Cuatro años de cárcel por violar a sus hijas de 4 y 6 años

La Audiencia de Huelva considera probados los hechos, pero ha rebajado la pena porque el juicio ha tardado seis años en celebrarse

Fachada de la Audiencia Provincial de Huelva, donde ha sido juzgado el hombre
Fachada de la Audiencia Provincial de Huelva, donde ha sido juzgado el hombre

La Audiencia Provincial de Huelva ha condenado a un hombre a cuatro años de cárcel por agredir sexualmente a sus hijas de 4 y 6 años bajo amenaza de matar a la madre si lo contaban, y también le ha prohibido acercarse a menos de 300 metros y comunicarse con ellas durante siete años. La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, considera probado que el acusado, en fecha indeterminada pero aproximadamente entre los años 2002 y 2003 y en el domicilio familiar en Huelva, agredió sexualmente a sus hijas que en esos momentos contaban con 4 y 6 años.

En reiteradas ocasiones, el acusado, prevaliéndose de su condición de padre de la menor de 6 años, con ánimo libidinoso, aprovechando los momentos en que la madre de la niña no estaba en el domicilio, y cuando se duchaba con la referida menor la sometía a tocamientos y también la metía en la cama de matrimonio, donde la tocaba, al tiempo que le decía que como no le dejase que se lo dijera a su madre, esta última lo pagaría. Igualmente en reiteradas ocasiones, en las fechas indicadas, el acusado se duchaba con la menor de cuatro años, cuando la madre de la niña no se encontraba en el domicilio, y la metía en la cama de matrimonio para hacerle lo mismo que a su hermana, al tiempo que decía que como le dijese algo a su madre la mataba.

La denuncia inicial de los hechos se produjo en noviembre de 2013, habiendo transcurrido más de 6 años hasta la celebración del juicio, sin que la instrucción fuera especialmente dificultosa, de ahí que al acusado se le aplique, a la hora de condenarlo, la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas. Se le considera responsable de dos delitos continuados de agresión sexual, por el que además de los dos años de cárcel por cada uno y la orden de alejamiento, se le impone el pago de una indemnización de 4.000 euros a cada niña por los daños morales causados.