Desde mi punto de vista

Concejala del Ayuntamiento de Madrid del PP, la alternativa al Gobierno de Ahora Madrid. Me gusta opinar de todos aquellos temas que afectan a las personas que viven en Madrid y especialmente, en el Distrito de Tetuán.

  • Image

La gran crisis

true

Sobre el autor

Beatriz Elorriaga Pisarik

Licenciada en Geografía-Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Documentalista de profesión, inicié mi labor política como Directora del Centro Socio-Cultural “La Remonta” del Ayuntamiento de Madrid en los años 1989 y 1991. Más tarde fui Jefa de la Unidad de Cultura de los distritos de Tetuán y Centro y en 1995 me presenté, por primera vez a las elecciones municipales en Madrid. He sido Concejala Presidenta de los distritos de Tetuán y Fuencarral-El Pardo (1995-1999). Concejala-Delegada del Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid (1999-2003). Consejera de Familia y Asuntos Sociales (2003-2007) y Consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (2007-2008) de la Comunidad Autónoma de Madrid. Entre los años 2003 y 2015 he sido Diputada de la Asamblea de Madrid (Legislaturas VI, VII, VIII, IX) y Senadora por la Comunidad Autónoma de Madrid (2008-2015) en las Legislaturas IX y X. También he trabajado y trabajo dentro de mi partido político donde he sido Secretaria Ejecutiva de Acción Social del Partido Popular de Madrid (2008-2015). Actualmente soy Presidenta del Partido Popular del Distrito de Tetuán desde el año 2001.

No se asusten con el título, no pretendo recordar ni la depresión del 29, ni la que hemos padecido desde 2007, ni de la que puede llegar en un futuro no muy lejano, asuntos todos ellos muy importantes pero que no son objeto de mi entrada de hoy. Pretendo únicamente explicarles lo que está ocurriendo con el actual Gobierno Municipal en Madrid que centra la información y los artículos de opinión de los medios tanto locales como nacionales. Durante anteriores “posts” de mi blog les he ido contando, en varias ocasiones, como los madrileños padecemos al mando de la capital de España a una plataforma compuesta por distintas corrientes de la izquierda más radical de cuyos enfrentamientos internos permanentes hemos sido víctimas. Sus luchas internas han dado mucho que hablar en los mentideros de la Villa en estos tres años y medio, pero lo de estos días ya no son enfrentamientos, es una auténtica fractura. Y créanme que lo que menos me preocupa es que la crisis afecte a Julio Rodriguez, persona de plena confianza de Pablo Iglesias, que no de la Alcaldesa por lo que parece. Lo que realmente me inquieta es que este terremoto interno se está produciendo a seis meses de unas elecciones municipales y que los perjudicados podemos llegar a ser los madrileños, que nada tenemos que ver en sus continuas luchas de poder. Me van decir ustedes, pero si no es la primera crisis de Podemos en Madrid, a nosotros ya no nos extraña, nos parece hasta normal el panorama, el problema es que ahora las consecuencias son mucho más graves.

Podemos nació para escuchar a la gente, darles el poder de debatir, de participar en la vida de las administraciones y sobre todo de elegir a sus representantes. ¿Qué les ha pasado? Sus dirigentes más destacados han optado por el silencio y el disimulo, que no conviene enfrentarse con Carmena de cara y mantienen de hecho su apoyo a la Alcaldesa a pesar de la situación que les está tocando vivir, lo que no impide que se sientan cuanto menos muy preocupados.

Y es que la lucha de poder dentro de Podemos, como bien dice José Luis Martinez Almeida, nuestro portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento, es un desprecio a los problemas que tenemos los madrileños y Manuela Carmena es la única culpable. Ahora se ha ido a Alemania y dentro de unos días se irá a Rumania a solucionar los problemas mundiales, que parece que le gustan más. Más le valía ocuparse de los asuntos madrileños y no crearnos más quebraderos de cabeza a los ciudadanos porque con sus decisiones ha conseguido: atascar Madrid, complicar el transporte público, la Empresa Municipal de Transporte (EMT) ha perdido 10 millones de viajeros; enfadar a la Policía Municipal, mantener la ciudad en un estado lamentable en cuanto a limpieza y conservación de espacios públicos se refiere, desatender a los mayores, no apoyar a las familias, dejar las inversiones sin ejecutar y un largo etcétera. Sería muy recomendable que la Alcaldesa deje de estropear Madrid y sobre todo de hacer experimentos, que no somos cobayas. Todos los distritos de nuestra ciudad tienen muchos y serios problemas. Pienso por ejemplo en el de Tetuán, por ser el que mejor conozco. Allí la vida de los vecinos se ha convertido en una pesadilla por los problemas de convivencia, muy especialmente en uno de sus seis barrios. Peleas, okupaciones, narcopisos, establecimientos que no cierran, enfrentamientos de bandas, son el pan nuestro de cada día. La petición de cámaras de seguridad en Bellas Vistas es ya un clamor vecinal, pues nada, que Carmena y sus concejales no lo consideran importante. Primero no había dinero, ahora se ha agotado el plazo de la autorización para instalarlas y hay que volver a comenzar los trámites. No había presupuesto cuando ahora casualmente lo hay para instalar 53 cámaras nuevas en el ya famoso Madrid Central con el único fin de sancionar a los conductores que osen a atravesar las líneas marcadas.

En fin que han conseguido convertir a Madrid en un gran caos, que sus líos internos han sido priorizados frente a los problemas de los ciudadanos y que la Alcaldesa va a lo suyo que es lo que le importa. Mientras tanto José Manuel Calvo, Concejal de Desarrollo Urbano Sostenible y uno de los 6 retirados de las primarias de Podemos para apoyar a Manuela, nos explica sin inmutarse que la culpa de todo es de Julio Rodriguez que ha convocado un proceso de primarias precipitado para retar a Carmena. “El ruido siempre es malo para ser un partido confiable” mantiene, pues lo podían haber pensado antes porque si algo han hecho durante todo su mandato es un ruido continuo, un ruido ensordecedor, un ruido que les ha llevado a desatender los problemas cotidianos de la gran ciudad que es Madrid a la que han maltratado sin ningún tipo de reparo. Ahora a seis meses de una cita electoral de nada sirve lamentarse señores de Podemos. El asunto se les ha ido de las manos.

Últimas noticias