Cataluña

Barcelona estrena una estación submarina con un impacto parecido al del aeropuerto de El Prat

8 cables submarinos internacionales aterrizarán en esta infraestructura. Uno de ellos, llamado Medusa, tiene 8.700 kilómetros de longitud y será el más largo del Mediterráneo

Vista de la Barcelona Cable Landing Station, la primera estación internacional de aterrizaje de cables submarinos construida en Cataluña
Vista de la Barcelona Cable Landing Station, la primera estación internacional de aterrizaje de cables submarinos construida en Cataluña FOTO: Generalitat de Catalunya

Aquella hazaña de tender a través del océano Atlántico un cable telegráfico para comunicar América y Europa en 1858 es hoy una realidad superada por las decenas de cordones eléctricos que actualmente atraviesan el medio acuático (más de 500). El impacto que supuso por entonces el cable submarino fue indudable y su adaptación a nuestros tiempos continúa siéndolo.

Cataluña ha inaugurado este martes la llamada Barcelona Cable Landing Station, la primera estación internacional de aterrizaje de cables submarinos en territorio catalán.

Se trata de una estación preparada para recibir cables submarinos de fibra óptica a nivel internacional y se espera que sea un equipamiento clave para el desarrollo del hub tecnológico del Besòs, ya que atraerá inversiones de empresas vinculadas a la economía digital.

La infraestructura ha supuesto una inversión de 7 millones de euros aportado al 100% por AFR-IX telecom, empresa catalana que ha impulsado el proyecto.

Ocho cables submarinos

Uno de los cables que aterrizarán en la estación será Medusa, que con 8.700 kilómetros largo será el más largo del Mediterráneo.

La previsión es que 8 cables submarinos internacionales aterricen en las instalaciones en los próximos 10 años, convirtiéndose en una infraestructura estratégica para la economía digital catalana. Dos de estos ocho cables llegarán a finales de este año.

Se estima que la capacidad de transmisión mínima de un cable submarino de fibra óptica, con un diámetro de entre sólo 1,7cm y 2 cm y una longitud que puede alcanzar los 3.000 km, es de 400 Tbps. Asimismo, concebida como un open port, que permite la llegada de cables sin restricciones, Barcelona CLS será una infraestructura estratégica para la conexión terrestre de cables submarinos de fibra óptica que discurren por el mar Mediterráneo y contribuirá a posicionar a Cataluña como un puerto digital de referencia en el mapa de la conectividad del sur de Europa.

El puerto digital del Mediterráneo

El secretario de Políticas Digitales de la Generalitat, David Ferrer, ha asegurado durante la inauguración que “el nuevo puerto digital puede generar un incremento del PIB en Cataluña de entre el 2 y el 4% en los próximos cuatro años y seguir acelerando la creación de empleo del sector TIC hasta a superar los 200.000 puestos de trabajo.” En este punto llegó a comparar el nuevo puerto digital con el Aeropuerto de El Prat de Barcelona, señalando que son estructuras similares “a nivel de impacto económico”.

La instalación está ublicada en el municipio de Sant Adrià de Besos, colindante a la ciudad de Barcelona, ya que dispone de “una entrada muy limpia desde el mar para la entrada de cables submarinos sin obstáculos”.

Esta estación submarina tiene la función de facilitar el aterrizaje de los cables que quieran entrar y se ha dispuesto un corredor de cables para ordenar la entrada, algo que no tiene el puerto ya existente en Marsella y que, según el ceo de AFR-IX Telecom, Norman Albi, hace complicada la instalación de los cables.

El conseller de Empresa, Roger Torrent, inauguró la instalación, que pretende convertirse en “el puerto digital de referencia del Mediterráneo”.