The Eagles: los rumores y las ideas sobre “Hotel California”

Los fans de las teorías de la conspiración apuntan a un texto y portada satánicos, mientras que el grupo siempre ha defendido que trata sobre el abuso de drogas

Estamos hablando sin duda de una de las canciones más famosas de la historia de la música, todo el mundo la ama o la odia, quizás a partes iguales. Los motivos pueden ser varios, como por ejemplo, su bellísima melodía, su indudable calidad, la perfección de su estructura -que incluye un solo de guitarra-, y en la parte negativa, la sobreexposición a la que sigue sometida y ciertos prejuicios hacia sus autores, The Eagles. Otro motivo es debido a una de las grandes leyendas urbanas del rock, su supuesta letra satánica.

La banda liderada por Don Henley y Glenn Frey tuvo sus mayores años de -mucha- gloria en los años 70, y con esta canción se instalaron por los siglos de los siglos en las emisoras de Classic Rock. Según un estudio, suena cada once minutos en alguna de las emisoras estadounidenses.

El disco del mismo nombre es uno de los más vendidos de la historia y, por si fuera poco, su recopilatorio “Their greatest hits” es directamente el álbum con más copias despachadas, unas 105 millones en 2020.

La canción catapultó a la fama al grupo desde el momento en que fue lanzada, en 1976, pero hace ya muchos años que empezó la leyenda, y evidentemente la situación ha empeorado con Internet y sus foros, redes sociales etc. “Hotel California” fue compuesta por Henley, vocalista y fundador de la banda. La idea surgió en en un hotel llamado California, en un pequeño pueblo de México. No obstante, el grupo siempre ha asegurado que nunca estuvieron allí, y que el establecimiento hotelero que sale en la también mítica portada está en Beverly Hills.

La leyenda se remonta a mucho tiempo antes de que la canción fuera escrita, y hace referencia al fantasma de una mujer que aparecía algunas noches en el hotel e invitaba a los alojados a tomar copas en el bar. Henley, queriendo o sin querer, rizó el rizo y contó su propia experiencia. La canción habla de cómo llegó a ese pueblo buscando un lugar de descanso y encontró en ese hotel un “paraíso”, donde una mujer le recibió: “bienvenido al Hotel California, donde siempre tenemos la misma estación”. Continúa ofreciéndole una copa de vino, y el cantante, al ver que no llega, va a reclamársela al encargado, el cual, sorprendido, le contesta: “no hemos tenido ese espíritu desde 1969”.

Destacan entre ellos las versiones que apuntan a rituales satánicos, otra que habla de estar atrapado en el purgatorio, e incluso otra que afirma que el hotel es una metáfora sobre las adicciones a las drogas. Sin embargo, en multitud de entrevistas, Henley ha defendido la versión oficial: “La letra describe la creación del título como un resort de lujo, donde puedes pagar la cuenta en cualquier momento, pero nunca puedes salir; la canción es una alegoría sobre el hedonismo, la autodestrucción, y la codicia de la industria de la música de finales de 1970”. Además añade: “es básicamente una canción sobre el lado oscuro del sueño americano y sobre el exceso en los Estados Unidos, que es algo sobre lo que sabíamos mucho”.

Pero más allá de esta versión oficial, los seguidores de las teorías de la conspiración han encontrado muchos indicios para apoyar la idea del satanismo en el tema. Para empezar, el título aludiría a la dirección en la que el llamado Papa Negro fundó la iglesia satánica, pues que en California Avenue, en San Francisco. Para más inri, en una foto en la parte interior del disco, donde aparece el grupo, se puede ver a un tenebroso personaje asomado a una ventana, calvo y con una afilada barba, que muchos identifican con el anticristo.

Versos como ‘This could be heaven or this could be hell’ (‘Esto puede ser el cielo o puede ser el infierno’) o ‘You can check out anytime you like but you can never leave’ (‘Puedes cancelar tu reserva cuando quieras, pero no puedes marcharte nunca’) son, según algunas opiniones, frases que no se refieren a un simple hotel ni a una crítica social, como dice el grupo, sino que esconden algo más.

No hay duda de que la publicación del tema y el disco, con su en el fondo tétrica portada, provocó un festín para los fans de las teorías de la conspiración. Otro de los rumores aseguraban que en California Avenue, en San Francisco, The Eagles habrían hecho un pacto demoníaco y, después de realizarlo, habrían escrito la famosa canción.

El foco para los rumores de satanismo se ponía en las letras. Sobre todo en la frase “They stab it with their steely knives, but ther just can´t kill the beast” (“Ellos le apuñalan con sus cuchillos de acero, pero no pueden matar a la bestia”), que aludiría, según algunos, a rituales satánicos de sacrificios. Otra frase de la canción dice: "He said "We haven´t that spirit here since 1969″ " (“Él dijo:”No hemos tenido ese espíritu desde 1969″), que aludiría según algunos al año en el que se publicó la “Biblia satánica”, escrita por el satanista Anton La Vey.

Tampoco faltaron los que aseguraron que había un mensaje satánico oculto en la canción, pues si la frase “This could be Heaven or this could be Hell” (“Esto puede ser el Cielo o puede ser el Infierno”), se reproducía en sentido inverso, supuestamente se podía escuchar el siguiente mensaje: “Yeah, Satan. How he organized his own religion / Yeah, well he knows he should. How nice!” (“Sí, Satán. Cómo organizó su propia religión. Sí, él sabe bien que lo haría. ¡Qué maravilla!”).

Pero los rumores de satanismo no sólo afectan a la letra y al título de la canción, sino que también afectan a las fotos utilizadas para la portada y la contraportada del disco en el que aparece el tema, titulado de igual forma.

La portada muestra un hotel de estilo español, del cual se decía que era el cuartel general de los miembros de la Iglesia de satán, aunque en realidad la fachada corresponde al Hotel Beverly Hills, conocido como Pink Palace y ubicado en la avenida Sunset Boulevard.