Cádiz

Economía

Sancti Petri: dos décadas de espera para su recuperación turística

Los empresarios reclaman voluntad y consenso para el desarrollo de un «enclave único» en el litoral gaditano

El Castillo de Sancti Petri
El Castillo de Sancti PetriTurismo de CadizLa Razón

Aún permanecen en la retina los recuerdos de aquella ilusionante jornada de 2002, cuando, tras varios años de duras negociaciones, el Ayuntamiento de Chiclana (entonces con Manuel Jiménez Barrios en la Alcaldía) hacía realidad uno de sus mayores sueños, la adquisición (derechos de reversión) de los terrenos (101.643,42 metros cuadrados de superficie) del antiguo poblado de Sancti Petri a Famabrosa SA.

En plena expansión económica, empresarial y demográfica, Chiclana, uno de los municipios más pujantes y emprendedores de Andalucía, garantizaba con esta operación (5,1 millones) el carácter público de un enclave con un significado muy especial para los chiclaneros y con un atractivo turístico e histórico casi inigualable en la costa andaluza.

Antonio Junquera, presidente del sector: «Puede ser una gran palanca para el turismo»

Se iniciaba así un largo y arduo proceso administrativo para poner en valor unos terrenos que, allá por 1929 adquirió (225.000 pesetas) el entonces floreciente Consorcio Nacional Almadrabero, y que desde 1973, año en el que éste cesó su actividad, pasaron a manos de la empresa Sancti Petri SA por 85 millones de pesetas para, seis años más tarde, ser expropiados por el Ministerio de Defensa. Fue un proceso de extraordinaria complejidad por las administraciones implicadas (Ministerio de Defensa, Dirección General de Costas, Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Chiclana) que, en su primera fase, se culminó en 2011, con la concesión del poblado marinero al Ayuntamiento de Chiclana por 30 años, prorrogables otros 30.

No obstante, desde entonces, salvo el derribo de las viviendas del antiguo poblado que se encontraban en ruinas o la rehabilitación de su iglesia, poco avances se han registrado en un enclave que es escenario de uno de los mayores eventos musicales de España y Europa (Concert Music Festival Sancti Petri) y que, desgraciadamente, perdió los fondos (2018) para su desarrollo a través de la Inversión Territorial Integrada (5 millones), lo que generó un duro cruce de acusaciones entre el Ayuntamiento socialista y la Junta, ya en manos del PP.

Concert Music Sancti Petri, en Chiclana de la Frontera, Cádiz
Concert Music Sancti Petri, en Chiclana de la Frontera, CádizRoman RiosConcert Music

Lo cierto es que, tras 20 años del paso dado adelante del Ayuntamiento de Chiclana, el poblado de Sancti Petri, su puesta en valor, sigue en el aire, esperando un desarrollo que parece no tener fecha. Realidad que, de forma muy especial, indigna a los empresarios de la localidad. «Necesitamos que, de la mano de la participación, la colaboración y el consenso entre administraciones, sectores y colectivos, Sancti Petri se ponga de una vez por todas en valor, ya que hablamos de un enclave muy especial, diferencial y, por tanto, que puede actuar de palanca de impulso para un sector turístico que, pese al excelente momento que atraviesa, debe seguir avanzando para no correr el peligro de morir de éxito», señaló el presidente de los empresarios chiclaneros, Antonio Junquera, que comparte un sector que a lo largo de los últimos tiempos no ha dejado de demandar fórmulas y encuentros entre administraciones para que «Sancti Petri salga del ostracismo en el que se encuentra».

Y es que, con vistas excepcionales al mágico Castillo de Sancti Petri y la virgen Punta del Boquerón, frontera del espectacular entramado de caños y marismas de la Bahía de Cádiz y con una extraordinaria y sentimental historia almadrabera, esta ínsula «necesita superar la situación en la que se encuentra y, desde el máximo respeto a tan valioso enclave, no miento si digo que no existe nada parecido en el litoral gaditano y andaluz, tener un desarrollo que nos permita dar un paso más, dejando atrás esa situación de descontrol en la que se encuentra, con la presencia, incluso, de okupas», apuntó Junquera. «Somos conscientes de que, con la caída del PGOU, se afronta un nuevo reto, pero no debemos perder más tiempo para que el poblado de Sancti Petri se ponga en valor de una vez por todas, más aún cuando ha existido y sigue existiendo un gran interés por parte de muchos inversores». «Debemos –subraya– establecer un plan de actuación con la implicación de todos, ya que de lo contrario no lograremos avanzar».

A lo largo de todo este tiempo, el poblado almadrabero de Sancti Petri ha sido objeto de distintos y dispares proyectos y propuestas.

La primera, y quizás más polémica, vio la luz en las municipales de 2011, cuando el Partido Popular, entonces con Ernesto Marín como alcaldable, apostó por un proyecto en el que dominaba la creación de una dársena en pleno corazón del poblado, con una lámina de agua que ocuparía 16.000 metros cuadrados, con 150 atraques.

El otro gran proyecto fue el resultado de un concurso de ideas que convocó el Ayuntamiento (2012) y del que resultó vencedor el proyecto ‘Bosque Pesquero’, que proponía una división del futuro poblado en 13 conjuntos compactos de usos tematizados, con edificios envueltos en celosías verticales de madera de pino, creando una relación histórica y cultural con la tradición de los carpinteros de ribera y la construcción de barcos de madera.

Ambos, que quedaron solo en eso: proyectos, con una notable presencia del sector hostelero.