Los presos independentistas salen de la cárcel: “Que nadie se equivoque. El Estado no ha podido con nosotros”

Se despiden de la cárcel tras casi cuatro años gracias a los indultos. El Govern de Aragonès en bloque paraliza su agenda y arropa a los dirigentes en las tres cárceles catalanas

Thumbnail

Los centros penitenciarios de Lledoners (Manresa), Wad Ras (Barcelona) y Puig de les Basses (Girona) han recibido la orden del Tribunal Supremo para liberar a los presos independentistas sobre las 10.30 horas y, poco antes de las 12 horas, se ha materializado la salida. Los nueve líderes políticos, condenados por promover el referéndum ilegal del 1-O e indultados por el Gobierno, se han despedido así de prisión tras casi cuatro años.

En una mañana lluviosa en toda Cataluña, día de la verbena de Sant Joan, apenas un centenar de independentistas se han desplazado hasta la salida de cada centro penitenciario para arropar a los presos. Eso sí, el Govern en bloque ha paralizado su agenda y todos los consejeros, con Pere Aragonès al frente, se han repartido por las tres cárceles para arropar a los dirigentes tras recibir el indulto del Gobierno. La primera en salir ha sido Carme Forcadell, desde Wad Ras -en el centro de Barcelona- seguida por los siete dirigentes de Lledoners -en las afueras de Manresa- con Oriol Junqueras (ERC) y Jordi Sànchez (JxCat) al frente y dos enseñas, una “estelada” independentista y una pancarta con el lema “Freedom for Catalonia”. Dos muestras gráficas de sus proclamas tras ser indultados.

Apenas un minuto después de las doce del mediodía, ataviada con una camiseta amarilla y un paraguas, la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell ha salido la primera visiblemente emocionada y ha sido recibida por una delegación de dirigentes de ERC y JxCat, entre los que estaban su sucesor en el cargo, Roger Torrent y la actual presidenta de la cámara, Laura Borràs. También las republicanas Meritxell Serret y Marta Vilalta o el consejero postconvergente Jaume Giró.

Carme Forcadell, a su salida de la cárcel de Wad Ras FOTO: Andreu Dalmau EFE

Seguidamente y en una breve atención a los medios, Forcadell ha celebrado los indultos como una “pequeña victoria”, ha ensalzado el resultado del independentismo en las urnas -”no lo hubiéramos conseguido sin eso”- y ha dejado claras las pretensiones: “Lo que queremos es la amnistía”. “Lucharemos con más fuerza que nunca para que las personas que están en el exilio puedan volver”, ha advertido antes de insistir en la autodeterminación y la “república” para culminar “la gran victoria”.

Cuixart: “Seguiremos ejerciendo los derechos condenados por el Supremo”

Luego, a las puertas del centro penitenciario de Lledoners se han ido sucediendo los parlamentos en un escenario montado en el exterior para la ocasión. Jordi Cuixart (Òmnium), lejos de dar muestras de arrepentimiento, se ha reafirmado. “Hoy no es un día de renuncia, sino un día que nos reafirmamos. Sigue la lucha, que nadie se equivoque. La represión no nos ha vencido y no nos vencerá”, ha afirmado. “No nos han hecho callar porque no callaremos nunca”, ha añadido, entre gritos de los manifestantes de “lo volveremos a hacer”.

“Que nadie se equivoque: si hoy estamos fuera es porque Estado no ha podido con nosotros. No han sido capaces de aguantar la presión por Europa y los catalanes. Nos querían hacer perder todo y lo único que nos han hecho perder es el miedo. Hoy los catalanes no tenemos miedo”, ha dicho. “Seguiremos ejerciendo los derechos condenados por el Supremo”, ha añadido haciendo referencia al derecho de manifestación.

El presidente de Omnium, Jordi Cuixart (d), y el expresidente de la ANC, Jordi Sánchez (i), saludan a los simpatizantes que se han congregado a las puertas del centro Penitenciario de Lledoners FOTO: Quique García EFE

Seguidamente ha subido el líder de JxCat y expresidente de la ANC, Jordi Sànchez, quien ha posado junto a Cuixart con los puños alzados y abrazados en el escenario. Sànchez, artífice del acuerdo de Govern con Pere Aragonès, ha avisado que el independentismo “no aceptará ningún silencio a cambio de un indulto” y ha fijado el siguiente objetivo: “Conseguiremos una derrota de España por vulnerar derechos humanos” en el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos.

Algo más comedidos que Cuixart en las formas han sido los exconsejeros Joaquim Forn, Josep Rull y Jordi Turull, todos de JxCat aunque todos con echando mano de varias algaradas a favor de la “república”. “Conseguiremos la independencia de Cataluña”, ha advertido Rull en la línea de las reivindicaciones de Forn, quien llevaba sujeta la pancarta “Freedom for Catalonia” desde su salida del centro penitenciario. Más vehemente se ha mostrado Turull, quien ha hecho referencia explícita a los indultos concedidos por el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos: “Nos han dado un indulto condicionado, revisable y parcial. Nuestro compromiso para culminar el 1-O no es ni parcial ni revisable ni condicionado”. Eso sí, ninguno ha mencionado a Pedro Sánchez ni las medidas de gracia de su Ejecutivo.