Cultura

Así surgieron las Cuatro Torres que consolidaron el “skyline” de Madrid

Las torres Cepsa, Espacio, PwC y de Cristal conforman un conjunto arquitectónico moderno fundamental en el paisaje de la capital

Cuatro Torres Business Area de Madrid, una de las zonas emblemáticas de la capital de España
Cuatro Torres Business Area de Madrid, una de las zonas emblemáticas de la capital de España FOTO: José Luis Martínez EFE

La magia de las ciudades reside en ese contraste de paisajes, esa mezcla de arquitectura y creaciones que reflejan el paso del tiempo, así como el avance de la sociedad. Madrid es uno de esos lugares en los que el visitante disfruta en su paseo de todo tipo de elementos, desde obras de la época de Carlos III a edificios que se elevan como ejemplo del presente y futuro de la arquitectura moderna. Este último es el caso de las Cuatro Torres, rascacielos madrileños que actualmente reciben el nombre oficial de Cuatro Torres Business Area y que desde que se levantaron fueron sede de uno de los grandes núcleos empresariales de la capital, así como consolidaron su arbitrario “skyline”.

Ubicadas en el Barrio de la Paz, distrito de Chamartín, ocupan un espacio en el que antes se expandía el club del Real Madrid, que en 2001 se trasladó por problemas financieros y vendieron el terreno. Fue entonces cuando comenzaron a idearse las construcciones de cuatro rascacielos, y las construcciones arrancaron en 2004. El primer edificio en inaugurarse fue la Torre Espacio, en 2007, con unas dimensiones que superaron al que entonces era el más alto de España, el Hotel Bali de Benidorm: la torre madrileña cuenta con 57 plantas y 224 metros de altura.

No obstante, la altura de la Torre Espacio se vio rápidamente superada por sus compañeras. En 2008 se finalizó la construcción de la Torre PwC, la única que cuenta en la mayoría de su espacio con un hotel, con 58 plantas y 236 metros de altura, así como en 2009 se inauguró la Torre Cepsa, con 45 plantas y 248 metros de altura. Por último, el proyecto se consolidó con la Torre de Cristal, propiedad de Mutua Madrileña, que contiene sede de empresas como Coca-Cola o Seat y que cuenta con 52 plantas y 249 metros de altura.

En cuanto a los nombres que hay tras estas edificaciones, destaca el de Norman Foster, artífice de la Torre Cepsa. Es por ello que su nombre original fuera Torre Foster, y si bien estaba destinada a ser sede central de Repsol, pasó a ser adquirida por Caja Madrid, posteriormente integrada en Bankia, y desde octubre de 2013 pasó a la propiedad de Cepsa. En septiembre de 2016, volvió a cambiar de titular: Amancio Ortega adquirió el inmueble por 490 millones de euros, tratándose de su mayor operación en España después de la adquisición de la Torre Picasso.

Desde la izda., la Torre Cepsa, la Torre PwC, la Torre de Cristal y la Torre Espacio
Desde la izda., la Torre Cepsa, la Torre PwC, la Torre de Cristal y la Torre Espacio FOTO: Cristina Bejarano La Razón

Vidrio, rupturas y hormigón

La Torre Cepsa cuenta con dos núcleos externos de hormigón armado, y se desvincula del modelo clásico de rascacielos. Estos núcleos, que contienen ascensores o escaleras, están recubiertos por placas de acero inoxidable, y entre ellos se sitúan los espacios de oficinas. Por su parte, la Torre de Cristal fue construida por César Pelli, también autor de las Torres Petronas de Kuala Lumpur, y quizá lo más interesante de su estructura es la ruptura vertical que se observa en la fachada, dando una sensación de tener forma de obelisco. Una forma que influye en la disminución del área habitable, así como en la cima del edificio hay una cúpula de vidrio.

La Torre PwC fue realizada por los españoles Enrique Álvarez-Sala Walter y Carlos Rubio Carvajal, y su diseño está compuesto por un triángulo equilátero y tres circunferencias. Además, está dividido en franjas perforadas, que sirven para aportar luz natural y ventilación, con fachada compuesta de vidrio y ventanas orientadas de manera estratégica de manera que mantengan el equilibrio del rascacielos. Por último, la Torre Espacio, actualmente llamada Torre Emperador Castellana, cuenta con la fachada cubierta exclusivamente de vidrio y el arquitecto que la diseñó fue Henry N. Cobb, artífice de grandes rascacielos en Estados Unidos. Su fachada es, quizá, una de las más peculiares del conjunto, pues está recortada por una curva en diagonal, así como está compuesta por una cara doble de cristal.

Las Cuatro Torres conforman el "skyline" de Madrid
Las Cuatro Torres conforman el "skyline" de Madrid FOTO: Cipriano Pastrano Delgado La Razón

Con esto, junto a las Cuatro Torres figura una más pequeña, pero cuyas dimensiones también son destacables. Se trata de la Torre Caleido, rascacielos de 181 metros y 36 plantas, y situado en el mismo complejo de las anteriores. De ahí a que popularmente se le conozca como la “Quinta Torre”. Es, además, bastante reciente, pues si su construcción comenzó en abril de 2017, no fue hasta el 19 de octubre de 2021 cuando tuvo lugar su inauguración.