Objetivo: acabar con la “inercia” detectada en los cursos de formación

El Gobierno regional realizará un esfuerzo para captar a alumnos con una menor formación en unos cambios que se consensuarán en el seno del Diálogo Social.

El vicepresidente, Francisco Igea, la consejera de Empleo, Carlota Amigo, y el consejero de Economía, Carlos Fernández Carriedo, presentan el estudio sobre Políticas Activas de Empleo en Castilla y León realizado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AiREF)
El vicepresidente, Francisco Igea, la consejera de Empleo, Carlota Amigo, y el consejero de Economía, Carlos Fernández Carriedo, presentan el estudio sobre Políticas Activas de Empleo en Castilla y León realizado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AiREF) FOTO: Rubén Cacho Agencia ICAL

Un informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), encargado por la Junta de Castilla y León, ha recomendado a esta Administración acabar con la “inercia” que observa en algunos programas formativos de las políticas activas de empleo desarrolladas en esta Comunidad, en palabras de la consejera de Empleo e Industria, Carlota Amigo, durante la presentación del estudio junto al vicepresidente Francisco Igea y el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo.

La Junta de Castilla y León corregirá “la inercia” detectada en los cursos de formación de las políticas activas de empleo y realizará “un esfuerzo de motivación” para captar a alumnos con una menor formación en unos cambios que se consensuarán en el seno del Diálogo Social.

Igea ha defendido la conveniencia de este tipo de estudios como uno de los “ejes centrales de este Gobierno de coalición” entre el PP y Cs, ya que estos informes permiten conocer si las políticas aplicadas están “siendo eficaces o no”.

En este caso, sin mencionar expresamente el término de “inercia” utilizado por Amigo, el informe de la AIReF reconoce que las políticas activas de empleo aplicadas en esta Comunidad “tienen un impacto positivo pero modesto en la empleabilidad”, que en concreto mejora entre un 5 y un 10 por ciento en las personas que participan en programas formativos, frente a personas de un perfil similar que no lo hacen, informa Efe.

Tras ese reconocimiento, en un análisis más detallado, la AIReF cuestiona buena parte de las políticas aplicadas en dos de los programas principales formativos, como son el de Formación para Desempleados (FOD) y los Itinerarios de Orientación, Formación e Inserción (OFI), y también otros más específicos como los de Contratación de Desempleados de la Minería por Entidades Locales (ELMIN) y el de Contratación por Instituciones sin Ánimo de Lucro (PRORGAN).Sobre estos últimos, el informe apunta que la contratación directa de desempleados de la minería no tiene beneficios sobre la empleabilidad posterior de las personas contratadas.

En general, el informe identifica una “escasa” orientación de las políticas a los resultados, una “ausencia de diagnóstico y tratamiento individualizado” y una “importante falta de recursos” para llevar a cabo el seguimiento y evaluación sistemáticos de los resultados de los programas, a pesar del elevado volumen de información del que dispone el Servicio Público de Empleo de Castilla y León (ECYL).La AIReF ha cuestionado también la “alta carga administrativa” con la que opera ECyL, lo que desemboca en “programas generalistas fragmentados según la fuente de financiación” y en “solapamientos de programas entre los que se aprecia muy poca coordinación”.

Para superar estos problemas, el informe señala como posibles soluciones que el Gobierno central aborde reformas estructurales y que la Junta simplifique los procedimientos, potencie las capacidades de orientación e intermediación de los servicios públicos de empleo y desarrollan herramientas de diagnóstico avanzadas, en referencia al ‘Big Data’ -datos-. Además, propone aumentar los recursos técnicos y humanos dedicados a la planificación, seguimiento y evaluación de los programas, especialmente con la creación de una unidad interna de seguimiento, con independencia de las evaluaciones ex-post y de medio plazo realizadas por instituciones independientes como la AIReF.

El documento recomienda igualmente avanzar hacia un modelo de prestación de servicios más flexible, que permita ofrecer una atención integral a los usuarios y con una mejor coordinación entre los programas.Para la realización de este informe, la AIReF ha combinado el análisis documental con entrevistas a los responsables del ECYL y a otros actores relevantes, encuestas a entidades y trabajadores que han participado en los programas de formación y revisión de buenas prácticas en otras comunidades autónomas, entre otras fuentes de información.

La consejera de Empleo e Industria ha calificado este análisis de la Airef como “constructivo” y ha valorado de su contenido que es “totalmente independiente y ajeno”, ya que ha reconocido que las evaluaciones internas realizadas en el Ecyl los objetivos que se miden “no son a largo plazo”.

”No podemos dejarnos llevar por la inercia de hacer siempre lo de siempre”, ha resumido Amigo apoyada en las recomendaciones del informe y antes de asegurar que toman sus conclusiones como una “hora de ruta” en la que están “trabajando ya” y en la que esperan incorporar el consenso con los agentes del Diálogo Social, tanto de sindicatos como la patronal.

En este sentido, ha defendido la conveniencia de que se apliquen los “cambios necesarios en los distintos programas”, para “reforzarlos y mejorar sus resultados