Cine

Muere la actriz Pilar Bardem

La actriz, hermana del gran director Juan Antonio Bardem y madre del actor Javier Bardem, ha fallecido a los 82 años como consecuencia de una enfermedad pulmonar

La actriz Pilar Bardem ha fallecido a los 82 años en la clínica Ruber de Madrid a causa de una enfermedad pulmonar, según ha avanzado la revista “Semana” y ha confirmado el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta. “Con profunda tristeza recibo la noticia del fallecimiento de la actriz y activista Pilar Bardem. Traslado mis condolencias a sus hijos, familia, amistades y compañeros y compañeras de profesión. Su memoria la mantendrá siempre viva entre nosotros”, ha señalado Iceta en un mensaje en su perfil oficial de Twitter.

Qué cosas tiene el destino, a Pilar Bardem la incinerarán el 18 de julio en el Escorial. ¿Pero, quién se acuerda ya del Alzamiento Nacional excepto los socialistas y comunistas que lo propiciaron con el asesinato a Calvo Sotelo, de quien el 13 de julio se cumplen 85 años? Y si resulta curioso es porque Pilar Bardem es la matriarca de una saga comunista con solera, cuyo hermano el director Juan Antonio Bardem además de buenísima persona fue una de las «B» del cine español, junto a Berlanga y Buñuel.

Como actriz, su carrera es poco reseñable, si exceptuamos el Premio Goya por su interpretación en «Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto» (1995) y una colaboración en «Carne trémula» (1997) de Pedro Almodóvar. Formó parte de esa pléyade de grandes actores siempre en pequeños papeles que caracteriza al cine español de posguerra (la del Alzamiento Nacional), en general interpretando papeles secundarios en comedias de medio pelo o en buenas películas interpretando a mujeres de fuerte carácter y escasa presencia.

En Pilar Bardem contó más la estirpe cinematográfica, su parentesco con grandes actores del cine español que por sí misma. Además de su hermano Juan Antonio Bardem, con obras esenciales en la historia del cine español como «Cómicos» (1954), «Muerte de un ciclistas» (1955), «Callle mayor» (1956) y «Nunca pasa nada» (1963), donde puede darse por concluida la carrera artística y creativa del gran Juan Antonio Bardem.

Vocación temprana

Pilar Bardem era la hija pequeña de Rafael Bardem y Matilde Muñoz Sampedro, dos figuras señeras del teatro y también en cine nacional, y nieta de una de las grandes cómicas del cine y el teatro desde la posguerra hasta finales de los años 60: Guadalupe Muñoz Sampedro. Comenzó en los años 40 y nunca dejó de interpretar a viejecitas encantadoras de amplia sonrisa y voz característica, desde «El difunto es un vivo» (1941), donde ya era la suegra, con 44 años, hasta la maravillosa pareja que hacía con Julia Caba Alba en «Maribel y la extraña familia»(1960).

Pese a su «compromiso comunista» disimulado como activismo en pro de «acciones solidarias y valores humanitarios», la defensa del pueblo saharaui y demás, nunca destacó por su oposición a las dictaduras de izquierdas ni a los dictadores que oprimían a los pueblos cubanos, venezolanos y nicaragüense, y todavía menos criticar los regfímenes comunistas soviéticos, chinos o vietnamitas, sino muy al contrario, solidarizarse con todos tiranos comunistas. Como sus hijos, Carlos Bardem, que ayer mismo defendía la represión a palos contra el pueblo cubano que pedía libertad, ni su hijo Javier Bardem, comprometido con las mismas causas de su madre y los mismos silencios de las dictaduras comunistas.

En el terreno estrictamente interpretativo, Pilar Bardem fue una actriz de «reparto» que nunca destacó por sus grandes dotes interpretativas. Era una actriz eficaz en pequeños papeles que la habían abocado a ser una actriz de comedia de los Ozores. Mariano Ozores solía contratarla para sus divertidas comedias en las que tenía que apechugar con mujeres de la vida, monjas, madre superioras, suegras y vecinas, tanto en su etapa del destape como en la siguiente del cine «S», aunque ella siempre se mantuvo en un plano de mujer digna y ocurrente, según lo requiriese el guión. También es cierto que nunca renegó de este tipo de cine, muy alejado de sus compromisos comunistas y preocupaciones por unos derechos humanos sectarios y sesgados siempre.

Comedias al instante

Muchas de esas comedias «al instante», sobre temas de la candente actualidad española, tanto de la época de las grandes comedias de Tony Leblanc y Pepe Isbert, como de la transición y la democracia, las hizo junto a la pareja estelar de Esteso y Pajares y junto al numeroso elenco de actores como Alfredo landa, José Luis López Vázquez, Antonio Ferrandis, Fernando Fernán Gómez, Florinda Chico, José Sacristán y Antonio Ozores.

Más de 80 películas con títulos como «La descarriada» (1973), «El reprimido» (1974), «Yo soy Fulana de Tal» (1975), «Ellas los prefieren... locas» (1976), «Caperucita y roja» (1977), «La Lola nos lleva al huerto» (1984) y «Las edades de Lulú» (1990) contaron con su presencia a veces pequeña y otras un poco más extensa pero siempre adecuada a las intenciones de este cine circunstancial, poco o nada elaborado, pero de gran éxito de taquilla. También colaboró en numerosas series televisivas desde los tiempos de «Hora once» (1968-1974), «Silencio estrenamos» (1974), «El pícaro» (1974) y «Los gozos y las sombras« (1982) en la que interpretaba a una curandera. En los últimos años fue la madre orgullosa de Javier Bardem, galardonado con un Oscar y de su nuera Penélope Cruz.