Ribó advierte de que revisará las “macrofiestas” que se celebran junto a patrimonio histórico

El alcalde les recuerda que “deberán hacer un esfuerzo”

Varias personas durante la mascletá, en la Plaza del Ayuntamiento, a 18 de marzo de 2022
Varias personas durante la mascletá, en la Plaza del Ayuntamiento, a 18 de marzo de 2022 FOTO: Rober Solsona Europa Press

El alcalde de València, Joan Ribó, ha hecho un balance positivo de unas “estupendas” primeras Fallas “normales”, con mascarilla como única limitación por covid, tras la pandemia y ha anunciado que el Ayuntamiento revisará algunas verbenas y “macrofiestas” que se han celebrado junto a conjuntos monumentales.

En declaraciones a los medios tras la última mascletà del ciclo fallero -aunque quedan tres por disparar que el mal tiempo obligó a suspender, la primera de las cuales tendrá lugar este domingo en la plaza del Ayuntamiento-, Ribó ha valorado que las Fallas hayan generado “una gran ilusión” como se ha podido comprobar en la afluencia masiva de gente a actos festivos y pirotécnicos.

“Reitero mi agradecimiento al mundo fallero por su comportamiento”, ha señalado el alcalde, quien también ha aplaudido la organización de la Ofrenda de este año, en la que se han cumplido los horarios, y ha añadido que las “amenazas” de los peores pronósticos meteorológicos de la borrasca Celia “no se han acabado de cumplir”, pese a lo cual ha llovido más que en los últimos 84 años.

Entre los “elementos negativos” de las fiestas que acaban esta noche con la Cremà, Ribó ha lamentado el accidente mortal que sufrió un joven de madrugada junto al Mercado Central y los actos vandálicos que han sufrido tres fallas.

Una de ellas (Avenida Burjassot-Joaquín Ballester) sufrió la quema intencionada de parte del monumento y las otras dos, obra de la artista fallera Anna Ruiz para las comisiones Lepanto-Guillem de Castro y Castielfabib y que representaban a una mujer y un hombre desnudos, han sido vandalizadas en sus respectivas zonas genitales, ataques estos últimos “con connotaciones machistas” para el alcalde.

Asimismo, ha señalado que “determinadas grandes fiestas tendrán que hacer algún esfuerzo si están cerca” de determinados monumentos o zonas de especial relevancia cultural, como el entorno del Mercado Central, la Lonja y la iglesia de los Santos Juanes.

Preguntado sobre qué puede hacer el Ayuntamiento ante algunas verbenas que han generado problemas de suciedad y convivencia con los vecinos y el entorno patrimonial también en estas Fallas, Ribó ha dicho que se estudiará y que una de las medidas sería “restringir” su aforo, así como mejorar su “funcionamiento”, ha avanzado.

Asimismo, ha anunciado que el Ayuntamiento hará balance de la efectividad de las ayudas que ha dado al mundo fallero desde el inicio de la pandemia para intentar “seguir en esa dirección” de respaldar a todos los sectores, aunque especialmente al de artistas falleros para que puedan continuar con su trabajo.

El alcalde ha reconocido que ahora llega una nueva crisis derivada de la guerra en Ucrania, primero ética y de Derechos Humanos que ha provocado la huida de su país de docenas de mujeres y niños que se encuentran ya en València, y una segunda económica que afecta ya a sectores comerciales y productivos ante la subida de precios de los carburantes y de materias primas.

Por su parte, el concejal de Fiestas y presidente de la Junta Central Fallera, Carlos Galiana, ha valorado que estas fiestas que acaban ya han sido “las Fallas de la ilusión”, y agradecido al alcalde las ayudas públicas que el Ayuntamiento ha dado al mundo fallero “desde el primer momento” para afrontar la crisis de la pandemia, que suspendió las fiestas aquel 10 de marzo de 2020 y obligó a aplazar a septiembre las de marzo de 2021.