Cataluña: la verdad asusta al miedo

FC Barcelona-Real Madrid CF
18/12/2019.- Miles de aficionados levantan pancartas y cartulinas en el estadio del Camp Nou minutos antes de que comience el partido aplazado de LaLiga entre el Barcelona y el Real Madrid. EFE/ Alejandro GarcíaAlejandro GarcíaEFE

Desde Nueva York, pegado a la pantalla mientras el juicio era retransmitido en directo, Julio Valdeón, a la cabeza del periodismo del mundo hispano, olfatea como un sabueso, con la venia del PSUC, el recuento de un golpe de Estado sucedido en España, en una comunidad autónoma rica, cuyas élites contribuyeron a la victoria de Franco y se beneficiaron de su dictadura.

Lo recuerda Félix Ovejero en el prólogo del libro de Valdeón Separatistas ante los ropones. Crónica de un juicio, testimonio imprescindible de cómo la justicia aseguró la supervivencia del Estado de Derecho, frente a políticos insurrectos «capaces de honrar a delincuentes insertos en tramas criminales y considerar a racistas explícitos como guías y líderes». A mitad de camino entre la crónica y la columna canalla, el universal Julio Valdeón Blanco, corresponsal estrella de La Razón, ha escrito una obra que quedará para la historia.

Sin estas piezas descarnadas y de alto voltaje periodístico, se entiende sólo a medias lo sucedido entre febrero y junio de 2019; meses tras los cuales, siete magistrados deliberaron hasta la extenuación para sentenciar a los acusados, a penas de entre 9 y 13 años de cárcel, por los delitos de sedición y malversación de caudales. A Valdeón le quisieron censurar este libro. Felizmente, un editor valiente se atrevió a publicarlo y, gracias a ello, el amable lector tiene ahora la verdad a su alcance.

Julio Valdeón Blanco, es un periodista insobornable. Tan audaz, como para desenmascarar de una a quienes llenaron Cataluña de charnegos y se inventaron una república xenófoba a orillas del Mediterráneo. Anticipativo y lúcido, como corresponde a un periodista de su tiempo, el autor de Separatistas ante los ropones. Crónica de un juicio, otea desde su sexto sentido el panorama actual y futuro de Cataluña y exclama: «La verdad, asusta al miedo», ante un territorio de españoles mayoritariamente decentes, sometido a la demencia de unos secesionistas emponzoñados por el odio.

Lo mejor de este libro es que no se refiere al pasado, sino que ofrece un texto de rabiosa actualidad, como demuestran los hechos —para frotarse los ojos— acaecidas en las últimas horas en Barcelona, con motivo del «clásico» entre el Real Madrid y el Barça. Nunca estaremos suficientemente agradecidos por libros como este, capaces de contar lo que es como es, con arrojo y afán de verdad. Así que molt bé. ¡Visca Catalunya!