Dos detenidos por apología del terrorismo racista a través de las redes sociales

Los arrestados son de Lleida y Alicante y lanzaban proclamas xenófobas parecidas a las del autor de la matanza de Nueva Zelanda en 2019

Una operación conjunta entre los Mossos d’Esquadra y la Guardia Civil ha permitido detener a dos hombres en la Pobla de Cérvoles (Lleida) y en Campello (Alicante), por presunta incitación al odio contra extranjeros y enaltecimiento del terrorismo racista, con mensajes ensalzando el asesinato racista de 51 personas en Christchurch (Nueva Zelanda) en 2019.

La Policía Autonómica ha detallado en un comunicado que los arrestos tuvieron lugar el 11 de septiembre, en un dispositivo de estos cuerpos de seguridad. Aseguran también que se trata de primera la investigación policial a nivel de España vinculada al supremacismo blanco, en la línea del citado suceso de Nueva Zelanda, y de otros ocurridos en Estados Unidos en estos últimos años.

Las dos personas, defensoras del pensamiento racista vinculado a la supremacía blanca, que defiende la superioridad de la raza blanca por encima del resto, gestionaban varios perfiles en sitios web y en diferentes canales de mensajería instantánea. De la misma manera que otros muchos grupos o reductos de esta índole utilizan las redes sociales por ser más fácil conservar el anonimato, ellos también.

Con estos perfiles en las redes sociales, sin obviamente difundir sus identidades, los detenidos se dedicaban a difundir mensajes de contenido racista contra otros colectivos por razón de su raza, origen, creencias, manifestaciones políticas, sexo y orientación sexual.

Los Mossos aseguran que también publicaban mensajes donde se ensalza a terroristas como el autor del asesinato racista de 51 personas en Christchurch, , Brenton Tarrant, y se incitaba a cometer nuevos ataques similares contra personas de otras razas.

El principal sospechoso de los ataques en Christchurch, el australiano Brenton Tarrant, fue arrestado y acusado de asesinato. El día escogido para la masacre no fue al azar. Era viernes, jornada sagrada del islam, y los objetivos eran mezquitas de la zona. Por lo tanto, mucha afluencia en los templos. Fue el primer tiroteo masivo en el país desde 1990.

En esos ataques, también circuló por las redes sociales un manifiesto difundido por Tarrant. En el texto, declaraba su odio hacia los musulmanes, y esgrimía con claridad una apología de la violencia. El documento tiene 74 páginas, y en él se califica a los inmigrantes de “invasores”.

En el caso de Lleida y Alicante, se desconoce si leyeron el citado documento. Los detenidos defendían, en sus mensajes y en manifiestos que habían publicado, un tipo de ideas menos tópicas y más extravagantes. Por ejemplo, la creación de comunidades blancas aisladas y autosuficientes en entornos rurales que tenían que abastecer de armas y prepararse para lo que llamaban la guerra racial, precisan los Mossos.

La policía agrega que “según decían y defendían, prepararse para este conflicto era la única forma en que la raza blanca podría sobrevivir a la llegada de otros colectivos de extranjeros que, siempre según sus manifestaciones, actualmente se produce en los países occidentales”.

Lo agentes afirman que con el objetivo de crear una de estas comunidades, los dos detenidos vivieron durante unos meses en dos casas aisladas en la localidad de la Pobla de Cérvoles.

Con estos datos, las fuerzas de seguridad investigan también la intención de estas dos personas de conseguir armas.

La investigación se inició a mediados de 2019, cuando se localizó en Internet un documento, publicado por uno de los ahora detenidos, a modo de ideario y guía programática que tenía muchos elementos en común con otros escritos hechos por terroristas vinculados al supremacía blanca y posteriormente se identificaron a las dos personas viviendo juntos en una zona aislada.

Durante estos meses, la investigación, tutelada por el Juzgado de Instrucción 4 de Lleida, ha permitido conocer con detalle la actividad delictiva de los dos detenidos en la red y controlar la supuesta comunidad aislada y armada que pretendían crear.

La investigación ha permitido corroborar que los arrestados mantienen su ideario supremacista basado en tres aspectos, el primero sería su fuerte nacionalismo blanco amparado en una base científica que posiciona los blancos por encima del resto de razas humanas.

El segundo es, según los Mossos, su postura antisistema, “consideran que la actual clase política gobernante quiere perjudicar los blancos y por ello favorece la inmigración clandestina norte africana hacia Europa y de todo tipo de razas”.

El tercer aspecto relevante para la policía sería "la justificación del uso de la violencia, así como el enaltecimiento de acciones terroristas producidas para con inmigrantes o colectivos no blancos.

Uno de los investigados presuntamente pretendía suministrar sustancias químicas para inhibir la voluntad a una mujer con el objetivo de mantener relaciones sexuales.

Los dos jóvenes han quedado en libertad con cargos, con la obligación de ir a firmar al juzgado de manera quincenal y con la retirada del pasaporte de uno de ellos ya que dispone de doble nacionalidad española y americana.