Cultura

Las latas de Sopa Campbell’s de Andy Warhol: ¿qué las hizo tan especiales?

“Solía beberlo”, dijo. “Solía tener el mismo almuerzo todos los días durante 20 años”.

Latas de sopa Campbell.
Latas de sopa Campbell. FOTO: Andy Warhol MOMA

El 9 de julio de 1962, un artista poco conocido llamado Andy Warhol inauguró una pequeña exposición. Su obra representaba la sopa Campbell y cada una de sus 32 pinturas mostraba un sabor diferente en la alineación. Esta fue su primera exposición de pintura en solitario. Para entonces, había pasado casi una década como un artista comercial de primer nivel, trabajando con clientes publicitarios de alto nivel como Dior, pero estaba decidido a convertirse en un verdadero artista, reconocido tanto por los museos como por la crítica.

Para hacer las pinturas de la lata de sopa Campbell, Warhol proyectó la imagen de una lata de sopa en su lienzo en blanco, trazó el contorno y los detalles y luego los rellenó cuidadosamente con pinceles y pintura anticuados. Para mantener la coherencia, usó un sello manual para hacer el patrón de la flor de lis alrededor del borde inferior de cada etiqueta, pero no siempre lo hizo bien. Pequeños detalles (diminutos toques de rojo en la pintura Sopa de tomate, el sello de flor de lis aplicado de manera desigual en otras) traicionaron los orígenes artesanales de las pinturas.

Al usar técnicas de bellas artes para representar un objeto fabricado todos los días, Warhol captó una contradicción esencial en Pop Art. Aunque se suponía que debían verse como si hubieran sido hechos mecánicamente, cada pintura era ligeramente diferente, y no solo en el sabor de la etiqueta.

El impacto gráfico y un aire de nostalgia pueden ser dos de las razones por las que Warhol eligió la línea de productos de Campbell como su ícono pop. El diseño clásico de la etiqueta había cambiado poco desde su debut a principios del siglo XX, incluida la letra cursiva y hogareña de ‘Campbell’s’, que, según un archivista de la compañía, era muy similar a la firma del propio fundador Joseph Campbell. Y el mismo Warhol había crecido con la sopa Campbell. “Solía beberlo”, dijo. “Solía tener el mismo almuerzo todos los días durante 20 años”.

El primer espectáculo de Warhol no causó la impresión positiva que esperaba. De hecho, la poca respuesta que provino del público o de los críticos de arte podría ser dura. “Este joven ‘artista’ es un tonto de cabeza blanda o un charlatán de cabeza dura”, escribió un crítico. Un comerciante de arte en la calle de Ferus Gallery fue aún más mordaz. Colocó latas reales de sopa Campbell en su ventana, junto con un letrero que decía: “No se deje engañar. Consigue el Original. Nuestro precio bajo: dos por 33 centavos”.

Una vez que el público y la crítica superaron su conmoción, se entusiasmaron con las latas de sopa de Warhol. Por un lado, hicieron que el arte fuera divertido. ¿Qué tan difícil podría ser entender una pintura cuando el original probablemente estaba en el estante de su cocina? Los críticos comenzaron a ver el humor astuto e irónico en los retratos. La muestra en Ferus Gallery marcó un punto de inflexión en la carrera de Warhol. Después de las latas de sopa Campbell, Warhol pasó de la pintura a la serigrafía, un proceso que produjo resultados más mecánicos y le permitió crear múltiples versiones de una sola obra.

Al final, las latas de sopa de Warhol fueron reconocidas como obras de arte dignas de un museo, nada menos que por el Museo de Arte Moderno en Nueva York. Hoy en día, las latas de sopa de Warhol siguen siendo un ícono de la cultura pop y aparecen en todo, desde platos y tazas hasta corbatas, camisetas, tablas de surf y patinetas.