Cataluña

¿Restricciones a la vista? Barcelona entrará en alerta por sequía en septiembre

Los pantanos del área metropolitana de la capital catalana ya rozan el 40% de su capacidad

La Agencia Catalana del Agua (ACA) prevé que en septiembre tendrá que declarar la alerta por sequía en el área metropolitana de Barcelona, según ha afirmado su director. Samuel Reyes ha explicado que están acabando de analizar si tendrán que declarar la alerta a mediados o finales de septiembre a la vista de unos indicadores que marcan “una tendencia a la baja de los embalses” y teniendo en cuenta que en verano es cuando más agua se consume y menos llueve. La fase de alerta implica restricciones que, por ahora, no afectan al uso doméstico de agua. Pero, en total, son 150 los municipios en alerta por sequía.

La alerta, que se declarará cuando el nivel de los embalses de los que depende el área metropolitana se sitúe por debajo del 40%, implica limitaciones en el riego agrícola, de jardines, para usos ganaderos, industriales y también recreativos, así como no poder limpiar las calles con mangueras. Las restricciones no se notarían, por tanto, en el grifo de casa. Ya existen municipios de Cataluña que se encuentran en alerta por sequía. La ACA la ha declarado en la zona de Carme-Capellades, Anoia-Gaià, la cabecera del Ter y el Llobregat medio. El área más poblada de Cataluña, con sus reservas al 45%, se encuentra en prealerta, una fase que no implica restricciones, según indicó la semana pasada la ACA. “En el área metropolitana de Barcelona viven 5 millones de personas, podemos reducir su consumo y eso nos permite alargar sus reservas”.

Reyes ha afirmado que el suministro de agua está garantizado en la red supramunicipal pero ha señalado que cuanto más se alarguen los recursos, más posibilidades tendrá que evitar limitaciones y por eso ha pedido a los ciudadanos un consumo de agua responsable, como cerrar el grifo durante la ducha o poner lavadoras y lavavajillas eficientes.

Estas restricciones son, por ejemplo, que el riego de jardines y zonas verdes sólo se puede realizar 2 días a la semana y por la noche, que no se pueden limpiar las calles con mangueras o la obligación de reducir el uso de agua, tanto en la agricultura y la ganadería como en los golfos. Tampoco se pueden llenar piscinas. También se limita a 250 litros por persona y día el consumo de agua. Esta cifra puede crear confusión, al referirse al cómputo global por municipio. “Son 250 litros de las captaciones”, ha explicado Reyes, quien ha remarcado que, de todas formas, en el área de Barcelona el consumo por habitante es de unos 120 litros.

En un momento en que los embalses están al 42% de la capacidad, el director del ACA ha afirmado que la situación actual no es tan crítica como la de 2007 o 2008, cuando los embalses estaban al 20%, pero sí es equiparable a la del 2018, cuando “tuvimos una situación similar, pero llovió”. Y ha explicado que hay que distinguir entre la alerta y la situación excepcional de determinados municipios, como Vacarisses, donde el agua que utilizan depende de pozos “y se han secado”. Sobre por qué unos municipios tienen garantizado el abastecimiento y otros no, Reyes ha afirmado que “no se han hecho los deberes”: “Es necesaria inversión, infraestructuras, depósitos, tratamiento de agua, mejora de la red. Al igual que no ponemos el aire acondicionado con ventanas abiertas, no podemos tener red de abastecimiento donde se pierde el 50%. Desde el gobierno trabajamos con el consejo comarcal y estos municipios para invertir

.”El alcalde de Vacarisses, Toni Massana Ubach, pide ayudas para poder las inversiones necesarias “y minimizar los escapes que hay, que son muchos. Son redes viejas y cuestan mucho de cambiar. Un tramo de un kilómetro puede costar 150.000 euros” , apunta.