Cataluña permite pedir cita para vacunarse a la franja de 40 a 44 años

Desde hoy mismo ya pueden acceder a pedir hora aquellos nacidos después de 1977

GRAFCAT4231 BARCELONA 3/6/2021.- Una profesional sanitaria del CAP Drassanes prepara una dosis de la vacuna Jansen para la COVID-19 en el centro abierto de la Fundación Arrels, que este jueves acoge la vacunación de unas cincuenta de personas sin hogar. EFE/Toni Albir
GRAFCAT4231 BARCELONA 3/6/2021.- Una profesional sanitaria del CAP Drassanes prepara una dosis de la vacuna Jansen para la COVID-19 en el centro abierto de la Fundación Arrels, que este jueves acoge la vacunación de unas cincuenta de personas sin hogar. EFE/Toni AlbirToni AlbirEFE

A falta de unos días para que se cumplan un año y tres meses de pandemia, la situación en Cataluña parece estar, por primera vez, cerca de llegar al final. Tras varias semanas de indicadores a la baja y con la vacunación a muy buen ritmo, ayer, la secretaria de Salud Pública de la Generalitat, Carmen Cabezas, anunció que se abría la convocatoria para que las personas de la franja de edad entre 40 y 44 años pudiesen pedir cita previa.

Este nuevo colectivo, los nacidos entre 1977 y 1981 recibirá Pfizer, Moderna o Janssen, según la disponibilidad de cada centro. El vial de AstraZaneca quedará fuera de las posibles para inocular debido al veto por parte del gobierno central de vacunar a los menores de 50 años con ella. Además, Cabezas declaró que siguen con la vacunación a personas mayores de 45 años, a colectivos esenciales, a colectivos con dificultad de captación para la segunda dosis y a personas de muy alto riesgo o riesgo elevado.

Aprovechando el anuncio de la nueva franja de vacunación, la responsable quiso hacer también un llamamiento para que se vacunen también los fines de semana. Desde hace unas semanas, las autoridades hacen hincapié en que la gente se vacune todos los días de la semana o, si no van a asistir, cancelen la cita para hacer más ágil la campaña.

En relación con las franjas de edad inferiores a 40, Cabezas anunció que la idea es que estos nuevos tramos sigan bajando por décadas, pero permitiendo el solapamiento para que pueda ser más simultáneo y rápido. Esto es una de las peticiones que los expertos han realizado en los últimos días para agilizar en gran medida la vacunación. Aun así, Cabezas no quiso avanzar fecha alguna para esta idea.

Respecto a la estrategia de vacunación, Cabezas celebró que ayer jueves Cataluña alcanzó los cinco millones de vacunas administradas entre primeras y segundas dosis desde el inicio de la campaña en diciembre, por lo que han inoculado el 89% de las dosis que han llegado. «Es resultado del esfuerzo tan importante que está haciendo todo el sistema de salud catalán», reivindicó Cabezas, que quiso destacar el hito conseguido la semana pasada, en la que más vacunas han administrado hasta el momento y aseguró que salud aún quiere poner más.

Sobre la situación de los indicadores epidemiológicos derivados de la pandemia, Cabezas argumentó que la situación es «buena» con una tendencia a la baja en la incidencia acumulada en la última semana, los ingresos hospitalarios y las defunciones, entre otros.

Cabezas avanzó que el viernes se reunirán con el sector del ocio nocturno para trabajar con el plan sectorial y valorar la situación epidemiológica con el objetivo de identificar las medidas «más adecuadas» que permitan, en sus palabras, reabrir próximamente en el periodo de unas semanas. «Somos conscientes de que el ocio nocturno es un sector que ha sufrido», insitió la secretaria, quien recordó que fue de los primeros en cerrar a causa de las restricciones de la pandemia.

El análisis de las aguas residuales, una técnica habitual para la detección precoz de la evolución del virus en la sociedad, también ha mostrado en los últimos días unos datos muy favorables. Este procedimiento, además, que permite avanzarse en el porvenir de la epidemia y sus efectos ha seguido la misma evolución que la bajada vista en los últimos meses en Cataluña. Sus responsables quisieron destacar que estos datos en las aguas residuales suponen una «muy buena» noticia que hace pensar en el final de la pandemia.