El Parlament de Cataluña abrirá sus puertas a los presos independentistas indultados

La presidenta, Laura Borràs, ha dicho hoy que los políticos condenados por el proceso “volverán” a la cámara catalana

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, se ha reunido este lunes en la Cámara catalana con el director del Mobile World Congress (MWC), John Hoffman.
La presidenta del Parlament, Laura Borràs, se ha reunido este lunes en la Cámara catalana con el director del Mobile World Congress (MWC), John Hoffman.PARLAMENT PARLAMENT

Ante la aprobación de los indultos y, por tanto, la inminencia de la liberación de los presos independentistas, el separatismo empieza a diseñar el plan para recibirlos. La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha anunciado ya, por ejemplo, que abrirá las puertas de la cámara catalana para que “vuelvan”, aunque no ha especificado bajo qué formato.

Lo cierto es que los presos apenas han podido pisar el Parlament desde que fueran encarcelados en octubre de 2017. Tan solo en muy puntuales ocasiones -la más destacada, sin duda, cuando tuvieran que comparecer todos en la comisión de investigación sobre la aplicación del 155 en enero de 2020- y todo apunta a que, a partir de ahora, ya en libertad, lo harán mucho más ya que cobrarán bastante protagonismo. Sobre todo, en las próximas semanas.

Borràs, asimismo, también ha anunciado las personas que ocuparán dos cargos de máxima relevancia en el funcionamiento interno del Parlament, ya que se encargan del área jurídica. Ha nombrado hoy a Esther Andreu como secretaria general y a Miquel Palomares como Letrado Mayor. Ambos cargos han estado en el punto de mira durante los últimos años a raíz del “procés”, ya que se han puesto de perfil o en contra ante los intentos del independentismo por desbordar el marco legal.

Y la nueva presidenta del Parlament ya avisó desde el primer día que tenía intención de cambiar esa dinámica para alinear a la cámara catalana con “el objetivo colectivo” de la independencia. De hecho, ha insistido en que pretende que esta legislatura sea un “punto de inflexión” hacia la ruptura con España, sin dar más detalle del alcance de esa ambición.

Borràs ha comparecido hoy para rendir cuentas tras 100 días como presidenta del Parlament, donde ha destacado que ha protagonizado 90 actos, 60 audiencias, 15 visitas territoriales y contactos con muy diversos sectores, como el económico (Nissan), académico o sanitario. También ha explicado su voluntad por impulsar un Ley de la ciencia y otra iniciativa para evitar que el Banco de los Alimentos tenga que pagar IVA ya que anualmente paga 370.000 euros.

Asimismo, también ha criticado que, a lo largo de estos 100 días, ya acumula cuatro intentos de reprobación y dos querellas en su contra por haber permitido que el exconseller huido en Bélgica delegara el voto.

Borràs, de esta forma y con este acto, también ha tratado de marcar perfil propio en un momento en que JxCat atraviesa problemas internos y una falta de liderazgos alternativos a Carles Puigdemont. En este sentido, la presidenta del Parlament y última candidata del partido posconvergente a la Generalitat ha asegurado que, en ningún caso, se ha “apartado” sino que se siente más “implicada que nunca” para trabajar por la independencia desde la política.

Cabe recordar que el movimiento de Borràs quedándose fuera del Govern se interpretó en su momento como un paso atrás, también forzada por la división interna en JxCat ya que se le acusó de la derrota, pero también por los socios (ERC) que rechazan tener a una persona imputada (por la presunta adjudicación a dedo de contratos públicos) en el ejecutivo.