El CES propone sentar las bases de una economía «fuerte» y un giro industrial en Castilla y León

Enrique Cabero pide también un pacto de Comunidad para luchar de forma eficaz contra el fraude y la evasión fiscales y el blanqueo de capitales

El presidente del Consejo Económico y Social de Castilla y León (CES), Enrique Cabero, presenta el informe "Situación económica y social de Castilla y León en 2020"
El presidente del Consejo Económico y Social de Castilla y León (CES), Enrique Cabero, presenta el informe "Situación económica y social de Castilla y León en 2020"Rubén Cacho/IcalAgencia ICAL

El presidente del Consejo Económico y Social (CES), Enrique Cabero, ve necesario sentar las bases de una economía autonómica «fuerte y resiliente» que promueva el bienestar de la ciudadanía, a la vez que recomienda dar un giro hacia un marco de mayor planificación a medio y largo plazo en la política de industrialización y cohesión territorial de la Junta.

Por ello entiende que se debe adoptar una estrategia de «transformación estructural y reasignación de recursos» para hacer frente a la «baja» productividad, a la digitalización de la economía y a la «pérdida continuada» de población.

Entre sus recomendaciones también se encuentra el impulso de un pacto de Comunidad para luchar de forma eficaz contra el fraude y la evasión fiscales y el blanqueo de capitales, y para ello ha realizado un llamamiento para que se busquen los consensos necesarios que permitan involucrar en esta iniciativa a las instituciones, dando además participación a la sociedad civil.

Cabero también ha considerado que «el gran reto» de la Comunidad en lo que queda de 2021 es «recuperar la senda del crecimiento» para vaticinar, con esas mimbres, que la economía autonómica despegará en 2022 y alcanzará niveles semejantes a la era precovid en los primeros meses de 2023 con «variables razonables y estables» y ha incidido que sin resolver el problema sanitario no puede existir una normalización económica.

El Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León apuesta por seguir bajando las tasas universitarias hasta alcanzar los precios de las comunidades “más asequibles” ante la situación económica y social que ha provocado la pandemia del COVID-19. En su opinión, se deben alcanzar unas matrículas que impulsen la igualdad de oportunidades y suponga un paso más para la vertebración y cohesión social.

En ese sentido, el informe del CES ‘Situación económica y social’ de 2020, consultado por Ical, ve necesario reforzar a las universidades para que sean capaces de atraer y retener un capital humano “altamente cualificado” e incrementar los esfuerzos para lograr un ecosistema universitario de referencia internacional, que además actúe como “elemento tractor”.