Aragonès se reúne con Puigdemont en Waterloo

El nuevo presidente de la Generalitat visita a su antecesor tras los últimos encuentros con Pedro Sánchez y el Rey

Thumbnail

Carles Puigdemont y Pere Aragonès se reunieron ayer viernes cara a cara en casa del expresidente para hablar del futuro de la legislatura del republicano al mando de la Generalitat. La visita no llega en un momento cualquiera, el recién elegido president ha cambiado en los últimos días las relaciones con los altos cargos españoles como su saludo y posterior encuentro con Pedro Sánchez en Barcelona, un cambio sustancial en relación con lo hecho por Torra durante su mandato. Además, el republicano llegó a saludar al Rey en un encuentro durante las jornadas del Cercle de Economía que se celebran estos días en Barcelona.

A pocos días de que se oficialicen los indultos, se preve que hablen de este tema y de la estrategia secesionista en el futuro. Será la primera reunión entre los dos desde que Aragonès es presidente de la Generalitat, donde el republicano llegó a conseguir la presidencia tras unas duras negociaciones con el partido de Puigdemont. Este pretendía controlar el poder del ejecutivo desde el Consejo de la Republica, un órgano creado por lideres secesionistas que no ha conseguido el fuelle necesario desde su creación.

Aragonès ha defendido que la reunión con Puigdemont no sólo ha representado “el reconocimiento institucional a un presidente de la Generalitat que lo fue en los momentos de una legislatura extremadamente difícil”, sino también una voluntad de continuidad institucional de la Generalitat, y ha asegurado que este será el primero de diversos encuentros.

“Iniciamos esta nueva relación institucional, desde mi responsabilidad como presidente de la Generalitat, y trabajaremos para que próximas reuniones se puedan hacer en un clima de normalidad, acabada la represión”, y se puedan mantener en el Palau de la Generalitat, ha dicho Aragonès.

Ambos han tratado la reunión con mucha importancia, según Puigdemont, que ha defendido que todos los eventuales acuerdos deben partir del mutuo reconocimiento y del respeto del rol que juega cada uno, y ha remarcado que ha sido una reunión institucional: “No era una reunión ejecutiva para intentar abrir carpetas de acuerdos o desacuerdos, que ya se está haciendo en su marco”. Han expresado su agradecimiento mutuo por el encuentro y, preguntados por el papel del Consell per la República (CxRep), que lidera Puigdemont, Aragonès ha recordado que se estableció en el acuerdo entre ERC y Junts para investirle presidente, y han señalado que ha sido una reunión por respeto a la institución de la Generalitat.

Críticas al encuentro

La portavoz del PSC en el Parlament, Alícia Romero, ha criticado que el presidente del Govern, Pere Aragonès, haya optado por reunirse con el expresidente Carles Puigdemont en Bélgica el mismo día que el jefe de Gobierno, Pedro Sánchez, visita Barcelona y participa en la Reunión Anual del Cercle d’Economia: “Son las hipotecas de ERC y Aragonès por pactar con Junts”.

“Ha decidido priorizar visitar a Carles Puigdemont, supongo que con los condicionantes que le pone Junts en un acuerdo que ya hemos dicho que nace fracasado”, ha subrayado en rueda de prensa en el Parlament este jueves, después de la primera reunión ordinaria del gobierno alternativo liderado por el presidente del PSC-Units en la Cámara, Salvador Illa.