ERC usa el primer pleno tras el 14-F para presionar a JxCat: “Es necesaria una investidura lo antes posible”

Tenso cara a cara Illa-Aragonès, el socialista reprocha la parálisis independentista y reta al republicano a dar un “paso al lado”

El líder del PSC, Salvador Illa, interpela al vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, durante el pleno del Parlament
El líder del PSC, Salvador Illa, interpela al vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, durante el pleno del ParlamentEnric FontcubertaEFE

Primer pleno ordinario en el Parlament después las elecciones del pasado 14 de febrero, vuelta al hemiciclo tras la ya lejana sesión del 16 de diciembre -las de la constitución de la cámara y la investidura fallida se celebraron en el Auditorio- y cuando queda menos de un mes para que se convoquen de forma automática nuevos comicios si no hay president. Con las negociaciones estancadas, el independentismo a la greña y una pandemia que no cesa, Esquerra ha aprovechado el foco para redoblar la presión hacia JxCat: “Es necesaria una investidura lo antes posible”, ha advertido Pere Aragonès en una de sus intervenciones como vicepresidente en funciones. Un nuevo aviso al partido de Carles Puigdemont -los republicanos han pedido a los posconvergentes “no jugar con los plazos”- tras la cumbre celebrada esta semana en la cárcel de Lledoners para tratar de desbloquear la formación del Govern.

“La necesidad es clara y no es de los que nos sentamos en este hemiciclo, la necesidad es de la gente”, ha asegurado el presidenciable republicano en su intervención en la sesión de control en el Parlament. Y lo ha dicho después de que el nuevo presidente de ERC en la Cámara catalana, Josep Maria Jové, que forma parte del equipo negociador de los republicanos, haya insistido en que hace falta un acuerdo con Junts y si es esta semana mejor que la siguiente: “No valen excusas, no podemos perder más el tiempo. Es responsabilidad de todos, también de nosotros”.

ERC, que en todo momento ha apostado por un Govern de corte independentista -la “conjura del 52%” en referencia a la mayoría lograda en las urnas, como repiten republicanos y posconvergentes- ha desgranado las prioridades de este hipotético Ejecutivo: “Las elecciones del 14 de febrero dejaron bien claro que hay una clara voluntad de avanzar para que este país decida, que haya plena libertad, los presos salgan a la calle y los exiliados puedan volver en libertad, y afrontar también una reconstrucción en clave de progreso de la sociedad y de la economía del país”. Es decir, presionar con el órdago de la amnistía y la autodeterminación al Gobierno y gestionar la pospandemia en plena crisis.

Illa, a Aragonès: “Cada ultimátum que usted pone encima de la mesa sirve para restarle credibilidad”

La sesión de este jueves en el Parlament ha servido para ver a Salvador Illa en el hemiciclo como líder de los socialistas. El exministro se ha estrenado con una intervención contundente, sin rodeos y destinada a confrontar directamente con ERC y Pere Aragonès. “Cada ultimátum que usted pone encima de la mesa sirve para restarle credibilidad, cada sesión de negociación sirve para resaltar sus discrepancias y desencuentros. Llevan más de cinco años gobernando juntos y no saben adónde quieren llevar al país”, le ha espetado en la misma sesión de control al Govern en funciones.

Illa ha aprovechado para criticar las dificultades evidentes entre ERC y JxCat para reeditar un gobierno de coalición que demuestran que “lo que no ha funcionado no funcionará” y ha pedido al dirigente republicano que lo asuma, “dé un paso al lado” y se sume de forma externa “a una mayoría de izquierdas” encabezada por los socialistas.

Entonces, Aragonès ha replicado al líder socialista y ha defendido que en las elecciones del pasado 14 de febrero los ciudadanos dieron la mayoría absoluta “en votos y escaños” a las formaciones independentistas. “La realidad es tozuda, con los resultados del 14-F usted no será presidente”, ha añadido.