Salud y bienestar

Espacio divulgativo de salud en el que te ofrecemos información sobre prevención y hábitos saludables. Conoce a través de diferentes especialistas la sintomatología de diferentes patologías, las novedades en diagnóstico y los tratamientos más innovadores.

  • Image

18 medidas imprescindibles para un embarazo seguro: ¡Más vale prevenir que lamentar!

true

Sobre el autor

Quirónsalud

Puedes encontrarme en @quironsalud

Toda persona debe cuidarse, más si se es una mujer embarazada. Siempre se ha dicho que las gestantes deben prestar especial atención a su hábitos de vida, y más concretamente a los de higiene. La razón: algunas infecciones pueden ocasionar graves enfermedades en el bebé de por vida, como defectos congénitos y discapacidad. Por ello, es recomendable seguir una serie de medidas básicas, que apenas cuestan nada, y que pueden incluirse sin problemas en nuestra rutina diaria.

Desde la Unidad de la Mujer del Hospital Quirónsalud Zaragoza, la médico especialista en Ginecología y Obstetricia del citado centro, la doctora Laura Rodríguez, desgrana así las principales enfermedades infecciosas que pueden transmitirse de la madre al bebé durante la gestación, y qué medidas seguir para evitar las mismas:

A)Toxoplasmosis. Se trata de una infección producida por un parásito que habita en diferentes medios (tierra, agua, heces de animales, entre otros), según informa la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO). El problema de la misma es que cuando un humano la adquiere raramente da síntomas, ya que en menos de un 10% de casos se puede observar un cuadro gripal.

“Únicamente, si la madre se infecta por esta bacteria por primera vez durante el embarazo, ésta puede pasar al feto y provocarle enfermedad. Si la madre ya sufrió la infección con anterioridad a la gestación sus defensas conseguirán controlar al parásito”, subraya la SEGO.

Así, puede provocar graves alteraciones en el desarrollo del cerebro con consecuencias como la muerte fetal intraútero, hidrocefalia, retraso psicomotor, alteraciones en el neurodesarrollo, coriorretinitis o infección ocular de la retina, así como defectos visuales entre otros, detalla la sociedad científica.

“Habitualmente en el primer trimestre de embarazo, con una analítica de sangre, se determinará si has estado en contacto con este parásito. En el caso de que nunca hayas estado expuesta deberás extremar las medidas para evitar el contagio durante la gestación”, avisa la doctora Rodríguez, por lo que aconseja:

1.- Evita tocar gatos y el contacto con excrementos de gatos.

2.- La carne debe estar bien cocinada (>65ºC), debido a que es la única forma de asegurar la eliminación de la toxoplasmosis. Congelar la carne unos días antes de cocinarla reducirá las posibilidades de una infección, pero no las eliminará por completo.

3.- Evita las carnes crudas (embutidos: chorizo, longaniza, jamón serrano, entre otros) a no ser que se congelen 24-48 horas a -20ºC, o 3 días a -10ºC.

4.- Limpia frecuentemente la encimera de la cocina, y aquellos utensilios que han estado en contacto con alimentos crudos.

5.- Lava muy bien las frutas, verduras y hortalizas antes de comerlas.

6.- Evita el contacto con material probablemente contaminado (macetas, tierra de jardín), o utiliza guantes para evitar la exposición directa.

B) Citomegalovirus (CMV). Se trata de un virus que se transmite por contacto próximo a través de la saliva, la orina, las secreciones vaginales, el semen, por vía transplacentaria, y también por la leche materna. “Algunos bebés con CMV congénita, que parecen estar sanos al nacer, pueden presentar signos con el tiempo. A veces, no aparecen hasta algunos meses o años después. Los más frecuentes son la pérdida de la audición y el retraso en el desarrollo. Algunos bebés también pueden presentar problemas de la visión”, advierte la Clínica Mayo norteamericana.

Con ello, la ginecóloga del Hospital Quirónsalud de Zaragoza recomienda a la hora de evitar una infección de estas características:

1.- Lávate las manos a menudo con agua y jabón durante 15-20 segundos, especialmente después de cambiar pañales, limpiar la nariz o la saliva de niños pequeños, o darles de comer.

2.- No compartas comida con niños pequeños, ni te lleves a la boca chupetes, ni cepillos utilizados por ellos.

C) Listeriosis. Según advierte el Centro para el Control y Desarrollo de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), la listeriosis es una infección rara, pero grave, que se produce al consumir alimentos que están contaminados con una bacteria llamada ‘Listeria’. La infección durante el embarazo puede causar aborto espontáneo, muerte fetal, parto prematuro, o una infección potencialmente mortal en el recién nacido.

La experta de la Unidad de la Mujer del Hospital Quirónsalud de Zaragoza detalla en este sentido que se trata de una enfermedad causada por una bacteria que puede desarrollarse en algunos alimentos, por lo que para prevenirla es importante mantener medidas básicas de higiene al manipular alimentos en casa. Asimismo, hay que tener en cuenta que las temperaturas bajas enlentecen su crecimiento, aunque la congelación no la destruye.

Con ello, cree que conviene evitar el consumo de: leche no pasteurizada y de alimentos que puedan contenerla en su preparación; salchichas y embutidos (a no ser que hayan sido cocinados previamente); mariscos refrigerados y ahumados que requieran de refrigeración; patés no enlatados o esterilizados; quesos de pasta blanda o quesos elaborados con leche no pasteurizada.

D) Recomendaciones generales. Finalmente, la ginecóloga aporta una serie de consejos para evitar la contaminación de alimentos por bacterias patógenas:

1.- Cocina los alimentos crudos de origen animal a temperaturas elevadas (>50ºC) y evita beber leche sin tratamiento térmico.

2.- Lava cuidadosamente los alimentos que se consumen crudos, como las verduras, hortalizas, y las frutas, por ejemplo.

3.- No mezcles en la nevera los alimentos crudos con los alimentos cocinados, o listos para consumir.

4.- Limpia a menudo la nevera.

5.-Una vez abiertos, no conserves demasiado tiempo los productos de charcutería que requieran de conservación en nevera.

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias