“Mata Mua”, de Gauguin, no volverá al Thyssen este año

El ministro de Cultura asegura que hará “todo lo asumible y razonable” para alcanzar un acuerdo con Carmen Cervera y que la obra vuelva al museo

Un cuadro pequeño, pero potente. “Mata Mua”, un óleo sobre lienzo de Paul Gauguin, es una de las obras más célebres del autor, quien lo pintó en Tahití. El francés viajó a la isla en 1891 en busca de inspiración artística en los pueblos primitivos. Y uno de los resultados fue esta obra, donde se observa un paisaje de Tahití compuesto por un arbol, en el centro, dos mujeres maorís sentadas y, detrás, una estatua de Hina, la diosa de la luna y rival del dios del sol, llamado Oro. Es una obra peculiar, ya que la escena es producto de la imaginación de Gauguin.

Hace cuatro meses, Carmen Cervera sacó cuatro pinturas capitales del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid. Entre ellas, “Mata Mua”, así como otras de Monet, Degas y Hopper. Ahora, los negocios para volver a alquilar la pieza siguen en proceso, siendo el principal objetivo el de recuperar la obra, cueste lo que cueste.

El ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, se reunió hace unos días por primera vez con Cervera y asegura que hará “todo lo asumible y razonable” para alcanzar un acuerdo. Y, para que este acuerdo tenga sentido, “Mata Mua” debe estar en él. De esta manera, la obra de Gauguin vuelve a ser protagonista en las desavenencias entre el Gobierno y la colección de Carmen Thyssen.

Han acordado ampliar el plazo de negociación, que expiraba este 30 de septiembre, hasta el 31 de diciembre. Por tanto, la obra de Gauguin no podrá ser admirada por los espectadores del Thyssen, al menos, hasta el año que viene. “La reunión fue muy bien, hubo una comunicación sincera y claramente facilitadora de lo que pueda ser un acuerdo”, ha señalado el ministro en Radio Nacional.

“La voluntad de este Gobierno es que vuelva el ‘Mata Mua’, siempre situando por encima el interés general, del museo y de España”, explica el ministro. A su juicio, la baronesa tiene derecho a “sacar” sus cuadros cuando quiera, ya que “son de su propiedad”.

“Mata Mua” lleva todo este tiempo en una caja en un banco de Andorra. El cuadro cruzó la Península antes de verano para almacenarse en una cámara acorazada, todo un desperdicio de una obra realizada para la observación y el deleite del espectador. Sin embargo, todo termina resumiéndose en intereses económicos y en causas logísticas, por lo que habrá que esperar a volver a ver a Gauguin colgando en las paredes del museo madrileño.