España

Rajoy: “La historia del partido demuestra que unidos podemos ganar o no, pero divididos perdemos siempre”

“España necesita un Gobierno de adultos”, defendió el expresidente

Rajoy señaló que es un día “importante para la vida del partido y para el futuro de España”. Recordó que dijo que “se apartaba” pero no “que me fuera a ir”. “Sigo estando a disposición de todos”, subrayó, “y muy dispuesto a estorbar lo menos posible”, añadió.

El ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, señaló que “es un placer” reencontrarse “con tantos amigos de partido porque me reencuentro con lo que ha sido mi vida”. “Me lo he pasado muy bien y estoy encantado de haberlo hecho, muchas gracias”, señaló. Rajoy rememoró el anterior Congreso en el que se despidió y recordó las palabras que ya dijo: “Considero un honor ser militante del PP y seguiré siéndolo siempre y haber podido trabajar para España y los españoles”. “Nunca olvidaré vuestro apoyo”, señaló. “Siempre guardaré un espacio en mi corazón muy grande para la familia del PP”, indicó

Rajoy tiene claro “su papel” y su “actitud” porque así entiende “la lealtad”. “No espero más protagonismo ni más reconocimiento. Es más, no espero ninguno”, señaló. “Sólo la amistad y el cariño”, especificó entre grandes aplausos.

“Estoy acostumbrado a dar instrucciones. Es verdad que algunas no se entendía muy bien”, señaló con su histórica retranca gallega. “Ahora me toca recibir instrucciones”.

Rajoy entró de lleno en “algunos comentarios” pidiendo que “acompañéis a Feijóo como los hicisteis conmigo, no más”, de nuevo con la retranca. “No es posible, ya será muchísimo”. Él se va a ganar ese apoyo como se ha ganado ya una ola de entusiasmo por parte de los españoles”, añadió.

Rajoy glosó los hitos de Feijóo al frente del PP de Galicia durante más de 16 años. “Su capacidad está acreditada. Le hemos escogido como el mejor para liderar esta nueva etapa pero necesita del apoyo de todos”, explicó.

Rajoy contó cómo conoció a Feijóo cuando siendo funcionario fue a verlo con reivindicaciones que, reconoció, no cumplió pero “traté de ficharlo y se adelantó Romay”. “Tenemos partido y un líder. Un partido que tiene que permanecer unido”, dijo. “La historia del partido demuestra que unidos podemos ganar o no pero divididos perdemos siempre”, explicó. El ex presidente defendió que la unión es “responsabilidad de todos” y “todas las discrepancias son legítimas sin más límites que la unidad del partido”.

“Debemos integrar a todo aquel que tenga algo positivo que aportar a la tarea común”, reclamó Rajoy, que pidió resolver las diferencias “con voluntad de acuerdo y lealtad”. “Un PP fuerte es la alternativa a este Gobierno”, señaló. “Con Feijóo el cambio no es sólo posible sino que está mucho más cerca. Es la esperanza de millones de españoles”, dijo.

El ex presidente hizo hincapié en la defensa “de los valores” del partido, “en la oposición y en el Gobierno”. “No hagamos disputas en lo que siempre hemos estado de acuerdo”, añadió. “Nuestro partido es una casa muy grande” y “tiene que ser el punto de encuentro para la mayoría de la sociedad española”, defendió. “Cuando gobierna la izquierda siempre estropean lo que nosotros hemos conseguido arreglar”, indicó.

“La nación española no es discutible, no se reparte. Es una nación de ciudadanos libres e iguales”, defendió ante el aplauso del Congreso. También recordó Rajoy que defendió la unidad de España con la crisis catalana. “Aquel toro lo lidiamos nosotros”, dijo. “La cosa está más tranquila porque la gente toma nota cuando le pasa lo que le pasa”, señaló tras recordar el artículo 155 de la Constitución.

Rajoy se detuvo en Pablo Casado, que “presidió nuestro partido en momentos de extrema dificultad” y dijo que valora “su entrega, dedicación, coraje, entusiasmo a la hora de defender las siglas de nuestro partido”.

“Debemos asumir todo nuestro legado para corregir lo malo y repetir lo bueno”, aseveró Rajoy, que insistió en que “hay más motivos para sentirnos orgullosos que para arrepentirnos”.

El presidente Rajoy criticó “los localismos” y los populismos. “Somos un partido para toda España”, manifestó. “Somos un partido de Gobierno y queremos gobernar con mayoría”, añadió. “Ahora nuestra prioridad es volver a gobernar en España, algo que a poco que hagamos las cosas con tino está en nuestras manos. Somos un partido de Gobierno y no aspiramos a otra cosa, es el ADN del partido”, hiló. “También es un Congreso de responsabilidad además de unidad”, dijo Rajoy para dejar por fin a un lado “las cuitas”. “En los últimos años la política se convirtió en una cosa de gestos, de tuits y de todas, todos, todes que me saca de mis casillas”, confesó. “Cuando las cosas se ponen difíciles quedan en evidencia los gobiernos”, señaló. “España necesita un Gobierno de adultos y a ver quién me lo discute”, expresó.

“Lo que tenemos hoy en España son pactos que blanquean a los que negocian con el terrorismo”, dijo también Rajoy.

“Estamos en la buena dirección”, dijo Rajoy, defendiendo una “historia digna y honrosa”, “no perfecta porque no hay ninguna que lo sea”.