Cine

“Dios mío, ¡los niños han vuelto!”: enredo francés en un nido no tan vacío

Michèle Laroque regresa a la dirección, después del éxito de “Una mujer brillante”, con una comedia sobre el problema de la vivienda entre los más jóvenes

Michèle Laroque y Stephane de Groodt son marido y mujer en "Dios mío, ¡los niños han vuelto!", que se estrena esta semana en cines
Michèle Laroque y Stephane de Groodt son marido y mujer en "Dios mío, ¡los niños han vuelto!", que se estrena esta semana en cines FOTO: DEAPLANETA

El de Michèle Laroque (Francia, 1960) es un rostro que se asocia a ese «la comedia francesa del año» que ya casi es meme. Hace un par de años, a propuesta de un productor «osado», como ella explica, se atrevió a dirigir «Una mujer brillante» desde un texto que llevaba años haciendo en el teatro y se convirtió en una de las realizadoras más taquilleras de la historia de su país. Con esas credenciales, estrena esta semana «Dios mío, ¡los niños han vuelto!»: «Me parece increíble que estemos abriendo cines en Francia y España ahora, cuando todo me queda tan lejos y he escrito ya dos guiones entre medias. Y, encima, una cinta sobre lo que significa la convivencia en casa», bromea la actriz en referencia al título original del filme, que se podría traducir como «Cada uno en su casa» y que en sus agradecidos 80 minutos de metraje se las arregla para que el espectador salga de la sala con una sonrisa tontorrona, como en el «cine champagne» del que nos gustaba hablar hace unas décadas.

En la película, además de dirigir, interpreta a una Catherine que tendrá que lidiar con un marido recién jubilado –y tremendamente aburrido entre su nueva afición a los bonsáis– y una hija, y su novio, que se quedan sin piso en el París de los precios imposibles y deben volver al nido: «La vida se ha complicado mucho, y a eso no ayuda que los estudios sean tan largos y que los jóvenes tarden tanto en encontrar su primer trabajo. No tienen los medios para irse de casa y es complicado», opina antes de relacionarlo con el argumento: «Los colegas me preguntaban entre risas si sabía algo de la pandemia con antelación, porque situaciones como la que contamos se han multiplicado desde el inicio de los confinamientos».

La actriz francesa Michèle Laroque, que protagoniza y dirige "Dios mío, ¡los niños han vuelto!"
La actriz francesa Michèle Laroque, que protagoniza y dirige "Dios mío, ¡los niños han vuelto!" FOTO: DEAPLANETA

Con su hija, más exigente

Entre el reparto, que completan clásicos como Stéphane De Groodt («Astérix en los Juegos Olímpicos»), también tiene un pequeño papel Oriane Deschamps, hija de Laroque más allá de la ficción: «Es un gran placer trabajar con ella porque nos conocemos bien, pero soy muy exigente. Al ser mi hija le pido más que al resto y a veces diría que me vuelvo un poco difícil», confiesa. ¿Y qué más cambia cuando se sienta en la silla de directora? «La diferencia es que ahora soy responsable de todo. De la historia que se cuenta, pero también del vestuario, de la iluminación, de los peinados... Cuando trabajo de actriz, solo soy un instrumento», añade.

Y en una historia sobre compartir casa, en la que aparece su propia hija, ¿queda algo de autobiográfico en el filme? Laroque reflexiona: “Parto del principio de que siempre hay algo mío en los personajes, los escriba yo o no. Y eso tiene que ver con las cosas maravillosas, las buenas, pero también con las malas. Estamos llenos de matices, y la vida hace que salga un lado u otro, que se forme nuestra personalidad. Cuando se trata de un personaje, me gusta mucho la observación pero también la documentación. Mi personaje está lleno de cosas que he visto en la sociedad, y es como parte de todos nosotros y a la vez no es nadie. ¿Me he comportado así? A veces, pero escribir personajes pasa por conocer muy bien la condición humana y conocerse a uno mismo”, confiesa.