Castilla y León se implica frente a la pobreza extrema

La Junta destina más de tres millones de euros a una veintena de proyectos de cooperación internacional al desarrollo

Castilla y León vuelve a poner de manifiesto su solidaridad con los que menos tienen y más necesitan, y que siempre está ahí para echar una mano en la medida de sus posibilidades donde haga falta, en cualquier punto del mundo que requiera de ayuda y en cualquier momento o circunstancia, como pueda ser esta pandemia que parece no tener fin, para que la gente pueda vivir con dignidad, que no es otra cosa que con acceso al agua potable, al saneamiento, a alimentos, educación y sanidad, derechos fundamentales de los que millones de personas se ven privados en la actualidad en todo el mundo. Al respecto, según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en estos momentos más de 800 millones de personas aún viven con menos de un euro al día.

Así, el Gobierno autonómico, a través de su Consejería de Transparencia, Ordenación del territorio y Acción Exterior, destinará más de tres millones de euros a 19 proyectos de cooperación al desarrollo por todo el planeta, aunque casi la mitad se desarrollarán en el África Subsahariana, que tienen como objetivo que las personas afectadas puedan tener una vida más digna. El 26 por ciento de esta subvención se dirigirá a colectivos especialmente vulnerables de la América Hispana y dos de cada diez euros irán a países de Centroamérica, donde existe una larga trayectoria de colaboración. El seis por ciento restante corresponde a una intervención en India, según informan fuentes del departamento que dirige Francisco Igea.

Cuatro de cada diez euros se dedicarán a la mejora del acceso al agua y saneamiento en zonas remotas y rurales o en comunidades indígenas; el 26 por ciento de los fondos se enfocan en la mejora de la calidad educativa; y el 21 por ciento se asigna para aquellos proyectos enfocados en el derecho a la alimentación.

En menor medida se encuentran las intervenciones enfocadas en el derecho humano a la salud y vivienda adecuada, a las que se dirige uno de cada diez euros, sectores en los que sin duda estas intervenciones supondrán un impacto muy positivo en el desarrollo de las comunidades y en la calidad de vida de su población.

Todos los proyectos apoyados contemplan entre sus prioridades el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género, así como la aplicación del enfoque basado en derechos humanos, como base de cualquier proceso de desarrollo.

Sensibilización

El apoyo de la Junta de Castilla y León a estos proyectos de desarrollo no solo incide en la población de los países empobrecidos, pues también se incluyen actuaciones dentro del propio territorio de la comunidad autónoma dirigidas a la sensibilización y concienciación de la ciudadanía castellana y leonesa en relación con las situaciones de desigualdad e injusticia social que abordan los proyectos de desarrollo. Hay que destacar que 17 de los 19 proyectos subvencionados llevarán a cabo actividades cuyo objetivo es fomentar la creación de puentes que reflejen la solidaridad, el compromiso de las personas local y globalmente para comprender y ser conscientes de su corresponsabilidad en cuestiones como las causas de las desigualdades, el incumplimiento de los derechos humanos y los problemas del desarrollo.

La Junta de Castilla y León se suma de esta forma al llamamiento de actuación conjunta frente a la pobreza extrema, dando su apoyo y renovando su compromiso en la promoción del desarrollo sostenible y en la búsqueda de un mundo más equitativo y más justo para todos.

“La búsqueda de la justicia social implica hablar de una equidad en la que nadie se quede atrás, lo cual no es posible sin tener en cuenta otros aspectos como la cuestión medioambiental y el efecto que este tiene en las condiciones de vida de las personas”, apuntan desde la Consejería de Transparencia.