¿Petrovic, Sabonis, Nowiztki, Gasol, Parker...? No, el mejor jugador europeo de la historia con 21 años es Doncic

Nadie tiene el palmarés del esloveno a su edad. En Estados Unidos ya hay quien asegura que es una mezcla de Magic Johnson y Larry Bird

LeBron James, Stephen Curry, Damian Lillard, Ja Morant, Manu Ginóbili, Rudy, Llull, Calderón, Nocioni, Willy Hernangómez, Thompkins, Álex Mumbrú, Laso, el Chacho, Tavares, Courtois, Toni Kroos, Michael Jordan... el planeta se ha rendido a Luka Doncic después de su partido y su triple decisivo en la prórroga ante Los Angeles Clippers. Es la primera ronda del playoff y la eliminatoria va empatada a dos, de acuerdo, pero el esloveno de 21 años fue el encargado de resolver el mejor partido en la burbuja de Disney y el que hasta ahora es el mejor partido de la temporada en la NBA. Lo hizo sin la otra referencia del equipo -Porzingis fue baja-, después del insulto racista -”puto niño blanco”- del tercer partido, de tener el tobillo izquierdo tocado y en el día en que Kobe Bryant hubiera cumplido 42 años.

La actuación de Doncic (43 puntos, 17 rebotes, 13 asistencias, 2 robos, un 58,1 por ciento en el tiro y los siete últimos puntos de su equipo en la prórroga con el triple incluido) adquiere su verdadera dimensión al contextualizarse con otros registros históricos de la Liga. Nadie a su edad (21 años y 177 días) protagonizó un partido como el suyo ante los Clippers. Otro ejemplo: los 48 puntos de LeBron en los playoffs ante los Pistons cuando tenía 22 años llegaron cuando ya había jugado 28 partidos de playoff. Para Doncic, ¡era el cuarto! Y eso ante una de las mejores defensas exteriores de la Liga y después de los intentos intimidatorios de los Clippers (agarrones, empujones, insultos...) de los tres primeros partidos. La mejor manera de resumir la resaca de las tres primeras batallas fue todo lo que vivió Doncic desde el final del tercer partido, el viernes a las 23:00, hasta el comienzo del cuarto. Antes de dejar el pabellón se le hicieron las primeras pruebas con rayos-X. El primer tratamiento de recuperación del tobillo izquierdo acabó en el hotel pasada la 01:30 de la madrugada. El sábado tuvo dos horas más tratamiento por la mañana. Piscina, a mediodía. Trabajo de recuperación y rehabilitación y a las cinco de la tarde, resonancia magnética. Desde las 18:30 hasta las 22:30, con pequeños parones, más tratamiento. Y el domingo a primera hora de la tarde, el partido. Su entrenador, Rick Carlisle, hizo el mejor resumen: “Luka ve los partidos en 6G, no en 5G. Su partido ha sido de otro planeta”.

“Ha sido una de las mejores sensaciones que he tenido como jugador en una pista de baloncesto”, declaró luego Doncic. Y es que ningún jugador europeo, al margen de lo de ayer, ofrece un currículum como el del ex madridista. Basta con tomar como referencia los que pudieran ser los cinco mejores jugadores europeos de la historia con los 21 años que ahora tiene Luka. Todos presumen de títulos individuales y colectivos, pero ninguno alcanza la dimensión del esloveno. Drazen Petrovic ganó Liga y Copa yugoslavas, fue bronce olímpico y campeón de Europa con la Cibona. Arvydas Sabonis acumulaba tres Ligas soviéticas y el oro en el Eurobasket de 1985. El francés Tony Parker “sólo” tenía un anillo de la NBA. Dirk Nowitzki había vivido su primer año en los Mavericks: fue titular en 24 de los 47 partidos que disputó. Pau Gasol sumaba dos Ligas ACB, una Copa, un bronce en el Eurobasket y un trofeo de Rookie del año. Lo de Doncic es otra historia. Tres Ligas ACB, una Euroliga siendo el MVP, una Intercontinental, dos Copas del Rey, campeón de Europa con Eslovenia, Rookie del año y ya All-Star.

En Estados Unidos el impacto de lo de Doncic se ha escuchado en los 52 estados. Hay quien le incluye entre los cinco mejores jugadores de la historia a su edad. Otros aseguran que por su juego es una mezcla de Larry Bird y Magic Johnson. ¿El siguiente capítulo contra los Clippers? En la madrugada del miércoles (03:00, Movistar +).