Nadal derrota a Thompson y se cita con Carreño en cuartos de París-Bercy

Muy agresivo, el balear venció al australiano (6-1 y 7-6 [7/3]) salvando una bola de set en el segundo parcial, mientras que el asturiano pudo con Gombos (7-5 y 6-2)

En la central de París-Bercy, el tenista de las 1.000 victorias en busca de la 1.001. Rafa Nadal, que también es el campeón de trece Roland Garros en esa misma ciudad, pero en unas condiciones de juego opuestas: en noviembre es pista dura y cubierta y requiere cambiar un poco la mentalidad. En tierra se puede jugar más para arriba, dando mucha curva al tiro para que la pelota suba, bote y salga despedida de forma diabólica. En dura, es mejor tirar más recto y apenas dejar tiempo de reacción al rival. Todo va más rápido. Y así lo hizo el zurdo durante mucho rato en su duelo ante Jordan Thompson (6-1 y 7-6). Lleva años trabajando en ello: “Tengo que ser más agresivo”, repiten tanto él como su equipo desde hace mucho tiempo. Y si contra Feliciano López no consiguió hacerlo, contra el “aussie” del bigote vintage sí. Por momentos, parecía un especialista. Muchos juegos de saque se resumieron en: servicio, derecha y punto; y si la bola se ponía en juego ya mandaba para tener a Thompson de un lado a otro hasta que lo remataba. Además, supo leer perfectamente el servicio cortado de su rival y desde el resto también fue una tortura. De ahí la aparente facilidad: 6-1 en apenas media hora.

Mejoró Thompson el servicio en el segundo parcial, tirando más fuerte y más variado, porque el golpe cortado a la zona de la “T” lo siguió utilizando con éxito. Propuso menos intercambios, que sólo le estaban llevando a agotarse para acabar perdiendo, pero tuvo la humildad suficiente para seguir y seguir corriendo para defender puntos increíbles ante el número dos del mundo. En la red, el español le continuaba pasando fácil, pero con un saque más poderoso, se mantuvo de cara al partido e incluso tuvo su oportunidad, llegó con el 6-5: después de no tener ninguna opción en todo el encuentro, se vio 15-30. La hora de los valientes, y Rafa no tembló tirando más fuerte todavía. Pero los problemas no terminaron ahí para el ganador de 20 Grand Slams porque hizo una doble falta y se vio 30-40, bola de break para Thompson, la primera, respondida por el zurdo con otra exhibición de saber jugar los momentos delicados. ¡Qué sangre fría para buscar la línea en situaciones extremas! Se llegó al tie break y el manacorense no tuvo piedad ahí.

Dio un paso más el zurdo en busca de un título que nunca ha conquistado. Ya está en cuartos de final, donde le espera otro español, Pablo Carreño, que lleva un torneo más que bueno. Su duelo contra Gombos (7-5 y 6-2) se resolvió en el primer set, en el que los dos jugadores iban rotura tras rotura. La cabeza podía jugar una mala pasada, pero se mantuvo firme el gijonés hasta que por fin pudo confirmar el break con un saque, para el 7-5 del parcial inicial. Ya había podido hacerlo tres veces antes, pero desaprovechar tanto no le despistó. A partir de ahí, todo fue más sencillo.