Juan Bravo: «Este año vamos a tener más de 2.000 millones de gasto covid en Andalucía»

El consejero de Hacienda sostiene que quizás lo «más fácil» hubiera sido prorrogar el Presupuesto de 2020 y no «complicarse», pero lo han hecho. Aspira a que las cuentas no tengan ningún voto en contra y afirma que Vox hasta ahora «no ha marcado una línea roja» en la negociación

El consejero andaluz de Hacienda, Juan BravoKiko Hurtado

Al principio podía parecer un simulacro, pero no. Juan Bravo (Palma de Mallorca, 1974) , consejero andaluz de Hacienda, no sólo no ha podido desconectar del real coronavirus, a modo del módulo que se desprende de una nave, sino que ha armado las cuentas de la Junta para 2021 que pasarán a la historia como las de la pandemia. Ahora hay que lograr el respaldo del Parlamento autonómico.

–¿Confía de verdad en aprobar los Presupuestos de 2021 por unanimidad?

–Sería muy complicado, prácticamente imposible, pero aspiramos a que no tengan ningún voto en contra y me quedo con lo ya conseguido: nos hemos sentado PP, Cs, Vox, Adelante Andalucía y el PSOE, les hemos dado documentación y datos económicos antes de presentarlo y nadie ha filtrado nada, eso demuestra un talante de lealtad en la negociación. Con la que está cayendo en España, tener un arco parlamentario que sea capaz de llegar a eso, es un éxito y es suyo. A partir de ahí, escucharemos. Con Vox firmamos los de 2019 y 2020 y lo intentaremos con los de 2021. Con el PSOE y Adelante me encantaría por lo menos que se abstuvieran. Sus peticiones van hacia educación, sanidad, dependencia, políticas sociales y la actividad económica. Queremos incorporar sus enmiendas que vengan a mejorar el Presupuesto, como en ocasiones anteriores.

–¿Tiene ya fecha para retomar las negociaciones con Vox, después de que se levantaran?

–Ellos han hecho sus manifestaciones, pero seguimos hablando, intercambiando documentación de cuestiones que nos piden, como con el resto de formaciones y, una vez que pase un poco el ruido, será más fácil. Cuando hemos acordado algo ha sido público, hemos hecho un documento que los medios habéis conocido y a la gente por regla general le han parecido buenas medidas, porque han venido a mejorar, igual que las enmiendas del PSOE y de Adelante. Lo importante es hacerlo con transparencia y con publicidad y que, dentro de las diferencias que hay, porque ni PP ni Cs ni Vox somos lo mismo, sepamos buscar los puntos que nos unen para favorecer lo que interesa: Andalucía y los andaluces.

–¿Qué piden, más allá de que se cumplan cuestiones pactadas como el pin parental o ahora cambiar el nombre a Canal Sur? ¿Más medidas para los autónomos, por ejemplo?

–En cualquier negociación, todas las partes empezamos por el máximo, para luego ir cediendo. Hasta el momento no han marcado una línea roja, no han dicho ‘esto sí o nada’, ha habido un tira y afloja que ha dado lugar a medidas que creo que han servido. Debo reconocer que ha habido algunas cosas que ha costado más cumplir y no quiero excusarme, pero la covid ha llevado a que alguna no se haya podido implementar, con lo que entiendo su exigencia y llevará a que reforcemos el compromiso. Se lo hemos explicado, creo que lo han entendido y ahora que tenemos dotación que nos permite trabajar con un poquito más de horizonte, hay que atenderlas y cumplir.

–Uno de los caballos de batalla de Vox son los entes instrumentales, lo que se ha llamado «Administración paralela». Sus trabajadores aumentan en 215 en las cuentas dibujadas, ¿la cifra puede disminuir a raíz de lo que digan las auditorías que han encargado?

–Las auditorías llegarán en el prime trimestre de 2021 y es un buen trabajo que no se había hecho nunca ni en Andalucía ni creo que en ninguna comunidad. Dará buenos resultados para mejorar la Administración. Y en cuanto al personal, hay que tener en cuenta que en lo que se considera entes instrumentales hay agencias de salud y, si se ven los datos, ha bajado en todos y ha subido en las agencias o entes sanitarios. Eso es lo que puede distorsionar el resultado final.

Admite una subida del personal de los entes instrumentales, pero avisa de que éstos incluyen «agencias de salud»

–No han incluido en el Presupuesto los fondos que vendrán de Europa, ¿el Gobierno les ha trasladado en estos días alguna novedad sobre el reparto?

–Seguimos sin información del Gobierno de España. Hemos hecho una reserva covid de 450 millones con el compromiso de intentar aguantar hasta mayo o junio sin tocarlo. De los fondos europeos, Bruselas ha planteado una partida de manera incondicionada para ayudar a la recuperación y el Ejecutivo ha dicho que, de los 10.000 millones que hay, 8.000 quiere imputarlos a 2021 y que podrían ir vinculados a la población, pero como no tenemos el dato cierto ni ese dinero ha sido aprobado aún por la UE, no lo hemos puesto. Es como la economía de una casa, cuando alguien confía en tener un dinero, se lo gasta antes y luego no le llega, tiene problemas. La cantidad podría oscilar entre los 1.000 millones, si nos aplican el criterio del PIB del 13%, y los 2.400, si se tiene en cuenta desempleo, población y PIB, que es lo que pedimos. Ante esa incertidumbre, hemos decidido no incorporarlo, porque, como en cualquier casa, si llega dinero extra, siempre hay agujeros que tapar. Y luego están los «Next Generation» de los que el Gobierno ha programado 27.000 millones, pero que Bruselas tampoco ha aprobado, no sabemos las condiciones, tenemos que presentar los proyectos en abril y tardarán dos o tres meses en seleccionarlos, con lo que hasta septiembre u octubre, en el mejor de los casos, no estarían. Y gastar o invertir 27.000 millones en tres meses es muy complicado. El Banco de España y la AIReF ya le han dicho al Ejecutivo que quizás ha sido demasiado generoso en su presupuestación. Aquí hemos sido un poquito conservadores y es la política que todo el mundo está aplaudiendo.

–La delegada del Gobierno central en la comunidad, Sandra García, ha asegurado que no se hicieron los deberes antes de exigir 23.000 millones para Andalucía, ¿ha presentado la Junta ya proyectos para captar fondos europeos?

–Se busca la confrontación y en este momento se debe trabajar conjuntamente porque la UE nos está poniendo mucho dinero encima de la mesa para hacer un cambio importante en España, y en consecuencia, en Andalucía. Pedimos 23.000 millones, que sería la parte que corresponde a la comunidad en el reparto de los 70.000, no estamos diciendo que sean para la propia comunidad. Entendemos que esos fondos deben ser gestionados por el Estado, la región y las entidades locales en el reparto que se acuerde. Estoy convencido de que la delegada lo sabe y ha tenido un lapsus, porque el Gobierno no nos ha comunicado cómo facilitar la información, a quién o con qué fichas. Lo hemos hecho internamente y lo estamos compartiendo con los ayuntamientos, pero le preguntaría a quién se lo mandamos y no me vale la respuesta de ‘tú envíalo que alguien lo recibirá’ porque hablamos de empresas serias y de mucho dinero. Estoy seguro de que ha sido un error y de que el Gobierno entenderá el mensaje de la UE y coordinará. Por nuestra parte, estamos haciendo los deberes, tenemos ya algunos proyectos encima de la mesa, una oficina y le hemos ofrecido a los ministerios con los que tenemos buena relación comunicarles los proyectos de cierto nivel que tengamos por si los quieren llevar directamente y que la gente no tenga que ir a tres ventanillas distintas a contar su plan. Si a la delegada le diesen más información de Madrid, vería que Andalucía está ofreciendo todas las posibilidades.

“Le preguntaría -a la delegada del Gobierno central- a quién le mandamos los proyectos y no me vale la respuesta de ‘tú envíalo que alguien lo recibirá’ porque hablamos de empresas serias y de mucho dinero”

–Desde Podemos dicen que sospechan que de los 1.000 millones transferidos por el Ejecutivo central de fondos covid, no han ejecutado 400...

–Ojalá tuviese 400 millones, sería fantástico. Si el día 1 una familia que acaba de cobrar la nómina tiene 2.000 euros en la cuenta, todos sabemos que no los tendrá el 31 porque gastará. El dinero llega y a partir de ahí se va ejecutando y pagando. Sólo en sanidad llevamos gastados más de 1.160 millones.

–¿En qué?

–Hay obras en marcha por más de 100, contratación de personal, compra de EPI, en los equipamientos que hemos reforzado, los hospitales de campaña, la medicalización de los hoteles... Las cosas saldrán mejor o peor, pero no creo que nadie discuta que este Gobierno está intentando anticipar los problemas e invirtiendo todo lo que puede. Entendemos que como comunidad tenemos cuatro obligaciones fundamentales: sanidad, educación, políticas sociales y la actividad económica y el empleo. Sólo en sanidad vamos a llegar a 118.000 personas trabajando y en educación a 109.000, entre las dos casi 230.000, son muchas nóminas.

–¿Calcula a cuánto ascenderá la factura covid en 2020?

–Este año vamos a tener más de 2.000 millones de euros de gasto covid, seguro, por la sanidad, la educación, las políticas que hemos implementado para el apoyo a la actividad económica como ayudas directas a los autónomos y al alquiler o en cultura, los avales ICO, el refuerzo de los auxiliares para las playas seguras; los 61 millones que les hemos mandado a las universidades...; y la pérdida de recaudación. Es tanto lo que hemos intentado hacer... Aunque habrá quien diga que tendría que ser más, pero el dinero llega hasta donde llega.

–¿Se le ha pasado por la cabeza la posibilidad de prorrogar los Presupuestos de 2020?

–Quizás hubiera sido la postura más fácil, prorrogar y no complicarnos, pero la gente nos pide credibilidad y confianza. Estamos en un momento triste y necesitan tener la seguridad de que su comunidad responde y para eso la política es muy importante y el Presupuesto son los números que permiten hacer los planteamientos, el dinero para comprar ordenadores, contratar más sanitarios y profesores, para que las universidades puedan dar clases «on line»... Son un instrumento de lucha contra la covid y para intentar dar un mensaje de esperanza en la actividad económica, hacer una Administración más moderna con la transformación digital y para ayudar al sector privado a esa reconversión también. Somos la segunda comunidad que ha presentado sus cuentas, la primera fue Valencia, pero ha tenido que dejarlas paralizadas, así es que bromeo con que, por descalificación, somos la primera y si logramos que se aprueben sin ningún voto en contra lanzaríamos un enorme mensaje de confianza.

–El Gobierno central ha pintado unos ingresos récords para cuadrar el suyo, de hecho, prevé que los tributarios suban un 13% y superen los 222.100 millones, ¿qué valoración hace?

–El gobernador del Banco de España ha dicho que no son creíbles la partida de ingresos, las valoraciones macroeconómicas ni el entorno del Presupuesto y para la AIReF tampoco lo son. Yo añado: ¿alguien se cree que vamos a ingresar más en renta o en IVA en 2021, con la situación tan complicada que tenemos, que lo que se recaudó en 2019, cuando crecíamos al 2%? ¿Alguien se cree que con los impuestos que se quieren inventar vamos a recaudar el 80% de lo que Europa considera que va recaudar ella? Según las previsiones de la UE, la única economía que caerá por encima del 10% será la española y el Estado que va a subir los impuestos es el español. ¿El resto de los coches van en contra dirección, o es el de Sánchez? Cada vez que gobierna el PSOE suben los impuestos a las clases medias para hacer gasto descontrolado que lo que busca son efectos publicitarios. Pero no he visto ninguna reducción del gasto en ministerios o asesores, por ejemplo.

"¿Alguien se cree que vamos a ingresar más -en España- en renta o en IVA en 2021, con la situación tan complicada que tenemos, que lo que se recaudó en 2019, cuando crecíamos al 2%?”
Juan BravoKiko Hurtado
Reproches a la Montero «más centralista»
«Era precioso escucharla cuando era consejera –a María Jesús Montero–, su defensa autonomista. Pero se fue al Gobierno de España y es la ministra de Hacienda más centralista que ha conocido posiblemente la democracia». Juan Bravo reprocha a Montero que se «haya enfrentado con los ayuntamientos, que le han tumbado su reforma» ligada a los remanentes. «Con las comunidades está a regañadientes porque no nos paga el IVA, no aborda la financiación autonómica y hace una especie de juego malabar para beneficiar a quien le interesa por rédito político en los repartos y perjudicar a los que, a lo mejor, no le somos tan afines», enumera. En relación a la financiación, anota que en el Consejo de Política Fiscal Valencia propuso «crear un fondo transitorio para las regiones que están peor financiadas» y Andalucía lo apoyó.