Coronavirus

Así es el confinamiento de los Hernangómez en Estados Unidos

Willy, Juancho y Andrea se han juntado en el apartamento del hermano mayor en Charlotte. Fortnite, series, gimnasio, partidos vintage... ocupan su tiempo

Los hermanos Hernangómez, Juancho y Willy, durante su confinamiento en USA
Los hermanos Hernangómez, Juancho y Willy, durante su confinamiento en USA FOTO: Redes sociales (nombre del dueño)

Los «Hernanbros», como se les conoce en la selección, no son dos, son tres. A Willy (25 años) y a Juancho (24) hay que sumar a Andrea Hernangómez (20). Los tres viven en Estados Unidos. Ellos juegan en la NBA. El mayor, en los Charlotte Hornets; el mediano, en los Timberwolves de Minnesota y la pequeña estudia y juega también al baloncesto en la Universidad de Fairfield en Connecticut. «Hacía muchos años que no pasábamos tanto tiempo juntos», comenta Willy. En su apartamento en la ciudad de Carolina del Norte han recalado sus dos hermanos desde que hace poco más de un mes se suspendiera la NBA y luego se decretara el confinamiento en Estados Unidos.

Willy está otra vez sin barba, «pero sigo siendo el hermano mayor», como cuando debutó con la selección hace ya casi seis años. «Para nuestros padres y para nuestra familia en general es mejor que estemos los tres juntos en casa del hermano mayor. Ellos están en su casa en España y es el momento de tener paciencia y de cuidarnos unos a otros para volver a nuestras vidas cuanto antes. Hablamos a diario con ellos y también tratamos de hacerlo con mi abuela, para que vea que sus nietos están bien», asegura el pívot. Hay otras formas de estar cerca de la familia y tienen que ver con la cocina: «Hemos hecho alguna cosa como un bizcocho o una tortilla de patata y también tenemos vino español».

Aunque de la comida se ocupa una chef, «que cocina de maravilla para los tres, y el viernes no saltamos un poco la dieta», relata el mayor. ¿Y cómo es un día en el confinamiento de los Hernangómez? «Intentamos pasarlo bien, porque no estábamos así tanto tiempo juntos desde hace muchísimos años. Hasta ahora nos estamos organizando muy bien. Nos levantamos a la vez y desayunamos los tres juntos. Luego Andrea empieza sus clases on line de la Universidad y yo estoy haciendo también un curso on line. Juancho empieza a hacer un poco de cardio. Intentamos entrenar los tres juntos con un gimnasio que tengo montado en el salón y así luego podemos comer todos juntos», detalla Willy.

«Aquí está toda la franquicia pendiente de ti. En cuanto empezó el confinamiento me mandaron un buen lote de pesas, mancuernas, gomas, bicis... tengo montado un buen gimnasio en el salón de casa. Y los doctores, preparadores físicos, el general manager... todo el mundo se preocupa de que estés bien, de que no te falte de nada, de atenderte si tienes algún síntoma relacionado con la enfermedad... Hay que ser positivos y pensar que esto va a servir para seguir mejorando, porque entrenamos todo lo que queremos, descansamos en casa, no hay viajes... Se trata de tener paciencia y pensar que de esto vamos a salir pronto», asegura el mayor. No todo es machacarse en el gimnasio. También hay «dos o tres sesiones semanales de yoga y algún ejercicio que nos manda mi preparador físico desde España. Se trata de estar preparado para cuando volvamos a nuestros equipos, si es que volvemos esta temporada. Aunque no podemos jugar al baloncesto, entrenamos cinco o seis días a la semana en casa».

La situación de Willy y Juancho con sus equipos era similar. La Liga se suspendió a falta de un mes para el final de la primera fase. A los Hornets les faltaban 17 partidos para alcanzar los 82 y estaban a siete victorias de los playoffs. Una misión casi imposible. Los Wolves de «Juanchiviris» estaban ya eliminados. Ambos saldrán al mercado el próximo verano en busca de un contrato potente.

¿Y por las tardes? «Toca algo más de trabajo y luego ya nos dedicamos a ver series que no hayamos visto ninguno, algo de Netflix, escuchar música, jugar al Fortnite y también vemos partidos de playoffs de temporadas anteriores que sirven para aprender», dice Willy. ¿Algunas recomendaciones? «La casa de Papel, Ozark, Vivir sin permiso, Élite... también hay alguna película». En las redes sociales es habitual verles con el Fortnite: «Somos profesionales del Fortnite. Durante la temporada normal es nuestro juego más habitual así que ahora que tenemos más tiempo al estar en casa y no tener que viajar... Estamos jugando mucho». Al fondo aparece un verano sin selección y con el objetivo de que el Campus Hernangómez en Las Rozas pueda celebrarse.