Luis Arnaldo; “Tocar la batería en temas con “groove” es la felicidad en plenitud”

El músico nos habla de sus mil e interesantes proyectos con multitud de estilos musicales

Luis Arnaldo, en su hábitat natural
Luis Arnaldo, en su hábitat natural FOTO: La Razón

El currículum de Luis Arnaldo es tan inabarcable como interesante, Curtudo en mil batallas yalas relacionadas con la música y, sobre todo con uno de los amores de su svida, la batería, estamos hablando de un hombre que ante todo ama á múisca y su instrumento. Lo repasamos todo.

- Hola Luis! Tienes un currículum muy extenso, pero que tal si nos cuentas todo lo que tienes ahora entre manos? Estás en Mentant Routage.

- Ante todo, quiero agradecer tu interés y acercamiento a mi actividad musical.

Actualmente estoy inmerso en diversos proyectos musicales de diferente lenguaje y concepto sonoro. El más reciente es Transient Dementia, una propuesta de carácter ciertamente extrovertido en la aplicación de un lenguaje que parte del Hard Prog de cierta enjundia retrogresiva, en el que he apostado por sabia joven como es el caso del prometedor guitarrista David Martínez, para fluir básicamente a merced del entusiasmo dentro de un contexto musical sólido y uniforme. Por otro lado, sigo manteniendo la llama de mi proyecto más arriesgado y personal; Mental Vortex, en el que la experimentación, el Free Jazz, el Avant Garde o el Rock In Oposittion entre otras exposiciones de expresión libre colorean esta aventura que mantengo desde hace años, con la que he publicado dos álbumes y estoy empezando a trabajar en un tercero. Mental Vortex lo enfoco desde una perspectiva conceptual, en la que manifiesto diferentes conceptos a cerca de mi impresión de fenómenos socio-políticos, tratando parcelas como el surrealismo, la ironía y donde prácticamente no dejo de mostrar un sentido del humor que a modo de ataque en forma eléctrica y arriesgada, pretende atentar contra el exceso de grasa que obstruye los hemisferios cerebrales de las unánimes masas que pueblan gran parte de un planeta cada vez más primitivo. Un proyecto que compagino con Mentant Routage, la banda que el bajista Mike Sary ha tratado de mantener en paralelo a French TV y con quienes estamos trabajando en el nuevo álbum con la aportación de los extraordinarios músicos; Nicolas y Ludo Fabre (teclista y violinista respectivamente) y siempre incombustible Mike Sary en el bajo. Y también me he sumado con el bajista Carlos Tibu y el guitarrista Luis Cruz a un conjuro de Rock & Roll embadurnado de otras sustancias con el Blues y el Funk para recorrer el país durante el próximo verano ofreciendo una serie de conciertos en los que sin duda, la prioridad temática de los mismos será en su mayoría temas del propio Luis Cruz, una persona de lujo, al igual que el distinguido sonido de su guitarra.

A fin de cuentas esto es lo que estoy compaginando con mi actividad habitual en el estudio de grabación, donde destino músicas al campo audiovisual, realizo producción musical integral y grabo baterías destinadas a producciones musicales.

- ¿Cómo te definirías, batería, músico de sesión...

- Siendo franco, ambas parcelas me quedan muy grandes. Mi trabajo es prácticamente un constante aprendizaje que procuro defender intentando poner toda la carne en el asador para tratar de resolverlo de la mejor forma posible.

-¿Qué estilos son los que te hacen más feliz tocar?

- El simple hecho de tocar ya es un motivo más que suficiente para sentirte feliz, y cualquier instrumento se desentiende de estilos cuando es aplicado con total respeto y entusiasmo a un determinado lenguaje. En el caso de la batería, el hecho de acompañar canciones dotadas de Groove te adentra en diversas formas de interpretación que se pueden traducir como felicidad en plenitud. Evidentemente donde más pleno me siento interpretando es la parcela de la experimentación, pero tocar Funk, es tan excitante como tocar Reggae, Punk, Psicodelia, Hard Rock, Blues o Jazz.

-¿Qué nos puedes contar de Pluralis?

- Pluralis es por excelencia el proyecto más atractivo que hay que atribuir al sintetista J.J. Iglesias confeccionado para expresar inquietudes kosmische, desde varios ángulos estilísticos. Quizá focalizado en la Berlín School, pero abierto a otros experimentos y ensayos sonoros. Con material discográfico publicado y prolongadas etapas de silencio en el año 2010 J.J. Iglesias retoma el proyecto electrónico totalmente sólo, con “The Classic Cosmic Comic Book”. 2012 traerá uno de sus más celebrados trabajos, “CON-Sequence”, dedicado a Conrad Schnitzler y con la participación en un tema de Gonzalo Valdivia (Héroes del Silencio). Se lanza material no editado y grabado en 2007/2009 en dos volúmenes : “Dadatronics : Ready Made Music Vols I & II”.

“Nexus 6″ saldrá en 2013, con el tema estrella “Nexus 6: Like Tears in The Rain” (35′09) dedicado a la película “Blade Runner”. Tras 7 años de silencio, aparece en el 20 Aniversario de Pluralis, “Chronos” (2020). También un spin-off como Pluralis One, titulado “Changes”, y dedicado a Giorgio Moroder. Estos dos últimos sólo en digital y disponibles en YouTube.

Cabe destacar una colaboración de Pluralis en un álbum de los psicodélicos británicos The Rabbits Hat. Música de Pluralis utilizada por La Fura dels Baus para una multitudinaria y espectacular performance El Día de Aragón de 2007 en el Paseo Independencia de Zaragoza.

Y dos proyectos dark-ambient junto al sintetista Alberto Torró, como De Vermis Mysteryys : “Book One” (2015) y “Book Two” (2016)..

Ahora se retoma de nuevo Pluralis, con “B4″ (Befour), obra dedicada a los libros de Erich Von Danikken, que tanto influyeron en Iglesias en su infancia y juventud en el he colaborado en la grabación de baterías y percusiones junto con la producción y masterización de esta nueva propuesta discográfica que está a punto de ver la luz.

-También tienes otros proyectos, como un power trio con Carlos Tibu y Luis Cruz. ¿Qué tal sonáis?

- Así es, como citaba con anterioridad me he embarcado en este desafío a toda una ley carente de gravedad que es totalmente compatible con el carácter de Tibu y de Luis Cruz. Con estos dos maestros hasta un gato de escayola puede sonar de lujo, porque las tablas, la genial calidad y el criterio de ambos es sobresaliente. Entre los tres hay muy buena conexión tanto en lo personal como en lo musical. Somos muy afines en cuanto a gustos musicales concierne. Pero la valoración final está en manos del respetable, que será quien juzgue nuestra oferta musical trazada para el directo.

_- ¿Qée es Pulse Times TV, en YouTube? ?Qué encontramos en el programa?

-Pulse Times TV es un proyecto que surge de la idea de Carmen Larralde, especialista en comunicación audiovisual y responsable desde la dirección de esta propuesta que parte de la difusión de música y naturaleza. Los primeros siete episodios que se están ofreciendo en el canal de YouTube del programa, han sido rodados íntegramente en el concejo de Somiedo, un enclave de ensueño altamente reconocido no solo en Asturias, sino en toda España y una gran parte del planeta. Somiedo es una de las reservas de Biosfera de mayor atractivo perteneciente al suroccidente de Asturias, donde la batería como instrumento protagonista sobre este espectacular escenario de fondo, ha congregado a algunas de las figuras más destacas de la percusión de nuestro país. Nombres como los de Bjorn Mendizábal, Antonio Pastora, Chus Gancedo o Pepe Sánchez entre otros, le han dado protagonismo a este reto de comunicación que combina todo el hipnotismo de este paraíso astur con el Groove en estado latente, desde la concesión del mismo a cargo de los músicos invitados.

Genesis Duke Revisited - Locución y ejecución de batería: Luis Arnaldo

- Y también en una de las mejores webs de música del mundo, Rockliquias. ¿Porque colaboras con ellos?

-Estar en una de mejores páginas de difusión musical del mundo, es todo un privilegio. Hace casi dos años Juan Carlos Montón me propuso escribir y hacer Radio para Rockliquias, y ante mi sorpresa acepté el reto con orgullo. La carencia de criterio que actualmente predomina en un fenómeno que hay que asociar al mamarrachismo desinformativo cuyo exceso puebla internet con un amplio mostrador de aberrantes páginas, sumadas a las redes sociales donde absolutamente todo se posiciona, mostrándose dentro de un escaparate en el que todo vale, menos lo realmente válido. Decir que la difusión cultural en este país ha brillado por la ausencia de criterio y conocimiento de causa es cuanto menos un hecho poco relevante y novedoso. Pero actualmente, la obesidad mental tiene una excesiva presencia por doquier, dentro de una red tejida por arañas sistemáticas en cuyo oportunismo toda asignatura es aprobada, cuando la calificación más apropiada para aplicarle a todo este paraíso ponzoñesco es la de muy deficiente. Por eso acepté el reto de formar parte del personal de Rockliquias, porque desde hace décadas instruyen, informan, porque nos han enseñado a todos tanto a escribir como a escuchar música de culto, y lo más importante, porque esta página está hecha por periodistas y músicos profesionales, de longeva y reconocida singladura.

- ¿Cuáles han sido tus mejores experiencias como músico?

- Realmente todas han sido positivas y de todas me sigo nutriendo cada día. Fueron muy gratas las vividas con la banda mallorquina 56 Rosas y con otras formaciones de diferentes tendencias musicales en las que he militado hasta la fecha. Fueron buenos los momentos vividos con bandas de Rock de Madrid, y siguen siendo maravillosas las experiencias actuales compartidas con músicos procedentes de diversos puntos de este país, Europa y USA.

- ¿Qué es lo primero que te atrajo de la música, de la batería?

- Desde las armonías y melodías complejas hasta los maravillosos armónicos que manaban de cajas tanto de madera como metálicas, halladas en producciones discográficas transcurridas desde los años cincuenta hasta adentrada la década de los ochenta (en función del estilo). Y sin duda, la primera vez que vi a bateristas como Ian Mosley, Chester Thompson, Akira Jimbo, Andy Ward, Billy Cobham, Steve Smith, Phil Collins, David Biosca, Enrique Ballesteros, Jordi Colomer, Kiko Guerrero, Hermes Calabria, Mariano Argandoña… Paul Wertico y a tantos de los que pude disfrutar en mi infancia, a quienes hago responsables de mi pasión y dedicación a este instrumento.

-Otra de tus facetas es la de locutor de Radio.

-He compaginado la música con las tareas de crítico musical y locutor de radio. En calidad de locutor, durante los años noventa y hasta el año 2013 he desfilado por numerosas entidades emisoras locales y nacionales desde Onda 10, pasando por Popular 1 FM, la cadena SER… Hasta llegar a BN Mallorca presentando espacios de músicas no convencionales. En la actualidad en esta parcela, solo destino espacios radiofónicos a Rockliquias Radio y su Podcast, y descarto por completo volver a la FM a modo profesional. Aquella etapa formo parte de un periodo de mi vida realmente productivo, satisfactorio y formidable, y aunque lo que precisamente le falta a la radio y la televisión publica y privada, son espacios culturales donde el criterio, el culto y la coherencia tengan de una vez por todas presencia profesional y con fundamento, es prácticamente imposible cambiar normas establecidas desde tiempos inmemoriales, y sería una soberana perdida de tiempo regalar margaritas a borregos ansiosos de pasto seco y superfluo.

En numerosas ocasiones, cuando le ponía el punto y final a mis emisiones en la radio profesional, local o nacional, me planteaba si realmente merecía la pena el esfuerzo desempeñado en difusión de arte sonoro, cuando recibía llamadas telefónicas de oyentes que demandaban escuchar otras propuestas muy alejadas del contesto y absurdas en su mayoría. Y realmente, no sorprendía lo más mínimo ese hecho, sabía de antemano que tipo de oídos eran los que mataban el tedio al otro lado del receptor en cualquier franja horaria, pero pensaba en todos los grupos y solistas nacionales e internacionales con los que resolvía en mis programas, y la verdad que la pena me cegaba, porque detrás de obras discográficas de sobresaliente elaboración, lo que nunca ha existido, ha sido un mínimo agradecimiento. Un justo reconocimiento al talento, en tiempos en los que la música, era un arte, el cuarto arte sin ir más lejos y que a finales años ochenta comenzaba a alertar de su declive en ciertos géneros condenados desde décadas previas al destierro absoluto, y que a pesar de haber intentado regenerarse, no lo han logrado obteniendo óptimos resultados mayoritariamente. Desde luego que sigo destinando programas de Radio a Rockliquias aunque no sea a la vieja usanza, a la que más nos excitaba como era la del tempo real en su inevitable lucha contra le mismo, es por mi pasión, admiración y profundo respeto hacia un colectivo de bandas tanto noveles como veteranas que acuñadas a la innovación, generan el deleite de los escasos románticos y degustadores de arte sonoro cremoso que todavía disfrutan de pequeñas grandes cosas.

-Elige tus baterías favoritos nacionales.

-Tarea difícil porque la lista es muy amplia, pero por citar algunos nombres, hago mención de maestros como Pedro Barceló, Ángel Celada, Ángel Crespo, Pepe Sánchez, Luís García, Chus Gancedo, Luis Moreno, Javier Bumper, Jordi Colomer, Antonio Puertas o Xavi Reija entre cientos más.

-¿Y extranjeros?

- Viola Smith, Buddy Rich, Joe Morelo, Art Blakey, Max Roach, Billy Higgins… Hasta llegar a Ian Paice, Barriemore Barlow, David Kerman, Christian Vander, Stewart Copeland, Bill Bruford, Deve Stewart, Jojo Mayer, Colaiuta, Terry Bozzio, Sheila Escobedo, Antonio Sánchez, Marco Minnemann, Dave Lombardo, Nicko MacBrain, Dennis Chambers… ¡¡Ufffff!! Son cientos de miles tanto clásicos como actuales. Realmente no existe un baterista favorito y exclusivo como referencia, cada uno tiene un lenguaje, una forma de expresar de la que siempre hay mucho que aprender. Desde el más técnico y que no forme parte de cualquier asamblea de sopla pollas de sedante virtuosismo, hasta el extravagante, independiente y pasional anti académico, que transmite sin que su ataque tenga un tempo preciso. Y a fin de cuentas, eso es lo importante, transmitir, fluir y hablar el mismo idioma entre banda y público.

-Prefieres baterías simples o de esos tan aparatosos?

-Lo cierto es que para mi, cada kit y configuración tiene su encanto y un uso determinado. Me lo paso en grande con una simple caja y un Hi-Hat, al igual que con un kit de dos bombos, doce platos y ocho toms. Aunque los kits sencillos y con cuatro elementos a lo sumo, me empiezan a fascinar.