Cultura

Cuando Zelenski habló de la toma de Brielle

El pasado 31 de marzo del presidente de Ucrania pronunció un discurso por vía telemática ante el parlamento neerlandés

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski
El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski FOTO: UKRAINE PRESIDENTS OFFICE / ZUMA PRESS / CONTACTO UKRAINE PRESIDENTS OFFICE / ZUMA

Como ocurrió el martes 5 de abril en el Congreso de los Diputados, el pasado 31 de marzo el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, pronunció un discurso por vía telemática ante el parlamento neerlandés. Si en España habló de Guernika -olvidándose de otros bombardeos como el de Granollers o el de Cabra- ahí lo hizo sobre la toma de Brielle. Y se armó la polémica. ¿Por qué?

El tema fue un Twitter de EuroEFE. En él se puede leer: “recordó que #PaisesBajos ‘se fundó' tras la Guerra de los Ochenta Años ‘contra la tiranía’ de Felipe II de España”. En realidad Zelenski dijo: “Sé que mañana tu país cumplirá 450 años del inicio del levantamiento armado contra la tiranía. Un acontecimiento fundamental para vuestro estado, para vuestra sociedad”.

Las dos frases se parecen muy poco, pero en su contexto están hablando de lo mismo, aunque en la primera se cita a un rey y una guerra. La toma de Brielle tuvo lugar el 1 de abril de 1572. Aquel levantamiento supuso un punto de inflexión de la conocida como Guerra de los Ochenta Años (1568-1648). ¿Por qué hubo ese levantamiento?

Las aspiraciones de la nobleza, que defendían los católicos conde de Egnont y Horn y el protestante príncipe Guillermo de Orange. A esto se unió la rápida expansión del credo calvinista, que chocaba con la política de uniformidad religiosa propugnada desde España.

Los mendigos del mar

La toma de Brielle tuvo como protagonistas a los mendigos del mar, que la tomaron sin resistencia. Este nombre se debe en Flandes a los piratas y, a partir del 1566, se conoció así a los habitantes de los Países Bajos que se opusieron a la administración española.

Por aquel entonces la ciudad de Brielle estaba sin guarnición militar. Con poca población en el interior de sus murallas y desprotegida era fácil conquistarla. La desprotección era normal por una causa. Aun hacia frío y en invierno -normalmente- los enfrentamientos bélicos quedaban detenidos, a la espera del buen tiempo. Con lo cual nadie esperaba un ataque enemigo por mar o por los ríos.

Ayer el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, conectó por videoconferencia con el Congreso de los Diputados
Ayer el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, conectó por videoconferencia con el Congreso de los Diputados FOTO: EUROPA PRESS/R.Rubio.POOL Europa Press

Los mendigos del mar decidieron atacar Brielle por el norte y el sur. La toma de la ciudad puede considerarse un paseo militar. Al ver la llegada de las naves enemigas muchos huyeron. Los que decidieron quedarse no ofrecieron resistencia. Aquella conquista era necesaria, o como mínimo eso pretendían, para debilitar el poder de Felipe II y humillar al duque de Alba.

El contraataque español no se hizo esperar. El duque de Alba envió 10 compañías hacia allí. Estas salieron de Utrecht al mando del conde Bossu. No consiguieron su propósito. Las fuerzas españolas fueron rechazadas por los mendigos del mar, al haberse hecho fuertes en la amurallada Brielle.

No podemos decir que fuera una gran victoria. La verdad, es que la conquista de Brielle fue una toma sin víctimas, muy sencilla de llevar a cabo y podemos añadir triunfal. Ahora bien, aquella conquista supuso que los holandeses se crecieran en su lucha contra la Monarquía española, y que avanzaran hacía otras ciudades.

La independencia final

A partir de ese momento Holanda y Zelanda se unieron contra el enemigo español. El 6 de abril de 1572 tomaron Flesinga. En esta ciudad sus habitantes, al conocer lo que había sucedido en Brielle, decidieron lanzar varias descargas de artillería contra los barcos españoles que estaba atracados en el puerto. Estos, por miedo a una derrota, decidieron retirarse a Middelburg. La llegada de Antonio de Bourgoyne, enviado por el duque de Alba, para apaciguar los ánimos, no sirvió de nada. Este fue expulsado de la ciudad. Los ciudadanos de Flesinga enviaron un mensaje a William van der Marck, el líder de los mendigos del mar. En ella el comentaban que se unían a la rebelión. Marck mandó a William de Blois con 3 naves y 200 hombres para tomar y proteger la ciudad.

Aquella toma tuvo una víctima. Se trata del ingeniero jefe Pedro Pacheco. Este llegó a Flesinga para realizar unos trabajos de fortificación. Desconocía todo lo ocurrido. Esto es, que la ciudad se había rebelado contra la Monarquía española. Sólo llegar a la ciudad, con dos ayudantes, fue detenido por los mendigos del mar. William de Blois, debido a su rango, mando que les tres fueran ahorcados. Begoña Valero en La casa del Compás de Oro afirma que “los escasos soldados que los escoltaban salieron peor parados. Tras cortarles los genitales con tijeras fueron quemados vivos”.

Grabado que representa la toma de Brielle, por Jan Luyken
Grabado que representa la toma de Brielle, por Jan Luyken FOTO: archivo

Los mendigos del mar avanzaron a Dordrecht, Enkhuizen, Gouda, Veere, Alkmaar, Oudenaarde y Gorcum. Ahí detuvieron a un grupo de 19 religiosos católicos. Después de torturarlos y conminarlos a apostatar de su fe católica y retirar su obediencia al Papa, al negarse fueron ejecutados el 9 de julio de 1572. Se les conoce como los mártires de Gorcum. Fueron beatificados por Clemente X en 1673 y canonizados por Pío IX en el 1865. Su fiesta es el 9 de julio.

La Guerra de los Ochenta Años tuvo como consecuencia final la independencia oficial de los Países Bajos tras la Paz de Westfalia. Sobre la toma de Brielle, en neerlandés hay un dicho que dice: “El 1 de abril, Alba pierde sus gafas”. En realidad no son gafas -bril- sino Brielle -Den Briel- con lo cual se entiende la frase que, originalmente dice: “Op 1 april verliest Alva zijn bril”.