El Mobile World Congress vuelve a Barcelona, pero con restricciones

John Hoffman, CEO de GSMA, quiere celebrar el evento del 28 al 1 de julio. “Será un MWC 2021 seguro, híbrido y vibrante en Barcelona”

La mayor feria de móviles del mundo regresará a Barcelona en verano
La mayor feria de móviles del mundo regresará a Barcelona en veranoEmilio MorenattiAP

En Barcelona vuelve a sonar el despertador. Los amantes de la tecnología están de enhorabuena, pues hoy, John Hoffman, CEO de GSMA, ha confirmado la vuelta del Mobile World Congress a la capital catalana tras su cancelación el año pasado por el coronavirus. Sin embargo, debido a la situación actual, el mismo ha confirmado que se tratará de un “evento diferente al de ediciones anteriores”, como ha ocurrido con otros grandes eventos celebrados a lo largo del último año. Para acceder, se exigirá una prueba con resultado negativo en prueba PCR; habrá, además, un espacio dentro del evento para realizarse una prueba covid y contará con limitaciones de aforo.

El ejecutivo ha dado fecha: del 28 de junio al 1 de julio. Aunque aún no es oficial, afirma estar trabajando “incansablemente” con los organismos necesarios para su celebración: Fira de Barcelona, donde se celebró la anterior edición, el Ayuntamiento, la Generalitat, el Gobierno y Turismo de Barcelona. Asimismo, en una entrevista con ANC, Hoffman aseguró que de las empresas contactadas, un total del 80% ya había confirmado su asistencia. “Hemos logrado un progreso significativo para llegar a este punto y ahora estamos 100 % centrados en traer de vuelta el evento, en persona, del 28 de junio al 1 de julio de este año”, afirmó el máximo responsable de la compañía GSMA.

Una decisión compleja

La cancelación del Mobile World Congress supuso un gran impacto por partida triple. Para Barcelona, pues el impacto económico del evento estaba estimado en 500 millones de euros; para el sector tecnológico, pues se trata del mayor evento del sector de todo el mundo; y para empresarios y asistentes, ya que no deja de ser una manera de generar ingresos en las arcas particulares.

Un año después de lo sucedido, el ejecutivo afirma que se trató de una decisión compleja que “no se tomó a la ligera” ya que no se conocía el impacto real de la pandemia. “Si nos equivocábamos, provocaríamos una profunda perturbación y consecuencias para más de 2.300 expositores y más de 100.000 asistentes, sin mencionar el impacto en negocios, trabajadores y la comunidad local”, indicó el directivo. Sabiendo cómo se han desenvuelto los hechos, la decisión de cancelar “fue la correcta”, puesto que “ayudó a detener la propagación del virus en Barcelona y más allá, salvando vidas como resultado”.

De hecho, el Mobile World Congress fue el primer gran evento cancelado por culpa del coronavirus. Esto desencadenó una serie de hechos en forma de cancelaciones que supusieron un retroceso económico a nivel mundial. En la actualidad, según Hoffman, “es difícil imaginar volver exactamente al punto en el que estábamo