bajo un estricto protocolo sanitario —medición de temperatura y rociador de alcohol antes de ingresar, alfombras sanitarias, carteles indicadores de tránsito peatonal— no incluye a locales gastronómicos, cines y patios de juego como una forma de evitar mayor concentración de personas. En esta primera etapa sólo podrán ingresar 2.000 personas por día contra un promedio de 7.000 que asistían antes de la pandemia.