Realidad aumentada para una mayor precisión en las cirugías abiertas

El Hospital El Pilar de Barcelona lidera un proyecto sobre la aplicación de esta técnica en las intervenciones oncológicas in vivo

  • Se trata de una iniciativa pionera porque, a día de hoy, no existe ningún modelo basado en realidad aumentada capaz de simular en tiempo real las imágenes procedentes de pruebas efectuadas a pacientes | Quironsalud
    Se trata de una iniciativa pionera porque, a día de hoy, no existe ningún modelo basado en realidad aumentada capaz de simular en tiempo real las imágenes procedentes de pruebas efectuadas a pacientes | Quironsalud

Tiempo de lectura 4 min.

24 de mayo de 2019. 15:55h

Comentada
Pilar Pérez 24/5/2019

En determinadas ocasiones, extirpar un tumor no resulta una tarea fácil. Los cirujanos han de ser lo más precisos posible para evitar daños a los órganos adyacentes y no diseminar las células tumorales desde donde se hallen. Por eso, proyectos pioneros como Realquirur, que emplea realidad virtual, ayudan a los profesionales a elevar la calidad de sus intervenciones. Juanjo Torrent, ginecólogo especialista en Cirugía Oncológica del Hospital El Pilar del Grupo Quirónsalud (Barcelona) y director del J. Torrent Institute en el mismo centro explica que «el objetivo de esta tecnología es aportar una mayor precisión y seguridad a las técnicas quirúrgicas, el cirujano podrá identificar en vivo, mientras opera los elementos a resecar (extraer), por ejemplo los tumores, así como las estructuras vitales a no lesionar».

Se trata de incorporar las imágenes que se obtienen a través de un TAC o una resonancia a la realidad aumentada. «Esto podría permitir al cirujano, especialmente en cirugías abiertas, tener a su alcance en el momento que lo desee, o permanentemente, la visualización de elementos clave en la operación tales como tumores, vasos especialmente sensibles o similares, con objeto de aumentar la eficacia de la cirugía evitando daños, reiteraciones o búsquedas ahora poco evitables o incluso imprescindibles –explica Torrent y continúa–. Obviamente los pacientes son los que más se beneficiarán de esta tecnología, ya que los márgenes de resección de los tumores y la disminución de las complicaciones quirúrgicas son parte de los objetivos. Para el médico será una herramienta más para mejorar sus cualidades como cirujano».

En la actualidad, como explica el responsable del proyecto, el doctor Torrent, este sistema «todavía está en fase de desarrollo y no se han realizado pruebas en vivo, por lo que desconocemos la formación que tendrá que poseer el cirujano, pero a priori, no será muy destacada ya que es la aplicación de realidad aumentada en cirugía, por lo que no ha de ser en absoluto difícil. Todos estas tecnologías buscan facilitar el trabajo del médico para, en consecuencia, obtener mejores resultados médicos, por lo que no deben ser complejas en su manejo».

Junto al centro barcelonés, aúnan conocimiento y experiencia en el proyecto con el Centro Internacional de Métodos Numéricos en Ingeniería (Cimne) para la investigación en Realidad Aumentada, en cirugías abiertas, y han recibido una financiación de más de 200.000 euros del Centro Para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI). Como detalla Torrent, «para el desarrollo de la tecnología de realidad aumentada aplicada en cirugía hemos contado con el profesor Eduardo Soudah y Oscar de Coos, ambos investigadores del Cimne, que está adscrito, que está adscrita a la Universidad Politécnica de Cataluña».

Se trata de una iniciativa pionera, porque, a día de hoy, no existe ningún modelo basado en realidad aumentada capaz de simular en tiempo real las imágenes procedentes de pruebas efectuadas a pacientes. Las ventajas de este sistema reside en los beneficios que puede desencadenar su uso a nivel asistencial. «Junto con Cimne, desarrollamos diferentes tecnologías que pueden mejorar la calidad de los procesos. La aplicación de la realidad aumentada es solamente una de ellas, pero desde el principio nos pareció que sería útil para resolver problemas expuestos por los cirujanos», apunta Torrent.

El objetivo que persiguen es que, en pocos años, el proyecto Realquirur sea una herramienta de apoyo en los quirófanos. «Tal y como estamos trabajando, es factible que en menos de un año podamos empezar a probar las gafas de realidad aumentada en quirófano en cirugías hepáticas», afirma Eduardo Soudah. «Inicialmente, el objetivo se centró en la identificación y resección de metástasis hepáticas, luego lo extendimos a otros órganos como por ejemplo la mama, y ahora una vez lograda la tecnología vemos que puede tener un abanico mucho más amplio de posibilidades, en el campo de la medicina, la formación de cirujanos, etcétera», concluye Torrent.

Últimas noticias