MENÚ
lunes 22 julio 2019
08:10
Actualizado

Compañía Nacional de Teatro Clásico: ética para tiempos arrebatados

Helena Pimenta, su aún directora, presenta su última temporada al frente de la institución, que contará con direcciones suyas, de Del Arco, Natalia Menéndez y Albertí, entre otros

  • "La hija del aire", actualmente en cartel en el Teatro de la Comedia
    "La hija del aire", actualmente en cartel en el Teatro de la Comedia /

    Inaem

Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

18 de junio de 2019. 11:04h

Comentada
Raúl Losánez.  Madrid. 17/6/2019

ETIQUETAS

Helena Pimenta se despide de la Compañía Nacional de Teatro Clásico con una programación para la temporada que viene que tendrá la ética y el honor como temas vertebradores y a Calderón de la Barca como autor destacado.

El nuevo curso teatral se ha presentado hoy en un acto en el que no ha estado presente el nuevo director de la CNTC, Lluis Homar. “Lo cierto es que ha sido un despiste –confesaba la directora-, y no le hemos llamado hasta esta mañana; pero sé que está muy al tanto de todo lo que se presenta”.

La temporada se abrirá el 13 de septiembre con ‘La vida es sueño’ vista y hecha por La Joven Compañía Nacional, a cuyo frente volverá a colocarse la propia Pimenta, algo que no hacía desde 2008 con ‘La noche de San Juan’ –cuando todavía era Eduardo Vasco el máximo responsable de la CNTC-. A pesar de ser una obra ya montada por ella misma en esta etapa –en la conocida versión de Juan Mayorga que protagonizó Blanca Portillo en 2012-, la directora ha querido dar a los canteranos la posibilidad de aproximarse a “la obra por excelencia de nuestra dramaturgia clásica”. “Es el texto más complejo, más difícil y el que más huella probablemente puede dejar en un actor joven –señalaba-; y he querido, de alguna manera, pasarles ese testigo”.

En las antípodas de ese popular título está ‘La señora y la criada’, una comedia muy poco conocida de Calderón en la que el director Miguel del Arco, según ha explicado Pimenta, “ha puesto mucho interés e ilusión para recuperarla”. La firma del poeta madrileño está impresa asimismo en ‘El gran mercado del mundo’, un montaje dirigido por Xavier Albertí que ya se ha estrenado en Cataluña y que llegará al Teatro de la Comedia a mediados de septiembre.

También el teatro breve de Calderón estará presente, acompañando en esta ocasión al de otros autores importantes del Siglo de Oro –Moreto, Quiñones de Benavente...-, en el próximo trabajo de la aplaudida compañía Ron Lalá, que llevará el título de ‘Andanzas y entremeses de Juan Rana’.

El teatro clásico europeo tendrá su hueco la próxima temporada con ‘El enfermo imaginario’, de Molière, en la versión que Josep Maria Flotats pondrá en pie, y con el shakespeariano ‘Sueño de una noche de verano’, revisitado por Bárbara Lluch. Natalia Menéndez, por su parte, volverá a los clásicos por primera vez después de su periodo al frente del Festival de Almagro, y lo hará para representar ‘El vergonzoso en palacio’, un título de Tirso de Molina que, según Pimenta, “gusta mucho en la compañía”.

Un ciclo de recitales dividido en dos proyectos independientes, uno dedicado a la poesía mística y otro a la poesía profana, así como la reposición de ‘El castigo sin venganza’, otra obra –en esta ocasión con la firma de Lope de Vega- en la que el honor vuelve a ser un asunto medular, cierran un cartel que apela temáticamente a la ética porque, según la todavía directora de la CNTC, “está siempre muy presente en los textos clásicos; muchos veces acudes a ello casi sin darte cuenta, pero, además, la ética es más necesaria que nunca en unos tiempos muy arrebatados y muy locos en los que todo se compra y se vende rápidamente”.

Después de ocho años al frente de la institución pública, Helena Pimenta, emocionada en su despedida –que se hará efectiva en septiembre-, quiso recordar y agradecer el trabajo de todos los profesionales que la han acompañado en esta andadura, con especial mención a sus colaboradores más estrechos: entre ellos, el dramaturgo Álvaro Tato y los actores Joaquín Notario, Nuria Gallardo, Marta Poveda o Rafa Castejón.

Un trabajo que ha llevado a la CNTC a crecer en espectadores, según los datos que la directora daba a conocer, desde los 60.000 cifrados en su primer año de mandato hasta los cerca de 200.000 que se han contabilizado en cada una de las dos últimas temporadas.

Últimas noticias