Los pueblos resisten mejor al virus

Una quincena de zonas básicas de salud del medio rural de la Comunidad se encuentran limpias de covid

Castilla y León se encuentra en situación de máximo riesgo por la delicada situación epidemiológica que presenta, después de que este sábado batiera su récord de la serie histórica desde marzo, con 1.406 nuevos contagios de coronavirus. Tres capitales de provincia como Léon, Palencia y Salamanca se encuentran confinadas al igual que otros municipios de relevancia por su población en la Comunidad, como es el caso de San Andrés del Rabanedo, Miranda de Ebro o Medina del Campo. Más 430.000 personas viven en estos núcleos de población que tienen restringida la movilidad, además de otras medidas de restricción que afectan a toda Castilla y León, como la prohibición de consumir en las barras de bares y restaurantes o de fumar en las terrazas, así como de juntarse más de seis personas.

Pero ante esta complicada situación, que el propio vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, califica de “dramática”, además de advertir de que esta segunda ola puede ser “más terrible” que la primera de marzo y abril, hay lugares o aldeas galas, como en el popular cómic de Astérix y Obélix, que están plantando cara a los embates de esta pandemia que parece no tener fin y que, en definitiva, están consiguiendo que el virus no se acerque por allí. Son las denominadas zonas verdes o limpias de covid por no registrar ningún contagio en los últimos catorce días, y en las que sólo tienen como medidas de restricción mantener la distancia social, el uso de la mascarilla y la limpieza de manos.

En estos momentos, Castilla y León cuenta con quince zonas básicas de salud de este color, una minoría sí comparado con el predominante color naranja del mapa de la Comunidad, todas ellas ubicadas en el medio rural, la mayoría en las provincias de Burgos, con cuatro áreas sin positivos en las dos últimas semanas, seguido de tres en Zamora. Es el caso de Sedano, dos áreas del Valle de Valdebezana y el Valle de Mena; Pinares-Covaleda, Berlanga de Duero, Almazán y Gomara, en la provincia de Soria; y Carbajales de Alba, Alto Sanabria y Santibáñez Vidrial, en Zamora.

Además, en los últimos siete días, las provincias de Ávila, Burgos, Salamanca y Zamora mantiene tres zonas cada una de ellas en el medio rural sin presencia de coronavirus, a las que se suman dos más en Valladolid y Soria. Además, tres más, dos de Segovia y dos de Burgos.

La mejor evolución de pandemia se registra en Ávila en la zona de Muñico, Navarredonda de Gredos y Candeleda, mientras que en Burgos son las de Sedano, Valle de Tobalina y Valle de Valdebezana, mientras en Valle de Mena y Villarcayo registran tan solo uno. Salamanca añade las de Fuentes de Oñoro, Robleda y Fuente de San Esteban. También la provincia soriana anota dos zonas en verde, Almazán y Gomara, como las de Esguevillas y Villafrechós, en Valladolid, y las de Alta Sanabria, Santibáñez de Vidriales y Carbajales de Alba, en Zamora.

Casi libres de coronavirus están en la última semana las zonas de Villacastín, en Segovia y Ávila, y Sepúlveda, que siguen en verde. Y son zonas con baja incidencia las áreas abuleneses de Arenas de San Pedro (tres casos), Cebreros (tres) y Las Navas del Marqués (dos); la salmantina de Vitigudino (tres); las sorianas de Berlanga de Duero (uno) y Pinares-Covaleda (uno), y las zamoranas de Bermillo de Sayago (dos) y Villarrín (uno).

En estos lugares, pintados en el mapa de color amarillo, se pide como medida extraordinaria que no realicen desplazamientos innecesarias además de extremar las precauciones.