El precedente de elecciones entre semana en Andalucía: éxito de Chaves y menor participación

En los adelantos previos, Susana Díaz bajó apoyos y el PSOE sí triunfó después de «la pinza». El Parlamento trabaja con el escenario de la celebración del Pleno, tras el que se puede producir el anticipo para la semana del 20 al 26 de junio

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno,  en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno en el Museo Picasso de Málaga. Álex Zea / Europa Press
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno en el Museo Picasso de Málaga. Álex Zea / Europa Press FOTO: Álex Zea Europa Press

El leviatán preelectoral se ha desatado en Andalucía. La agenda de la Junta refleja una decena de actos de consejeros. El tiempo apremia para vender la gestión del Gobierno del cambio. Moreno inaugura mañana otra fase del antiguo Hospital Militar de Sevilla. El Parlamento trabaja con el escenario de que la semana que viene se celebre el Pleno ordinario, con la ley de economía circular y el dictamen de la Faffe, y los grupos lo dan por hecho. La hipótesis de que el presidente convoque tras la sesión plenaria llevaría los comicios a la semana del 20 al 26 de junio. Moreno ya deslizó que no tiene por qué ser en domingo, abriendo la «vía Ayuso» de citar a los ciudadanos entre semana. En el caso de la Comunidad de Madrid, la participación pasó de un 64,27% en 2019 a un 71,74% en 2021. En Andalucía no sería la primera vez que los comicios tienen lugar en día laboral. En 1990, con Chaves, convocó un sábado 23 de junio y logró 62 escaños. La participación fue del 55,32%, con una caída del 15,4%. En las últimas elecciones andaluzas de 2018 fueron a votar el 56,56% de los citados a las urnas, con una caída del 5,7%. También hubo elecciones un miércoles, el 15 de junio de 1977; y un jueves, el 1 de marzo de 1979 o el 28 de octubre de 1982, todas ellas generales.

En la historia reciente de Andalucía, precisamente, hay tres precedentes de adelanto electoral, dos de Susana Díaz que supusieron en parte un fracaso, y un tercero de Chaves, que fue exitoso, tras la legislatura de «la pinza», término que se ha rescatado este mandato por parte de PP y Cs cuando PSOE y/o Unidas Podemos han coincidido en voto en el Parlamento con Vox. Sólo a Chaves en 1996 le benefició la tesitura de anticipar comicios, haciéndolos coincidir con las generales y pasando de 45 a 52 escaños, a los que sumó los cuatro del PA para gobernar. Por contra, los dos adelantos de Susana Díaz, uno técnico de apenas cuatro meses, se pueden considerar un fracaso y el preludio de la salida del PSOE-A de la Junta. Griñán sí salvó el Gobierno, contra pronóstico, en 2012 retrasando las elecciones. En 1990, con la segunda mayoría de Chaves, los comicios andaluces no coincidieron con las generales.

Moreno insistió en que quiere tener Gobierno «a finales de agosto, principios de septiembre», «cuanto antes». El objetivo sería presentar en noviembre el proyecto de Presupuestos de 2023, especificó a su llegada al Comité Ejecutivo del PP. Cuestionado por si la semana que viene dará a conocer la fecha de las elecciones, Moreno ha indicado que quiere cerrar «cuanto antes» el asunto de los comicios para «no hablar más de campaña» y centrarse en los proyectos que tiene Andalucía, recogió Ep. «Cuanto antes me lo quite de en medio, mejor, porque es que al final no puedo hablar de otra cosa que no sea elecciones», dijo.

Moreno insistió en que la convocatoria «se hará con serenidad y próximamente» pero primero tendrá que informar a su vicepresidente y socio de coalición, Juan Marín, y del Gobierno andaluz. «Por respeto a los andaluces es una decisión que, una vez que la tome, que la tomaré próximamente, al primero en comunicárselo será al vicepresidente, al Consejo de mi Gobierno e, inmediatamente después, al conjunto de los andaluces», indicó el popular.

Moreno recordó que lleva diez meses gobernando en minoría y con un presupuesto prorrogado, unas condiciones con las que «no se puede hacer frente» a la situación actual. «Tengo decenas de obras públicas adjudicadas que, como consecuencia del incremento de los precios de los materiales, no se van a poder adjudicar», expuso. Cuestionado acerca de la coalición entre PP y Vox en la Junta de Castilla y León, Moreno indicó: «A mí me gusta el Gobierno de Mañueco». Preguntado sobre si está dispuesto a gobernar con Vox, Moreno insistió en que aspira a conseguir una mayoría suficiente «para gobernar solo».

Toda la oposición ya reclama las elecciones

Vox fue el primer partido que pidió el adelanto electoral, hace meses, cuando aparecieron las primeras discrepancias con PP y Cs y alegando que los naranjas no son fiables y el gobierno es «débil». Tras la reflexión desde hace semanas de Moreno de adelantar, la oposición en pleno se ha sumado a la petición.

Unidas Podemos acusó a Moreno de «desestabilizar» Andalucía «manoseando» con «frivolidad» la convocatoria de elecciones. Vox criticó el «cachondeo» de Moreno con la fecha de elecciones. Teresa Rodríguez, de Adelante, cree que Moreno convocará cuando «más le convenga». Por Cs, Teresa Pardo reclamó que «todos deberíamos centrarnos en seguir trabajando por Andalucía y los andaluces». El PP ve «poco riguroso» que se critique a Moreno ante la decisión electoral. Inmaculada Nieto, de IU, confía en que los trabajos para una candidatura amplia de izquierda terminarán «pronto y con buenas noticias». De su lado, el diputado nacional de Unidas Podemos por Cádiz Juan Antonio Delgado, guardia civil, concurrirá a las primarias andaluzas.