Publicidad
Publicidad
Comunidad Valenciana

“Cobro una pensión de 640 euros y todavía tengo que coger dinero de ahí para mantener dos pequeños campos”

Los agricultores gritan contra la venta de sus productos a pérdidas

La tractorada de los agricultores a lo largo del centro de Valencia, sigue su curso. Un agricultor de Albalat de la Ribera (Valencia), José Manuel Latorre, ha manifestado ante los periodistas: “Vendemos más barato que hace cuarenta años y a los políticos, a todos, el campo les ha importado un pimiento desde siempre. Cobro una pensión de 640 euros y todavía tengo que coger dinero de ahí parea mantener dos pequeños campos”.

Publicidad

Entre los asistentes a la manifestación son mayoría los pequeños propietarios, algunos de los cuales portaban cruces adornadas con naranjas y crespones negros, y pancartas con lemas como “La agricultura se va a la sepultura” o “Hemos perdido todo, hasta el miedo”.

La amplia movilización de tractores y maquinaria agrícola ha motivado que se establezca un amplio dispositivo de Policía Local y Nacional para garantizar el desarrollo de la marcha e intentar regular el tráfico en el resto de la ciudad.

Desde alrededor de las 9.15 horas, cientos de tractores han estado accediendo al centro de València desde los principales accesos por carretera a la ciudad para concentrarse en los alrededores de la plaza de España y la calle San Vicente para situarse a continuación a la cola de la manifestación.

La marcha, en la que participan cargos públicos del PSPV-PSOE, PP, Compromís, Ciudadanos y Unides Podem, se ha visto obligada a adelantar la cabecera , en la que marchan varios tractores y cosechadores, algunas de ellas con altavoces y otras con almendros, debido a la gran afluencia de manifestantes.

Publicidad

Esta manifestación, que se repite en otras ciudades españolas, exige al Gobierno que persiga la venta a pérdidas, en la que, según las principales organizaciones agrarias, incurren las grandes superficies comerciales, que se amplíen los fondos para seguros, que se habiliten depósitos para crisis, que se exijan controles fitosanitarios y laborales a los países exportadores, y que se estudie el impacto económicos de los acuerdos comerciales con terceros países.