La consellera no tiene razón

Rosa Pérez arremetió contra À Punt acusándola de falta de rigor por informar sobre las exhumaciones en Monóvar sin nombrar su Departamento

Vivir para ver. La consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, Rosa Pérez, militante de Izquierda Unida integrada en Unidas Podemos, arremetió mediante un tuit contra À Punt acusándola de falta de rigor -«qué pena me da la continua falta de rigor de @apuntnoticies»- entre otras cosas porque había informado sobre las exhumaciones de la guerra civil en Monóvar omitiendo que era su Departamento el que había pagado los trabajos.

Mi amigo Rogelio ve en esa anécdota la verdadera razón de su enfado, aunque es verdad que ante los periodistas atribuyó su reprobación a que la TV autonómica había atribuido a Pilar Lima la representación de Unidas Podemos en una referencia a los Presupuestos de la Generalitat cuando solo es la secretaria general de Podemos. Como realmente por lo que estaba enfurecida era por lo anterior, siempre según mi amigo, no se conformó, como hubiera sido normal, con la simple advertencia a Lima o À Punt.

Hablar de rigor informativo por esa minucia se antoja desproporcionado, más proviniendo de la ideología comunista, en donde el rigor y la transparencia no son el modelo a seguir ni de lejos, como lo demuestran, por poner algún ejemplo, en Granma de Cuba, durante decenios el antiguo Izvestia en Rusia o a los de Venezuela.

Entiendo la contrariedad de la consellera, pero debe entender que expresar quién ha corrido con los gastos de las exhumaciones no es el quién al que refiere la primera lección de la Facultad de Periodismo -quién, cómo, cuándo y dónde. Serían los participantes en los trabajos. La Conselleria sería un complemento más a la noticia. La crítica en esos términos a À Punt está fuera de lugar. Así es la vida.