La defensa del “Pollino” achaca el triple asesinato de Dos Hermanas a “criminales extranjeros” y critica a la Policía

El abogado pide que se reconsidere la condena de su cliente al que tilda de "corto mentalmente"

El abogado del Pollino, uno de los acusados de asesinar a una mujer, su hija de 6 años y un hombre en Dos Hermanas (Sevilla), ha atribuido el suceso a “una organización criminal extranjera” y ha criticado a la Policía porque “no investigó lo suficiente” para hallar a los auténticos culpables.

Por estos hechos, ocurridos el 16 de septiembre de 2017, la fiscal pide nueve condenas de prisión permanente revisable, tres por cada muerte para el Pollino, su esposa y su padre, y 84 años de cárcel, 28 por cada asesinato, para un monitor de boxeo apodado el Tapita y su amigo Quino, a quienes rebajó la máxima pena al estimar la atenuante de confesión.

Durante la última sesión del juicio con jurado popular, que este martes ha quedado pendiente de veredicto en la Audiencia Provincial de Sevilla, la representación del Pollino ha recordado su versión de que alquiló su casa al Tapita y allí encontró a “dos extranjeros” que lo obligaron a echar hormigón en la fosa donde aparecieron los cadáveres.

El abogado, Jesús Rojo, ha pedido que su cliente, de ser condenado, lo sea por encubrimiento con la eximente completa de miedo insuperable y lo ha tildado de “corto mentalmente”, hasta el punto de que “intentó hacerse culpable” y confesó el crimen a la Policía, pero “como no los había matado, no sabía nada y no dio una”.

"No sabe leer ni escribir, no ha entendido las preguntas y un interrogatorio del fiscal lo habría destrozado, habría incurrido en contradicciones absurdas y habría quedado como culpable", ha dicho.

“En este crimen siempre he visto la mano de organizaciones criminales extranjeras. Entre gitanos no se mata a niños y mujeres”, ha añadido Rojo, para quien uno de los asesinos “era turco”, igual que el hombre fallecido, precisamente apodado el Turco.

La defensa del Pollino ha indicado que la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (Udyco) "iba bien encaminada" cuando atribuyó el móvil a "un ajuste de cuentas" por narcotráfico y ha criticado a Homicidios, que recogió el caso cuando aparecieron los cuerpos.

El abogado de la mujer y el padre del Pollino, Félix Pascual, ha recordado que el Turco "no estaba siendo investigado" por narcotráfico, aunque sí ha coincidido con la otra defensa en que la acusación contra sus clientes se basa en que el Tapita los señaló.

Según Rojo, el monitor "tenía un plan y le salió mal", ya que "su intención no era colaborar con la Policía, sino con la familia del Turco porque ofrecía una recompensa".

Según Pascual, el Tapita “mintió por miedo a los turcos” y buscó “dispersar la culpabilidad”.

En cuanto a la pareja del Pollino, su letrado ha afirmado que “la mujer gitana tiene poco que decir porque la voz cantante la lleva el hombre”.

El abogado del monitor ha recalcado que ayudó a la Policía "sin pedir nada a cambio" y se ha preguntado si lo habría hecho "sabiendo que había muertos y que él había tenido alguna participación", en la misma línea que la representante de Quino, quien se entregó "porque cree en la Justicia".

El letrado de la mujer que presuntamente medió entre el Pollino y el Tapita ha denunciado las "contradicciones" del monitor y ha añadido que, aun si se probase que hubo un acuerdo, "en ninguna reunión se habló de matar" al Turco.

En el turno de última palabra, la familia del Pollino se ha declarado inocente y el Tapita y Quino han pedido perdón a las familias de las víctimas.