Castilla y León

Castilla y León, orgullosa de Julio Herrero

Emotivo homenaje de la Comunidad al ex director general de Aspaym, que dará nombre a la sede que la entidad tiene en la calle Treviño de Valladolid

Julio Herrero, el que fuera director general de Aspaym entre 1996 y 2018 y que fallecía en septiembre del pasado año, recibía ayer un merecido homenaje de los vallisoletanos en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid. Más de medio millar de personas, entre familiares, amigos, trabajadores y representantes de instituciones públicas y privadas participaban en este emotivo acto para recordar a una de las personas que más ha hecho por la Discapacidad en España. No en vano, la sede que la entidad tiene en la calle Treviño de Valladolid se llamará a partir de ahora "Edificio Julio Herrero", según anunciaba durante el transcurso de este fenomenal homenaje el presidente nacional de Aspaym, el abulense Ángel de Propios, para quien Julio Herrero fue un maestro a la hora de trabajar por la discapacidad y montar proyectos por este fin. "Tenemos que continuar con ese legado y trabajar por lo que él trabajaba; se lo debemos", apuntaba De propios.

Miguel Castañeda conducía este acto que arrancaba con un vídeo que daba a conocer al Julio Herrero más íntimo y que contaba con la presencia en el escenario de de Azael y Javier, los hijos de Julio. Una parte de la gala en la que participaban también amigos, familiares y antiguos compañeros del ex director general de Aspaym. El cantante vallisoletano Jesús Cifuentes, líder de Celtas Cortos, marcaba el ecuador del homenaje tocando una versión en acústico de su tema ‘Días de colores’, como guiño a los conciertos solidarios organizados por ASPAYM Castilla y León bajo la batuta de Julio Herrero. A continuación, los trabajadores Roberto Vega y Javier Maniegas repasaban también la trayectoria laboral del antiguo director de la entidad, en una intervención que culminaba con un segundo vídeo protagonizado por el resto de trabajadores.

El acto concluía con un ‘brindis’ de bombón acompañado por el tema de La Traviata de Verdi ‘Libiamo’, en homenaje a la pasión de Julio Herrero por la música clásica. Los asistentes recibieron además un marcapáginas de recuerdo, con la frase recurrente de Julio Herrero ‘Sed buenos y felices. Y, si es incompatible, sed felices’.