España

La mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat se reúne mañana a las 10 horas bajo secretismo

El ex socialista Joan Ignasi Elena y Natàlia Garriga se suman a la delegación catalana de ERC conformada por la “número dos” Laura Vilagrà y Roger Torrent

La mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat se volverá a reunir mañana a las 10:00 horas en la Moncloa, casi un año después de la última convocatoria y bajo un secretismo casi total. Tras la guerra de Ucrania y la crisis de Pegasus, el objetivo es culminar el deshielo entre ambos gabinetes ante el final de legislatura más exigente de Pedro Sánchez.

La delegación del El Ejecutivo estará formada por el ministro de la Presidencia Félix Bolaños, el ministro de Cultura Miquel Iceta, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz y la titular de Política Territorial, Isabel Rodríguez. En el Gabinete hacen hincapié en que de esta reunión saldrán acuerdos, no en vano, hasta ahora se había dilatado la reunión del foro hasta que pudiera dar resultados y anticipan que quedarán fuera aquellas cuestiones que “les separan”, tales como las proclamas por la amnistía y la autodeterminación.

Para no quedar en minoría ante el plante de Junts, el republicano Pere Aragonès ha decidido ampliar la delegación catalana de la mesa de diálogo y sentará a dos nuevos miembros en la reunión de esta semana en la Moncloa: el consejero de Interior y ex dirigente socialista, Joan Ignasi Elena, -designado directamente por el president- y la titular de Cultura, Natàlia Garriga, que se incorpora como miembro “invitado”, según ha confirmado el Ejecutivo.

Cabe tener en cuenta que ni Aragonès ni Pedro Sánchez presidirán esta vez el foro de diálogo y serán sus equipos los que se reunirán en la Moncloa, motivo por el que el republicano “ha delegado” en Elena su representación. Sánchez, por su parte, pondrá al frente a su mano derecha, Bolaños, ya que él viajará hasta Varsovia, donde participará en la cumbre hispano-polaca.

Elena y Garriga se suman así a la consejera de Presidencia y principal apoyo político de Aragonès, Laura Vilagrà, y el ex presidente del Parlament y responsable de la cartera de empresa, Roger Torrent, los cuatro de Esquerra.

En el documento marco que pactaron Gobierno y Generalitat este mes de junio, una especie de hoja de ruta sin demasiadas concreciones, ambos ejecutivos hablaban de “superar la judicialización”, reafirmaron la apuesta por la vía del diálogo y “las soluciones políticas” y se comprometieron a convocar “como mínimo” dos reuniones de la mesa de negociación antes de final de año, la primera esta semana pese a desconocerse todavía la fecha.

Aún sobre el foro, el acuerdo establece el mencionado “mínimo” de un par de convocatorias antes de terminar 2022, constata que se celebrarán indistintamente en Madrid y Barcelona y avisa que “las partes irán valorando y pactando el número de reuniones que se considera necesario celebrar” más adelante.

Hasta el momento, Gobierno y Generalitat han encabezado tan sólo dos reuniones de la mesa de diálogo, y las dos sin ningún resultado palpable más allá de constatar el “conflicto político” y agotar la vía de la negociación. La última fue en septiembre en la Generalitat con Pere Aragonès al frente y sin Junts en el foro, mientras que la primera fue en febrero de 2020 y aún con Quim Torra en el Ejecutivo catalán. Por ahora no ha habido avances, más allá de que Moncloa y Govern acordaran un diálogo sin calendario y bajo secretismo.