La Junta reafirma su apuesta por los test de antígenos con la compra de tres millones

Moreno niega haber recibido una instrucción de Génova para rechazar la orden ministerial y Marín que Madrid haya afectado al Ejecutivo

Madrid acapara estos días el foco sanitario y las consecuencias de esto alcanzan a Andalucía. Desde allí, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, aseveró que las pruebas de antígenos no son las mejores para hacer test masivos, pues, entre otras cuestiones, no detectan a los asintomáticos y a partir de los cinco días después de la infección pierden fiabilidad. Pero el titular de Salud de la Junta, Jesús Aguirre, confirmó ayer la apuesta del Ejecutivo autonómico por ellos. «Son una maravilla», afirmó en Córdoba, hasta el punto de que, a su juicio, constituyen en este momento el «arma más importante» para luchar contra la Covid-19. El consejero destacó que permiten que «a los 15 minutos» de realizar la prueba se pueda saber, sin esperar un día o dos, si es necesario hacer un rastreo o no del entorno de la persona afectada y recalcó que Andalucía ha «comprado dos millones» de test de antígeno y ayer mismo dio la «orden» de «comprar otro más». Según Aguirre, se harán «cerca de 200.000 semanales».

Más allá de esas pruebas diagnósticas y en clave política, el presidente de la Junta, el popular Juanma Moreno, negó que hubiera recibido una instrucción de la dirección nacional de su partido, que encabeza Pablo Casado, para que votara en contra de la orden del Ministerio de Sanidad sobre restricciones a la movilidad en función de los casos de coronavirus, que fue aprobada el pasado miércoles en la reunión del Consejo Interterritorial de Salud, aunque contó con el rechazo de algunas regiones, entre ellas la andaluza.

«En ningún momento me dijeron desde Génova que votara que no. Nadie me llamó», garantizó Moreno en declaraciones a la Cadena Ser. Mantuvo que la dirección nacional del PP no suele llamar para cosas así, entre otros motivos, porque sabe que él siempre va a defender, en este tipo de reuniones, los intereses de la comunidad por encima de cualquier otro. Dijo formar parte de un proyecto común, como es el de la formación política a la que pertenece, pero quiso dejar claro que tiene una «responsabilidad más alta e importante», que es defender los intereses de los andaluces en cualquier foro. «Mi primera obligación es Andalucía y luego vendrá el partido», lanzó. En Andalucía, como en Madrid, gobierna un Ejecutivo de coalición conformado por PP y Ciudadanos (Cs). En el caso del madrileño, los roces entre los socios a cuenta de la gestión de la pandemia han sido evidentes. No parece que haya sucedido lo mismo en el andaluz. De hecho, Moreno apuntó también que en ningún momento, el vicepresidente de la Junta y líder autonómico de Cs, Juan Marín, le ha trasladado «queja» alguna por el hecho de que se votara en contra de la orden ministerial. Para el máximo dirigente del Gobierno regional, ha faltado un «poco de finura» por parte del Ministerio de Sanidad, a cuyo titular, Salvador Illa, «las prisas le han podido más», cuando la situación lo que requiere es de un «poquito de serenidad».

En cualquier caso, el popular recalcó que su equipo no seguirá los pasos del Ejecutivo de la Comunidad de Madrid y no recurrirá la orden de Sanidad.

De su lado, Marín sostuvo que «ninguna cuestión que afecte a ningún Gobierno va a afectar al andaluz». «Eso está clarísimo. No nos va a desviar nuestra atención nada que suceda en ninguna comunidad autónoma, ni siquiera en el Ejecutivo de España», zanjó Cuestionado en rueda de prensa en Ronda, en Málaga, por la situación de PP y Cs en Madrid, el «número dos» del Gobierno autonómico respondió que «en todos» los ejecutivos de coalición, «siempre hay diferencias», porque se defienden «proyectos diferentes» aunque se busquen «las coincidencias». Eso eso último es, a su entender, lo que hay que «hacer hoy más que nunca». «Andalucía es un Gobierno que está encapsulado de todo lo que pasa en España», aseguró, para agregar que tanto Moreno como él saben que representan el cambio.