Cultura

Crítica de “Padre no hay más que uno 3”: las zambombas son para el verano ★★★

Una escena de "Padre no hay mas que uno 3"
Una escena de "Padre no hay mas que uno 3" FOTO: Jorge Alvarino

Director: Santiago Segura. Guion: Marta González de Vega, Santiago Segura. Intérpretes: Santiago Segura, Toni Acosta, Martina D’Antiochia, Luna Fulgencio, Sirena Segura, Calma Segura, Loles León, Carlos González Morollón, Luna Lopez, Wendy Ramos, Diego Arroba “El Cejas”, Carlos Iglesias, Candela Haro. España, 2022. Duración: 99 minutos. Comedia familiar.

Es un animal cinematográfico y también un tío muy inteligente para el negocio que sabe arriesgar cuando resulta necesario. Lo demostró de nuevo cuando decidía estrenar la segunda parte de «Padre no hay más que uno» con la pandemia campando aún a sus anchas (en realidad, no ha dejado de hacerlo desde entonces), convirtiéndose en un éxito de taquilla durante unos tiempos tan complicados, y lo ratifica al presentar ahora la nueva entrega de una saga que tiene para largo, una película que aparece en pleno verano ambientada, sí, por Navidades. Y no podía comenzar de otra manera tratándose de Segura: los niños más pequeños (tienen seis criaturas) de Javier y Marisa rompen accidentalmente el Niño Jesús del Belén, un objeto de coleccionista, por ello deciden, junto al abuelo que acaba de llegar a casa desolado porque la pareja del señor ha decidido dejarlo por otro, ir a la Plaza Mayor y comprar otro parecido.

Pero la pequeña, casi un bebé todavía, se esfuma de pronto. Como en «La gran familia» (Fernando Palacios, 1962), porque la cultura sobre el séptimo arte de este director, actor y «showman» es mayúscula (lo de, por ejemplo, Berlanga está claro como el agua en el «Torrente» que comenzó su otra provechosa serie). La nena aparece pronto, pero de lo que no hay rastro es de una figura que se parezca a la que acabó hecha añicos. Los enredos se suceden (la inefable madre de Javier intentando ligar con el suegro de este) mientras Sara, la mayor del clan, rompe con Ocho (El Cejas, otro personaje que tal baila) y Segura compone la comedia blanca, divertida, sólida y familiar que tenía en mente seguro que antes de esbozar siquiera el guion. Y siguen sucediéndose los embrollos: los hijos no saben cómo reunir el dinero para comprar esa estatuilla tan cara y Javier intenta que Sara se reconcilie con su ex pareja porque le ha puesto los ojos encima a un cantante que encarna Omar Montes y que convierte al anterior en un santo. No hace falta ser demasiado listos: Segura triunfará hasta tocando la zambomba con la que nos está cayendo encima.

Lo mejor

Que el filme no defraudará a los fans de la saga y su sólido elenco de intérpretes

Lo peor

Habrá quien se extrañe al ver un título «navideño» en estas fechas, pero así es Segura